El mi­nis­tro Alfonso Alon­so le­van­ta en ar­mas a las pro­fe­sión en­fer­me­ra

Re­sol­vió con no­ta la fi­nan­cia­ción de los nue­vos tra­ta­mien­tos con­tra la he­pa­ti­tis C, pu­so en mar­cha una con­tra­rre­for­ma de las me­di­das más po­lé­mi­cas del RD 16/2012 y pro­me­tió a los pro­fe­sio­na­les lo que que­rían oír

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - JUAN MAR­QUÉS

La “huel­ga com­pe­ten­cial” en­fer­me­ra po­dría lle­gar a blo­quear la Sa­ni­dad

Alfonso Alon­so en­tró en el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy en di­ciem­bre con el aval de su tra­yec­to­ria co­mo por­ta­voz del Gru­po Po­pu­lar en el Con­gre­so y aca­ba­rá la le­gis­la­tu­ra re­for­za­do, sin du­da, con ma­yor pe­so po­lí­ti­co tras ser nom­bra­do en oc­tu­bre nue­vo pre­si­den­te del PP en el País Vas­co, pe­ro sin nin­gún cré­di­to an­te mé­di­cos y en­fer­me­ros, los dos co­lec­ti­vos pro­fe­sio­na­les más nu­me­ro­sos de la Sa­ni­dad es­pa­ño­la.

Has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, Alon­so ha­bía ex­hi­bi­do ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca pa­ra so­fo­car o con­te­ner los múl­ti­ples in­cen­dios que ame­na­zan a su de­par­ta­men­to pe­ro, al fi­nal, no ha po­di­do evi­tar que­mar­se con el fue­go pro­fe­sio­nal. Y eso que, una vez asu­mi­da la car­te­ra de Sa­ni­dad en sus­ti­tu­ción de Ana Ma­to,

achi­cha­rra­da en la ges­tión de la cri­sis del ébo­la, de­ci­dió en­tre­vis­tar­se en pri­mer lu­gar con los lí­de­res de mé­di­cos y en­fer­me­ros pa­ra apa­ci­guar áni­mos y dar su pa­la­bra de que cum­pli­ría los acuer­dos y com­pro­mi­sos fir­ma­dos en 2013 con los pro­fe­sio­na­les. Pro­me­sa que le ha ser­vi­do pa­ra ga­nar tiem­po du­ran­te su año de ges­tión co­mo mi­nis­tro, bien apo­ya­do siem­pre por su se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Sa­ni­dad, Ru­bén Moreno, has­ta que ha que­da­do des­nu­da.

Con la pres­crip­ción en­fer­me­ra, Alon­so es­ta­ba atra­pa­do en­tre dos fue­gos avi­va­dos por mé­di­cos y en­fer­me­ros. No du­dó en po­ner­se la ba­ta en­fer­me­ra y se com­pro­me­tió a “sa­car ade­lan­te”, co­mo así ha he­cho ca­si en el tiem­po de des­cuen­to, la pres­crip­ción en­fer­me­ra. Pe­ro el Real De­cre­to que re­gu­la la in­di­ca­ción, uso y au­to­ri­za­ción de dis­pen­sa­ción de me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos sa­ni­ta­rios de uso hu­mano por par­te de los en­fer­me­ros es­con­día un cam­bio de úl­ti­ma ho­ra, en el ca­so de los fár­ma­cos con re­ce­ta, que vol­vía a de­jar el diag­nós­ti­co y pres­crip­ción en ma­nos del mé­di­co. Alon­so se echa­ba así en bra­zos de los mé­di­cos y bur­la­ba lo acor­da­do con el co­lec­ti­vo en­fer­me­ro, le­van­tan­do en ar­mas a es­tos pro­fe­sio­na­les que ya han anun­cia­do una “huel­ga com­pe­ten­cial” que pue­de blo­quear la Sa­ni­dad y te­ner unas con­se­cuen­cias elec­to­ra­les im­pre­vis­tas pa­ra el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy.

