Es­pa­ña só­lo re­em­bol­só el gas­to de ocho pa­cien­tes na­cio­na­les tra­ta­dos en paí­ses de la UE

La apli­ca­ción res­tric­ti­va de la di­rec­ti­va de sa­ni­dad trans­fron­te­ri­za blin­da los sis­te­mas na­cio­na­les fren­te al flu­jo le­gal de pa­cien­tes en la Unión Eu­ro­pea

El Economista - Sanidad - - FRONT PAGE - JUAN MAR­QUÉS

Más que abrir sus fron­te­ras sa­ni­ta­rias a los pa­cien­tes na­cio­na­les, Eu­ro­pa las ha le­van­ta­do. La apli­ca­ción has­ta aho­ra de la Di­rec­ti­va de sa­ni­dad trans­fron­te­ri­za re­ve­la que las op­cio­nes mé­di­cas se han res­trin­gi­do pa­ra los ciu­da­da­nos de­bi­do a la apli­ca­ción de una nor­ma­ti­va muy res­tric­ti­va.

El co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Sa­lud, Vy­te­nis An­driu­kai­tis, man­ten­drá una reunión de mi­nis­tros el 24 de sep­tiem­bre pa­ra re­ca­bar da­tos de ca­ra al in­for­me que la Co­mi­sión Eu­ro­pea tie­ne pre­vis­to pu­bli­car en oto­ño. Pe­ro el ba­lan­ce pue­de re­sul­tar de­cep­cio­nan­te. La informació­n dis­po­ni­ble cues­tio­na la efi­ca­cia de la nor­ma pa­ra am­pliar los de­re­chos de los pa­cien­tes en el ac­ce­so y re­em­bol­so de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios en otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. El

pro­pio co­mi­sa­rio li­tuano re­co­no­ció en ju­lio que al­gu­nos Es­ta­dos miem­bros ha­bían he­cho un buen tra­ba­jo al in­cor­po­rar la di­rec­ti­va a su le­gis­la­ción, pe­ro con otros, que no ha que­ri­do es­pe­ci­fi­car, “te­ne­mos se­ria preo­cu­pa­ción” por­que es­ta­rían obs­ta­cu­li­zan­do su apli­ca­ción.

En­tre las ba­rre­ras que im­pi­den a los pa­cien­tes be­ne­fi­ciar­se de sus nue­vos de­re­chos, An­driu­kai­tis des­ta­có sis­te­mas de au­to­ri­za­ción pre­via “muy cos­to­sos y ela­bo­ra­dos”, ta­ri­fas de re­em­bol­so más ba­jas, así co­mo re­que­ri­mien­tos bu­ro­crá­ti­cos di­fí­ci­les. El in­for­me del pa­nel de ex­per­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea cer­ti­fi­có el diag­nós­ti­co al se­ña­lar que no exis­te su­fi­cien­te informació­n so­bre qué tra­ta­mien­tos es­tán dis­po­ni­bles en otros Es­ta­dos miem­bros, ade­más de la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por los pa­gos y re­em­bol­sos, en­tre otras la­gu­nas.

Só­lo un 2% pla­ni­fi­có su aten­ción en el ex­tran­je­ro

Lo que pa­re­ce evi­den­te es que mu­chos paí­ses han he­cho un buen tra­ba­jo pa­ra blin­dar sus sis­te­mas sa­ni­ta­rios con­tra el flu­jo de pa­cien­tes en Eu­ro­pa. Só­lo el 5 por cien­to de las 28.000 per­so­nas en­cues­ta­das en el Eu­ro­ba­ró­me­tro re­co­no­ció ha­ber pre­ci­sa­do tra­ta­mien­to mé­di­co fue­ra de sus paí­ses de ori­gen y úni­ca­men­te el 2 por cien­to ha­bía pla­ni­fi­ca­do es­ta po­si­bi­li­dad, tal y co­mo per­mi­te la Di­rec­ti­va.

A la luz de los da­tos re­ca­ba­dos por los paí­ses, es­tos por­cen­ta­jes de aten­ción sa­ni­ta­ria en el ex­tran­je­ro se an­to­jan in­clu­so muy elevados. La sa­ni­dad es­pa­ño­la, por ejem­plo, só­lo au­to­ri­zó y re­em­bol­só a ocho pa­cien­tes cu­yo Es­ta­do de ase­gu­ra­mien­to es Es­pa­ña pa­ra tra­tar­se en otro Es­ta­do du­ran­te 2014.

