Alon­so acer­tó con la he­pa­ti­tis, pe­ro se ha equi­vo­ca­do con los en­fer­me­ros

La en­tra­da de Alon­so en el Mi­nis­te­rio su­pu­so, de pri­me­ras, un ali­vio y un so­plo de ai­re fres­co en la Sa­ni­dad, pe­ro el mi­nis­tro pro­me­tió lo que no sa­bía si po­día cum­plir y aho­ra pa­ga las con­se­cuen­cias

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Los úl­ti­mos do­ces me­ses en el sec­tor sa­ni­ta­rio coin­ci­den prác­ti­ca­men­te con la lle­ga­da de Alfonso Alon­so al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, en sus­ti­tu­ción de una Ana Ma­to que nun­ca to­mó el pul­so al De­par­ta­men­to. La en­tra­da de Alon­so su­pu­so, de pri­me­ras, un ali­vio y un so­plo de ai­re fres­co en la Sa­ni­dad. Lo pri­me­ro que hi­zo el mi­nis­tro fue re­unir­se uno a uno con to­dos los agen­tes del sec­tor, des­de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios has­ta las pa­tro­na­les de la­bo­ra­to­rios y hos­pi­ta­les. Siem­pre con bue­nas pa­la­bras, el dis­cur­so de Alon­so so­na­ba bien a todo el mun­do. Y, vis­to lo vis­to, el mi­nis­tro pro­me­tió en esos días más de lo que que­ría o po­día ha­cer. El ca­so de la pres­crip­ción de me­di­ca­men­tos pa­ra los en­fer­me­ros ha si­do pa­ra­dig­má­ti­co. Alon­so se com­pro­me­tió des­de su pri­me­ra reunión con el Con­se­jo Ge­ne­ral de En­fer­me­ría a “sa­car ade­lan­te”, co­mo así ha he­cho ca­si en el tiem­po de des­cuen­to, la pres­crip­ción en­fer­me­ra. Pe­ro el Real De­cre­to que re­gu­la la in­di­ca­ción, uso y au­to­ri­za­ción de dis­pen­sa­ción de me­di­ca­men­tos y pro­duc­tos sa­ni­ta­rios por par­te de los en­fer­me­ros es­con­día un cam­bio de úl­ti­ma ho­ra, en el ca­so de los fár­ma­cos con re­ce­ta, que vol­vía a de­jar el diag­nós­ti­co y pres­crip­ción en ma­nos del mé­di­co. Alon­so se echa­ba así en bra­zos de los mé­di­cos y bur­la­ba lo acor­da­do con el co­lec­ti­vo en­fer­me­ro, le­van­tan­do en ar­mas a es­tos pro­fe­sio­na­les que ya han anun­cia­do una “huel­ga com­pe­ten­cial” que pue­de blo­quear la Sa­ni­dad y te­ner unas con­se­cuen­cias elec­to­ra­les im­pre­vis­tas pa­ra el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. El mi­nis­tro pro­me­tió lo que no sa­bía si po­día cum­plir y aho­ra pa­ga las con­se­cuen­cias. Qui­zás ha si­do su ma­yor error en su año de ges­tión.

En el ha­ber del mi­nis­tro que­da­rá, eso sí, su pa­pel pa­ra li­diar la cri­sis que se ave­ci­na­ba con el cos­te de los úl­ti­mos fár­ma­cos pa­ra tra­tar la he­pa­ti­tis C. Alon­so con­ven­ció al res­to del Go­bierno, con el mi­nis­tro Mon­to­ro in­clui­do, de la ne­ce­si­dad de ha­cer un es­fuer­zo eco­nó­mi­co, en es­tos tiem­pos, pa­ra dar so­lu­ción a to­dos los pa­cien­tes. Hay que re­co­no­cer que aquí el ti­tu­lar de Sa­ni­dad su­po ma­ne­jar los tiem­pos, sin du­da bien ase­so­ra­do por su se­cre­ta­rio ge­ne­ral y nú­me­ro dos, Ru­bén Moreno, al que a mu­chos agen­tes del sec­tor les gus­ta­ría ver co­mo su su­ce­sor en el Mi­nis­te­rio.

Es di­fí­cil que Alfonso Alon­so re­pi­ta co­mo mi­nis­tro de Sa­ni­dad. Su eta­pa du­ra­rá ape­nas un año. Es cier­to que a su lle­ga­da ya ha­bía pa­sa­do la épo­ca más do­lo­ro­sa de re­cor­tes en el gas­to sa­ni­ta­rio, pe­ro hay que re­co­no­cer­le su la­bor pa­ra pa­ci­fi­car las ten­sio­nes que vi­vía el sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.