El res­to de pro­me­sas, co­mo con­vo­car una con­fe­ren­cia pro­fe­sio­nal en­fer­me­ra e im­pul­sar to­dos los acuer­dos fir­ma­dos de la mano de las re­gio­nes, in­clui­das las es­pe­cia­li­da­des, que­da­rán pa­ra su su­ce­sor en el Mi­nis­te­rio.

El fren­te mé­di­co ha te­ni­do el se­llo de la de­ri­va po­lí­ti­ca del pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, Juan Jo­sé Ro­drí­guez Sen­dín, que le ha lle­va­do a im­pul­sar a úl­ti­ma ho­ra dis­tin­tas pro­tes­tas pro­fe­sio­na­les de cla­ro tin­te elec­to­ral, sin otra ex­cu­sa con­vin­cen­te que el in­cum­pli­mien­to de los acuer­dos fir­ma­dos en 2013.

Pre­ci­sa­men­te Alfonso Alon­so ha si­do el en­car­ga­do de desa­rro­llar, sin éxi­to, unos pac­tos fir­ma­dos en La Mon­cloa por la ex­mi­nis­tra Ana Ma­to en 2013, con Ma­riano Ra­joy de tes­ti­go, que re­co­gen com­pro­mi­sos de fi­nan­cia­ción de la sa­ni­dad pú­bli­ca que no se po­dían aten­der en la pre­sen­te le­gis­la­tu­ra, jun­to con una am­bi­cio­sa agen­da de de­man­das en el área de re­cur­sos hu­ma­nos que lle­van años en­ca­lla­das y que exi­gen el acuer­do y el com­pro­mi­so de unas Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas acu­cia­das por otro cum­pli­mien­to, el del dé­fi­cit público.

Otros pro­yec­tos co­mo el Real De­cre­to de Uni­da­des de Ges­tión Clí­ni­ca lle­van ca­mino de que­dar­se en el tin­te­ro pa­ra una pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra, aun­que

Sa­ni­dad es­té in­ten­tan­do apu­rar al má­xi­mo pa­ra des­ac­ti­var las pro­tes­tas.

De na­da ha ser­vi­do que Alon­so se pro­pu­sie­se re­cu­pe­rar la con­fian­za de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios avan­zan­do en mar­zo la subida sa­la­rial a los fun­cio­na­rios o la de­vo­lu­ción de la pa­ga ex­tra de 2012 re­co­gi­da en los pró­xi­mos pre­su­pues­tos. “Es tiem­po de pen­sar en los pro­fe­sio­na­les, tiem­po de agra­de­cer el es­fuer­zo que han he­cho y tiem­po de me­jo­rar su con­di­ción”, ase­gu­ró. Un ges­to que tam­po­co han va­lo­ra­do los lí­de­res sindicales mé­di­cos.

Pe­ro lo que ha mar­ca­do la ges­tión de Alfonso ha si­do el Plan Es­tra­té­gi­co pa­ra el Abor­da­je de la He­pa­ti­tis C, una prue­ba de fue­go pa­ra to­dos los Go­bier­nos eu­ro­peos que sa­có ade­lan­te, con no­ta, de la mano de los ex­per­tos y de un plan de fi­nan­cia­ción a diez años acor­da­do con Ha­cien­da. En jue­go es­ta­ba la aten­ción de 52.000 pa­cien­tes de los 95.500 diagnostic­ados con los úl­ti­mos y re­vo­lu­cio­na­rios an­ti­vi­ra­les, ca­pa­ces de cu­rar la en­fer­me­dad aun­que, eso sí, a un pre­cio as­tro­nó­mi­co. En to­tal, el te­cho de gas­to ne­go­cia­do por Sa­ni­dad en fe­bre­ro con los la­bo­ra­to­rios fa­bri­can­tes as­cien­de a 727 mi­llo­nes de eu­ros, que compu­tará en el dé­fi­cit au­to­nó­mi­co y de­be­rán asu­mir las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas.