To­das es­tas au­to­ri­za­cio­nes in­clu­ye­ron per­noc­ta­ción en el hos­pi­tal. En to­tal, se ini­cia­ron 23 ex­pe­dien­tes de sa­li­da de pa­cien­tes su­je­tos a au­to­ri­za­ción pre­via, se­gún da­tos fa­ci­li­ta­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Los ca­sos no au­to­ri­za­dos se co­rres­pon­die­ron con so­li­ci­tu­des de pres­ta­cio­nes no in­clui­das en las car­te­ras de ser­vi­cios o bien por pres­tar­se el ser­vi­cio en el te­rri­to­rio na­cio­nal en un pla­zo jus­ti­fi­ca­ble o ha­ber­se re­suel­to, vía re­gla­men­tos. Otros cua­tro ex­pe­dien­tes de sa­li­da de pa­cien­tes no su­je­ta a au­to­ri­za­ción pre­via es­tán pen­dien­tes.

Con­tras­tan los da­tos de aten­ción a na­cio­na­les en el ex­tran­je­ro con la po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas al Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud pues­ta en mar­cha aho­ra por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy pa­ra per­mi­tir el ac­ce­so a cual­quier ni­vel de aten­ción sa­ni­ta­ria de los ex­tran­je­ros sin re­si­den­cia le­gal en Es­pa­ña y que su­po­ne una rec­ti­fi­ca­ción de la po­lí­ti­ca lle­va­da a ca­bo des­de 2012.

El re­du­ci­do nú­me­ro de au­to­ri­za­cio­nes fa­ci­li­ta­das por Es­pa­ña sor­pren­de si se com­pa­ra con las ci­fras re­co­pi­la­das por otros paí­ses. En Po­lo­nia, por ejem­plo, se han re­ci­bi­do más de 2.000 so­li­ci­tu­des de re­em­bol­so des­de no­viem­bre del año pa­sa­do, fe­cha en la que en­tró en vi­gor la nor­ma­ti­va en es­te país que re­em­bol­só los gas­tos de 1.200 pa­cien­tes, se­gún el Go­bierno po­la­co.

Por su par­te, las au­to­ri­da­des fran­ce­sas han ges­tio­na­do ca­si 160.000 so­li­ci­tu­des de re­em­bol­so por cui­da­dos pres­ta­dos en otros paí­ses europeos o de la zo­na eco­nó­mi­ca eu­ro­pea. La mi­tad se ha re­em­bol­sa­do to­tal o par­cial­men­te, se­gún el Cen­tro Na­cio­nal Fran­cés, pa­ra tra­ta­mien­tos en el ex­tran­je­ro.

Hay si­tua­cio­nes pun­tua­les que in­clu­so han te­ni­do re­per­cu­sión pú­bli­ca co­mo el ca­so del pri­mer mi­nis­tro ru­mano, Vic­tor Pon­ta, que de­ci­dió tra­tar­se de una ope­ra­ción de ro­di­lla en un hos­pi­tal de Es­tam­bul en lu­gar de uti­li­zar el

sis­te­ma pú­bli­co de su pro­pio país, lo que no de­ja de ser un in­di­ca­dor de la ca­li­dad de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria.

La informació­n dis­po­ni­ble has­ta el mo­men­to por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad se re­fie­re só­lo a pa­cien­tes que so­li­ci­tan asis­ten­cia en otro Es­ta­do y no in­clu­ye la de ex­tran­je­ros aten­di­dos en Es­pa­ña, por­que es­tá en ma­nos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Los da­tos de la apli­ca­ción del Real De­cre­to 81/2014, de 7 de fe­bre­ro, que in­cor­po­ró la Di­rec­ti­va eu­ro­pea a la le­gis­la­ción es­pa­ño­la, es­tán ob­te­ni­dos del Pun­to Na­cio­nal de Con­tac­to abier­to pa­ra fa­ci­li­tar la ges­tión a los ciu­da­da­nos in­tere­sa­dos.

