LOS NUE­VOS GO­BIER­NOS NO RE­COR­TAN LOS AL­TOS CAR­GOS EN SA­NI­DAD

Le­jos de sus pro­me­sas elec­to­ra­les, An­da­lu­cía, Ara­gón, Cas­ti­lla-La Man­cha o Mur­cia han au­men­ta­do la es­truc­tu­ra di­rec­ti­va

El Economista - Sanidad - - FRONT PAGE - JUAN MAR­QUÉS

Nin­gu­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ha re­nun­cia­do a sus cos­to­sas es­truc­tu­ras di­rec­ti­vas, a pe­sar de la en­tra­da en los go­bier­nos au­to­nó­mi­cos de nue­vas for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas que han he­cho ban­de­ra de es­ta cues­tión, co­mo Ciu­da­da­nos o Po­de­mos. In­clu­so al­gu­nas, co­mo An­da­lu­cía, Ara­gón, Cas­ti­lla-La Man­cha y Mur­cia, han am­plia­do el nú­me­ro de con­se­je­rías al se­pa­rar sus com­pe­ten­cias en Sa­ni­dad y Ser­vi­cios So­cia­les, o de As­tu­rias, que ha su­ma­do una nue­va di­rec­ción ge­ne­ral en Sa­ni­dad, echan­do así por tie­rra el ob­je­ti­vo de aho­rro ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Al­gu­nos con­se­je­ros han pe­di­do al Go­bierno que re­cu­pe­re com­pe­ten­cias

Los nue­vos or­ga­ni­gra­mas de la sa­ni­dad au­to­nó­mi­ca re­pli­can y mul­ti­pli­can por 17 el nú­me­ro de con­se­je­rías y vi­ce­con­se­je­rías, sub­se­cre­ta­rías, ser­vi­cios de sa­lud, di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les, or­ga­nis­mos pú­bli­cos au­tó­no­mos y fun­da­cio­nes has­ta le­van­tar un com­ple­jo y bu­ro­crá­ti­co sis­te­ma de sa­lud que, en es­te as­pec­to, sí se pue­de con­si­de­rar úni­co en el mun­do.

El nú­me­ro de al­tos car­gos que acu­mu­la la sa­ni­dad au­to­nó­mi­ca as­cien­de así a 171, se­gún da­tos ex­traí­dos del por­tal de informació­n de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da Fi­llingt­he­gap y de los de­cre­tos de es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca de las con­se­je­rías de sa­lud. Es­te re­cuen­to so­lo in­clu­ye con­se­je­ros, vi­ce­con­se­je­ros, se­cre­ta­rios y di­rec­to­res ge­ne­ra­les, así co­mo má­xi­mos res­pon­sa­bles y di­rec­to­res de los ser­vi­cios re­gio­na­les de sa­lud, en­tes que ma­ne­jan el 80 por cien­to de los pre­su­pues­tos de sa­lud.

Que­dan fue­ra de cómpu­to otros car­gos in­ter­me­dios que es­tán al fren­te de las dis­tin­tas agen­cias, fun­da­cio­nes, cen­tros, es­cue­las y de­más en­tes pú­bli­cos au­tó­no­mos en los que se par­ce­lan las com­pe­ten­cias y po­lí­ti­cas de sa­lud au­to­nó­mi­cas. Tam­po­co se tie­nen en cuen­ta los car­gos de con­fian­za de li­bre de­sig­na­ción de los 17 ga­bi­ne­tes de los ti­tu­la­res de ca­da de­par­ta­men­to de sa­lud.

Des­pués de las úl­ti­mas elec­cio­nes, las co­mu­ni­da­des no han en­con­tra­do nin­gún freno ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra vol­ver a hin­char unas es­truc­tu­ras di­rec­ti­vas ele­fan­tiá­si­cas: 17 con­se­je­ros de sa­lud, 3 vi­ce­con­se­je­ros, 26 se­cre­ta­rios o vi­ce­se­cre­ta­rios ge­ne­ra­les, 60 di­rec­to­res ge­ne­ra­les, 17 ge­ren­tes de ser­vi­cios re­gio­na­les de sa­lud o 48 di­rec­to­res, sub­di­rec­to­res o ge­ren­tes, a los que hay que su­mar di­rec­to­res ge­ren­tes de fun­da­cio­nes sa­ni­ta­rias, más de 300 je­fes de Ser­vi­cio de Ser­vi­cios, más de 200 di­rec­to­res ge­ren­tes de hos­pi­ta­les o más de mil di­rec­to­res hos­pi­ta­la­rios y de Aten­ción Pri­ma­ria. Son los nú­me­ros de los equi­pos di­rec­ti­vos que pue­blan la sa­ni­dad au­to­nó­mi­ca a car­go de los pre­su­pues­tos re­gio­na­les.

¿Y el cos­te? El Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da no ha pro­por­cio­na­do es­ta ci­fra, pe­ro so­lo las re­tri­bu­cio­nes de 25 al­tos car­gos de la sa­ni­dad an­da­lu­za as­cien­den a 1,3 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos del Por­tal de Trans­pa­ren­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía, sin te­ner en cuen­ta otros car­gos in­ter­me­dios de su de­par­ta­men­to y aten­dien­do úni­ca­men­te a los sa­la­rios de sus má­xi­mos res­pon­sa­bles.

