La apues­ta por la tec­no­lo­gía, cla­ve pa­ra la sa­lud del sec­tor

En mu­chos paí­ses los pa­cien­tes aún no tie­nen la po­si­bi­li­dad de con­cer­tar una ci­ta con su mé­di­co vía ‘on­li­ne’ u ob­te­ner un diag­nós­ti­co y exis­ten obs­tácu­los que fre­nan un ma­yor avan­ce ha­cia una asis­ten­cia sa­ni­ta­ria más tec­no­ló­gi­ca

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Jo­sé Ma­ría Bor­nás Ex­per­to en so­lu­cio­nes pa­ra Sa­ni­dad de SAP Es­pa­ña

Es in­du­da­ble que la in­no­va­ción es un as­pec­to cla­ve que ba­sa gran par­te de la ac­ti­vi­dad en el ám­bi­to sa­ni­ta­rio. Sin em­bar­go, en es­tos mo­men­tos en el que prác­ti­ca­men­te to­dos los sec­to­res se es­tán adap­tan­do a la Trans­for­ma­ción Di­gi­tal, en al­gu­nos as­pec­tos no ha se­gui­do el mis­mo rit­mo que otras in­dus­trias. Por po­ner un ejem­plo, en el sec­tor tu­rís­ti­co, los pa­sa­je­ros de lí­neas aé­reas pue­den ad­qui­rir sus bi­lle­tes a tra­vés de In­ter­net y su­bir al avión con una tar­je­ta de em­bar­que mó­vil. En cam­bio, en mu­chos paí­ses los pa­cien­tes aún no tie­nen la po­si­bi­li­dad de con­cer­tar una ci­ta con su mé­di­co vía on­li­ne u ob­te­ner un diag­nós­ti­co. Ade­más, exis­ten aún cier­tos obs­tácu­los que fre­nan un ma­yor avan­ce ha­cia una asis­ten­cia sa­ni­ta­ria más evo­lu­cio­na­da tec­no­ló­gi­ca­men­te. Dis­tin­tos ni­ve­les de nor­ma­ti­vas y bu­ro­cra­cia pro­mue­ven el sta­tu quo que im­pi­de que los pa­cien­tes ten­gan más par­ti­ci­pa­ción en su aten­ción mé­di­ca.

Sin em­bar­go, es­ta si­tua­ción es­tá cam­bian­do pro­gre­si­va­men­te y, al igual que los in­ter­me­dia­rios en otros seg­men­tos del mercado han si­do apar­ta­dos, los con­su­mi­do­res es­tán con­si­guien­do po­co a po­co evi­tar di­chos im­pe­di­men­tos. Los pa­cien­tes em­pie­zan a dar­se cuen­ta de que los tra­ta­mien­tos, y mu­chos otros pro­ce­sos y ac­ti­vi­da­des den­tro del sec­tor, pue­den op­ti­mi­zar­se con una to­ma de de­ci­sio­nes ba­sa­das en he­chos e informació­n con­ve­nien­te­men­te ana­li­za­da, más que en apre­cia­cio­nes ge­ne­ra­les. De es­te mo­do, la apa­ri­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo el Big Da­ta, es­tá em­pe­zan­do a te­ner una mar­ca­da pre­sen­cia en la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, de­bi­do a los im­por­tan­tes be­ne­fi­cios que pue­de apor­tar a la ac­ti­vi­dad en el sec­tor.

A es­to hay que unir la cre­cien­te po­pu­la­ri­za­ción de dis­po­si­ti­vos pa­ra mo­ni­to­ri­zar el es­ta­do fí­si­co de los usua­rios, por ejem­plo, pul­se­ras y otros pro­duc­tos de mar­cas co­mo Fitbit o Mis­fit. Es­tá ten­den­cia es­tá en lí­nea con la apues­ta ge­ne­ral que exis­ten por los wea­ra­bles . No en vano, en 2014 los pedidos de es­te ti­po de pro­duc­tos al­can­zó la ci­fra de 90 mi­llo­nes uni­da­des y se pre­vé que se su­peren los 160 mi­llo­nes pa­ra 2015. El aná­li­sis de los da­tos y el he­cho de pro­por­cio­nar una vi­sión prác­ti­ca, tan­to pa­ra la co­mu­ni­dad mé­di­ca co­mo pa­ra los pa­cien­tes, es­tá in­cen­ti­van­do un uso más sis­te­ma­ti­za­do de los wea­ra­bles, y no só­lo co­mo una mo­da tem­po­ral que se aca­ba por de­jar de uti­li­zar. Hay que te­ner en cuen­ta que ca­si la mi­tad de las per­so­nas que han com­pra­do un wea­ra­ble han de­ja­do de uti­li­zar­lo en me­nos de me­dio año. Es­tas ci­fras vie­ne a re­fren­dar el he­cho de que la proac­ti­vi­dad en la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria di­ri­gi­da al pa­cien­te tie­ne in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des no diag­nos­ti­ca­das y, más aún, pa­ra pa­cien­tes con en­fer­me­da­des que re­quie­ren de una vi­gi­lan­cia cons­tan­te. Por es­ta ra­zón, cuan­to más re­le­van­tes sean los da­tos ana­li­za­dos, es­pe­cial­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.