Sin ac­ce­so a la in­no­va­ción, el pa­cien­te de­ja de ser lo pri­me­ro

Re­sul­ta inad­mi­si­ble que por un cri­te­rio pu­ra­men­te eco­no­mi­cis­ta se pon­ga en ries­go la evo­lu­ción lo­gra­da tras años de lu­cha en la bús­que­da de un tra­ta­mien­to que su­pon­ga una me­jo­ra en nues­tra ca­li­dad de vi­da a lar­go pla­zo

El Economista - Sanidad - - OPINION - An­to­nio Ber­nal Pre­si­den­te de la Alian­za Ge­ne­ral de Pa­cien­tes

In­cer­ti­dum­bre, mie­do, do­lor, preo­cu­pa­ción, ba­rre­ras so­cia­les y la­bo­ra­les Es la reali­dad a la que se en­fren­tan mu­chos pa­cien­tes cró­ni­cos. En mu­chos ca­sos, pa­de­cer una en­fer­me­dad cró­ni­ca su­po­ne un lar­go re­co­rri­do de su­fri­mien­to fí­si­co y psi­co­ló­gi­co has­ta que se en­cuen­tra la so­lu­ción te­ra­péu­ti­ca óp­ti­ma. Es­te ca­mino de lu­cha mar­ca la vi­da de to­do pa­cien­te que, una vez ha en­con­tra­do la luz al final del tú­nel, ne­ce­si­ta con­fiar en que el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, a tra­vés de los dis­tin­tos agen­tes que lo com­po­nen, sea ca­paz de ga­ran­ti­zar el ac­ce­so a los pro­fe­sio­na­les y so­bre to­do a las op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas óp­ti­mas pa­ra el tra­ta­mien­to de su pa­to­lo­gía me­dian­te la pre­ser­va­ción de la li­bre pres­crip­ción.

Des­de la AGP de­fen­de­mos que es­ta ga­ran­tía nun­ca se ba­se en un cri­te­rio eco­nó­mi­co, sino en la ca­li­dad y efi­ca­cia te­ra­péu­ti­ca. So­mos cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de la sos­te­ni­bi­li­dad del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, pe­ro re­sul­ta inad­mi­si­ble que por un cri­te­rio pu­ra­men­te eco­no­mi­cis­ta se pon­ga en ries­go la evo­lu­ción lo­gra­da tras años de lu­cha en la bús­que­da de un tra­ta­mien­to que su­pon­ga una me­jo­ra en nues­tra ca­li­dad de vi­da a lar­go pla­zo.

Las te­ra­pias bio­ló­gi­cas han su­pues­to una re­vo­lu­ción pa­ra mu­chas pa­to­lo­gías, en­tre ellas las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes, pa­to­lo­gías cró­ni­cas pro­vo­ca­das por un fa­llo en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, co­mo la ar­tri­tis reu­ma­toi­de, las es­pon­di­loar­tri­tis, la en­fer­me­dad in­fla­ma­to­ria intestinal o la pso­ria­sis, en­tre otras. La lle­ga­da de es­tas te­ra­pias ha su­pues­to que los ob­je­ti­vos te­ra­péu­ti­cos mar­ca­dos por los es­pe­cia­lis­tas ha­yan cam­bia­do a pa­sos agi­gan­ta­dos, vol­vién­do­se mu­cho más am­bi­cio­sos, y lo­gran­do que la re­mi­sión en las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes sea a día de hoy un re­to al­can­za­ble, al­go im­pen­sa­ble ha­ce 10 años.

¿Qué su­po­ne pa­ra el pa­cien­te al­can­zar la re­mi­sión? Sin du­da, una gran me­jo­ra en su ca­li­dad de vi­da; en mu­chos ca­sos re­ba­jar la do­sis de me­di­ca­men­to, es­tar li­bre de bro­tes y da­ños en las ar­ti­cu­la­cio­nes, re­cu­pe­rar sus ru­ti­nas dia­rias y un pro­nós­ti­co mu­cho más op­ti­mis­ta de su pa­to­lo­gía, pu­dien­do re­cu­pe­rar el con­trol de su día a día.

A la re­vo­lu­ción de los fár­ma­cos bio­ló­gi­cos se ha su­ma­do la lle­ga­da de los bio­si­mi­la­res, nue­vas op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas que

sur­gen de la co­pia de un bio­ló­gi­co ori­gi­nal. Las te­ra­pias bio­ló­gi­cas se ca­rac­te­ri­zan por es­tar com­pues­tas de cé­lu­las vi­vas, por lo tan­to par­ten de mo­lé­cu­las mu­cho más com­ple­jas que las ela­bo­ra­das por sín­te­sis quí­mi­ca. Por eso, es im­po­si­ble rea­li­zar una co­pia exac­ta. Es­to quie­re de­cir que un bio­si­mi­lar no es un me­di­ca­men­to ge­né­ri­co, sino que co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, es un fár­ma­co si­mi­lar, pe­ro no igual.