De­vo­lu­ción de com­pe­ten­cias

Las cre­cien­tes di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras de la sa­ni­dad au­to­nó­mi­ca y la in­efi­cien­te ges­tión de las úl­ti­mas cri­sis sa­ni­ta­rias del ébo­la y an­tes de la gri­pe A han lle­va­do a al­gu­nos con­se­je­ros a pe­dir de nue­vo al Go­bierno la de­vo­lu­ción de al­gu­nas com­pe­ten­cias sa­ni­ta­rias, se­gún con­fe­só re­cien­te­men­te el con­se­je­ro de Sa­lud de Ca­ta­lu­ña. Un de­ba­te que no se plan­tea el Eje­cu­ti­vo cen­tral.

Des­car­ta­da es­ta po­si­bi­li­dad, las re­gio­nes es­tán obli­ga­das a du­pli­car es­fuer­zos pa­ra ges­tio­nar, por ejem­plo, la sa­lud pú­bli­ca. Ma­drid ha si­do la úl­ti­ma co­mu­ni­dad en re­cu­pe­rar es­ta di­rec­ción ge­ne­ral des­pués de las crí­ti­cas re­ci­bi­das por su ac­tua­ción du­ran­te el ébo­la. No ha si­do el úni­co cam­bio efec­tua­do por el con­se­je­ro Je­sús Sán­chez Martos, que ha re­es­truc­tu­ra­do su

Con­se­je­ría pa­ra crear dos nue­vas di­rec­cio­nes ge­ne­ra­les (Aten­ción al Ciu­da­dano y Hu­ma­ni­za­ción del Sis­te­ma Sa­ni­ta­rio) que tam­bién es­tán dan­do mu­cho de ha­blar por su no­ve­dad den­tro del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud.

La nue­va Ex­tre­ma­du­ra que pre­si­de Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra tam­bién ha ele­va­do la ci­fra de al­tos car­gos de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad al re­cu­pe­rar las ocho ge­ren­cias de área del Sis­te­ma Ex­tre­me­ño de Sa­lud que el Par­ti­do Po­pu­lar ha­bía re­du­ci­do a la mi­tad. Un cam­bio en la or­ga­ni­za­ción que, se­gún el pre­si­den­te ex­tre­me­ño, no in­cre­men­ta­rá los cos­tes ya que los ge­ren­tes per­te­ne­cen a la mis­ma or­ga­ni­za­ción.

Sí se ad­vier­te en la for­ma­ción de las 14 nue­vas con­se­je­rías sur­gi­das tras el 24-M que, al me­nos, se ha op­ta­do por per­fi­les más sa­ni­ta­rios a la ho­ra de li­de­rar los de­par­ta­men­tos. Con la ex­cep­ción de Ma­ría Mar­tín Díez de Bal­deón, con­se­je­ra de Sa­lud de La Rio­ja, los nue­vos res­pon­sa­bles son pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, con la pre­sen­cia por pri­me­ra vez de en­fer­me­ros al fren­te de las Con­se­je­rías, ca­so de la con­se­je­ra ba­lear, Pa­tri­cia Gó­mez Pi­card, o de Je­sús Sán­chez Martos en Ma­drid, que une a su con­di­ción de mé­di­co la de en­fer­me­ro.

Tam­bién pa­re­ce que el apo­yo pres­ta­do por for­ma­cio­nes co­mo Ciu­da­da­nos a go­bier­nos en mi­no­ría se pue­de tra­du­cir en un ma­yor con­trol a la ho­ra de de­ci­dir el nom­bra­mien­to de car­gos de con­fian­za. Una de las con­di­cio­nes im­pues­tas por es­te par­ti­do en Mur­cia es, por ejem­plo, la crea­ción del Co­mi­té de Se­lec­ción In­de­pen­dien­te pa­ra vi­gi­lar es­tos nom­bra­mien­tos de li­bre de­sig­na­ción.

Más pro­fe­sio­na­li­za­ción

Pre­ci­sa­men­te, un in­for­me de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Di­rec­ti­vos de la Sa­lud (Se­di­sa) so­bre la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los di­rec­ti­vos de la sa­lud es­pa­ño­la su­bra­ya que sie­te de ca­da diez di­rec­ti­vos de Sa­lud con­si­de­ra que la se­lec­ción de al­tos car­gos se ha­ce por afi­ni­dad po­lí­ti­ca y que ape­nas la mi­tad de ellos afir­ma ha­ber de­di­ca­do al­gún tiem­po en el úl­ti­mo año en for­mar­se en ha­bi­li­da­des di­rec­ti­vas. Cues­tio­nes am­bas que de­ben preo­cu­par cuan­do el 45 por cien­to de los Pre­su­pues­tos de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas se de­di­ca a Sa­ni­dad y los fon­dos de­be­rían es­tar ges­tio­na­dos por los me­jo­res y no por per­so­nas nom­bra­das por amis­tad o por dis­fru­tar de la con­fian­za del po­lí­ti­co de turno. El pre­si­den­te de Se­di­da, Joa­quín Es­té­vez, ha re­cla­ma­do por ello un cuer­po es­pe­cí­fi­co de Ges­to­res de Hos­pi­tal por­que, en su opi­nión, un cen­tro hos­pi­ta­la­rio “es más com­ple­jo que un juz­ga­do y na­die en­ten­de­ría que al fren­te es­tu­vie­ra al­guien que no fue­se un juez”.

L. MO­RENO

Artur Mas, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

EE

Con­se­je­ros par­ti­ci­pan­tes en el CISNS de 29 de ju­lio.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.