1,1 mi­llo­nes de vi­si­tas

La web del pun­to de informació­n es­pañol re­ci­bió de he­cho 1,1 mi­llo­nes de vi­si­tas, pe­ro só­lo re­ci­bió 255 so­li­ci­tu­des de informació­n so­bre asis­ten­cia sa­ni­ta­ria trans­fron­te­ri­za. Las so­li­ci­tu­des más fre­cuen­tes fue­ron de pro­ce­di­mien­tos a se­guir pa­ra con­se­guir el ac­ce­so a la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria trans­fron­te­ri­za (90), el de­re­cho de ac­ce­so a la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria con la Di­rec­ti­va (84), los pro­ce­di­mien­tos de re­em­bol­so (32) y los cui­da­dos de sa­lud so­me­ti­dos a au­to­ri­za­ción pre­via (27).

Le­jos de alla­nar el te­rreno, las aso­cia­cio­nes eu­ro­peas de pa­cien­tes cri­ti­can que las ba­rre­ras fi­nan­cie­ras si­guen sien­do una de las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des. Y es que mu­chos pa­cien­tes no pue­den cos­tear los tra­ta­mien­tos que de­ben pa­gar por ade­lan­ta­do y cu­brir otros cos­tes re­la­ti­vos al via­je y es­tan­cia en el país ele­gi­do. El Fo­ro Eu­ro­peo de Pa­cien­tes re­cla­ma así más y me­jor informació­n a los Pun­tos Na­cio­na­les de Con­tac­to, que sir­ven de en­la­ce en ca­da país pa­ra fa­ci­li­tar los trá­mi­tes de la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria en el ex­tran­je­ro. Con­si­de­ran que la ayu­da fa­ci­li­ta­da es “in­su­fi­cien­te o muy de­ta­lla­da”, lo que se con­vier­te en un ver­da­de­ro “la­be­rin­to” pa­ra los in­tere­sa­dos que mu­chos no tie­nen la ca­pa­ci­dad de “lu­char con­tra la bu­ro­cra­cia pa­ra ha­cer uso de sus de­re­chos”, se­gún afir­mó Ni­co­la Bed­ling­ton, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del Fo­ro.

La cla­ve es­tá, en opi­nión de los pa­cien­tes, en “crear una cul­tu­ra de trans­pa­ren­cia y coo­pe­ra­ción que fa­ci­li­te informació­n es­pe­cí­fi­ca de có­mo hay que ac­tuar”, ase­gu­ran en un co­mu­ni­ca­do don­de pi­den ar­mo­ni­zar la informació­n fa­ci­li­ta­da por los pun­tos de con­tac­to de los Es­ta­dos miem­bros.

El Fo­ro Eu­ro­peo de Pa­cien­tes con­si­de­ra que la ca­li­dad y se­gu­ri­dad de la aten­ción, que no es­tán de­fi­ni­das en la Di­rec­ti­va, es otro as­pec­to don­de las or­ga­ni­za­cio­nes de pa­cien­tes de­ben in­ci­dir pa­ra per­mi­tir la com­pa­ra­ción en­tre ser­vi­cios y es­tán­da­res. Pa­ra ello, el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Sa­lud cree im­pres­cin­di­ble que los sis­te­mas na­cio­na­les “ha­blen el mis­mo len­gua­je, com­par­tan los his­to­ria­les clí­ni­cos, in­ter­cam­bien sus re­ce­tas elec­tró­ni­cas o pres­ten con­sul­ta elec­tró­ni­ca, se­gún se­ña­ló an­te el Fo­ro de pa­cien­tes. Ob­je­ti­vos que, hoy por hoy, es­tán a años luz de la reali­dad eu­ro­pea.

Me­jo­rar los pro­ce­di­mien­tos, so­bre to­do en la aten­ción de en­fer­me­da­des ra­ras o el cán­cer, que re­quie­re una pron­ta res­pues­ta por par­te de los sis­te­mas de sa­lud, así co­mo apo­yar las re­des de re­fe­ren­cia eu­ro­pea -el in­ci­pien­te sis­te­ma de cen­tros de aten­ción es­pe­cia­li­za­da en Eu­ro­pa- son al­gu­nas de las prio­ri­da­des mar­ca­das por el pa­nal de ex­per­tos de la CE.

Va­rios in­mi­gran­tes es­pe­ran en un cen­tro de sa­lud.

ISTOCK

Vy­te­nis An­driu­kai­tis, co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.