La apa­ri­ción de nue­vos tra­ta­mien­tos es siem­pre al­go po­si­ti­vo y ade­más, los bio­ló­gi­cos pue­den con­tri­buir al aho­rro y la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio, pe­ro de­bi­do a las di­fe­ren­cias es­truc­tu­ra­les y mo­le­cu­la­res de am­bas op­cio­nes, no pue­de ha­ber una sus­ti­tu­ción sis­te­má­ti­ca de bio­ló­gi­cos ori­gi­na­les por bio­si­mi­la­res, sino que el es­pe­cia­lis­ta de­be pres­cri­bir la op­ción te­ra­péu­ti­ca idó­nea pa­ra ca­da pa­cien­te y, se­gún re­co­ge la le­gis­la­ción vi­gen­te, no pue­de sus­ti­tuir­se en el pun­to de ven­ta en nin­gún ca­so.

Asi­mis­mo se de­be evi­tar la ex­tra­po­la­ción de in­di­ca­cio­nes te­ra­péu­ti­cas en el uso de bio­si­mi­la­res. En el ca­so de que el fár­ma­co bio­ló­gi­co de re­fe­ren­cia ten­ga más de una in­di­ca­ción, la ex­tra­po­la­ción de in­di­ca­cio­nes de­be jus­ti­fi­car­se se­gún los es­tán­da­res de la EMA (Eu­ro­pean Me­di­ci­nes Agency). La de­mos­tra­ción de efi­ca­cia y se­gu­ri­dad de un bio­si­mi­lar pa­ra una in­di­ca­ción de­ter­mi­na­da pue­de no ser la mis­ma que pa­ra una se­gun­da in­di­ca­ción en la que el fár­ma­co bio­ló­gi­co de re­fe­ren­cia ha de­mos­tra­do efi­ca­cia y se­gu­ri­dad.

Con el fin de an­te­po­ner la se­gu­ri­dad del pa­cien­te a cual­quier otro cri­te­rio de elec­ción te­ra­péu­ti­ca, des­de la AGP, jun­to con el aval de 5 so­cie­da­des cien­tí­fi­cas y 11 aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes, he­mos ela­bo­ra­do un ma­ni­fies­to por la ga­ran­tía de la se­gu­ri­dad del pa­cien­te en el uso de te­ra­pias bio­ló­gi­cas.

Sus prin­ci­pa­les pun­tos se po­drían re­su­mir en: ga­ran­tía de ac­ce­so a to­das las op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas en to­das las CCAA por igual, de for­ma que se pue­da pre­ser­var la li­bre pres­crip­ción; un es­pe­cial es­fuer­zo en fár­ma­co­vi­gi­lan­cia; ase­gu­rar siem­pre y en to­do ca­so la pres­crip­ción por mar­ca co­mer­cial y nun­ca por prin­ci­pio ac­ti­vo -tal y co­mo re­co­ge la ley pa­ra los fár­ma­cos bio­ló­gi­cos-, ya que es la úni­ca for­ma de ga­ran­ti­zar la tra­za­bi­li­dad del me­di­ca­men­to; es­ta­ble­cer un mar­co nor­ma­ti­vo es­ta­ble res­pec­to a los me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos, que sea aca­ta­do por to­das las CCAA, tan­to en lo re­fe­ren­te a su pres­crip­ción co­mo dis­pen­sa­ción y/o ad­mi­nis­tra­ción; e in­for­mar siem­pre al pa­cien­te an­te un cam­bio de tra­ta­mien­to y lo que po­dría con­lle­var. Es­te úl­ti­mo pun­to, re­la­ti­vo al pa­cien­te in­for­ma­do, es es­pe­cial­men­te re­le­van­te en el ca­so de pa­cien­tes cró­ni­cos, quie­nes tie­nen mu­cho po­der de decisión en la elec­ción de su tra­ta­mien­to.

El ob­je­ti­vo de es­te ma­ni­fies­to en de­fi­ni­ti­va es dar la bien­ve­ni­da a nue­vas op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas que pre­su­po­ne­mos se­gu­ras, ga­ran­ti­zan­do su uso co­rrec­to pa­ra ca­da ca­so, y pi­dien­do la co­la­bo­ra­ción de los dis­tin­tos agen­tes del sis­te­ma en la ela­bo­ra­ción y cum­pli­mien­to de nor­mas que lo ha­gan po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.