Con­tra­rre­for­ma sa­ni­ta­ria

Alon­so ha si­do más ex­pe­di­to al apa­gar otros fo­cos ca­lien­tes he­re­da­dos del Real De­cre­to 16/2012. No ha du­da­do en apli­car pa­ra ello una suer­te de con­tra­rre­for­ma sa­ni­ta­ria que le ha lle­va­do a mo­di­fi­car la ley a tra­vés de una en­mien­da en los pró­xi­mos pre­su­pues­tos pa­ra eli­mi­nar el co­pa­go en far­ma­cia hos­pi­ta­la­ria que nin­gu­na co­mu­ni­dad qui­so po­ner en mar­cha, in­cum­plien­do así lo pre­vis­to en la Or­den mi­nis­te­rial. Ha anun­cia­do, ade­más, nue­vas re­glas de ac­ce­so a la pres­ta­ción sa­ni­ta­ria pa­ra los inmigrante­s ex­tran­je­ros en si­tua­ción irre­gu­lar, des­pués de que la opo­si­ción ha­ya con­ver­ti­do es­ta cues­tión en ar­ma elec­to­ral.

Has­ta que es­tas re­glas de ac­ce­so se con­cre­ten en una nor­ma, las Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas, tan­to las go­ber­na­das por el Par­ti­do So­cia­lis­ta co­mo el Go­bierno de Cris­ti­na Ci­fuen­tes en Ma­drid, han de­ci­di­do fi­nan­ciar por su cuen­ta to­da la car­te­ra de ser­vi­cios a los ex­tran­je­ros ile­ga­les, con­vir­tien­do así en pa­pel mo­ja­do lo dis­pues­to en la ley de 2012 y echan­do por tie­rra cual­quier es­fuer­zo de cohe­sión y coor­di­na­ción del SNS.

Sa­ni­dad se ha vis­to obli­ga­da así a re­cu­rrir an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal el De­cre­to-Ley 3/2015 de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, que ofre­ce aten­ción sa­ni­ta­ria uni­ver­sal a to­dos los inmigrante­s ile­ga­les.

Alon­so tam­bién se ha qui­ta­do de en me­dio otras po­lé­mi­cas al co­rre­gir la de­ci­sión de Ana Ma­to que im­pe­día dis­pen­sar la va­cu­na de la va­ri­ce­la en las far­ma­cias. Des­de el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, los pa­dres ya pue­den en­con­trar es­ta va­cu­na en las bo­ti­cas que es­tá in­clui­da en el ca­len­da­rio pa­ra ni­ños de 12-15 me­ses, con re­cor­da­to­rio a los 3-4 años, con lo que Sa­ni­dad rec­ti­fi­ca así la de­ci­sión adop­ta­da en 2013 y de pa­so au­to­ri­za a la far­ma­cia a ven­der tam­bién la va­cu­na con­tra la me­nin­gi­tis B al cla­si­fi­car el me­di­ca­men­to co­mo de “pres­crip­ción mé­di­ca no res­trin­gi­da”.

En el te­rreno far­ma­céu­ti­co, Sa­ni­dad ha se­gui­do im­pul­san­do el sis­te­ma de com­pras cen­tra­li­za­das a tra­vés de nue­vos acuer­dos mar­co en an­ti­rre­tro­vi­ra­les o im­plan­tes in­tra­ocu­la­res, pe­ro no ha po­di­do sa­car ade­lan­te su pro­yec­to de Real De­cre­to de Pre­cios y Fi­nan­cia­ción, que es­ta­ble­cía nue­vas re­glas de eva­lua­ción y fi­nan­cia­ción de los me­di­ca­men­tos.

DIE­GO CRES­PO

Ma­riano Ra­joy po­sa en 2013 con re­pre­sen­tan­tes pro­fe­sio­na­les y con­se­je­ros de Sa­lud.

EE

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.