MIE­DO A LA EN­FER­ME­DAD EN LA ERA DI­GI­TAL

Con In­ter­net, en­fer­mar de hi­po­con­dría es ca­da vez más sen­ci­llo. De he­cho, al­gu­nos pa­cien­tes pa­de­cen ci­ber­con­dría, un nue­vo ti­po de an­sie­dad mar­ca­do por la preo­cu­pa­ción ob­se­si­va por su pro­pia sa­lud y la com­pul­si­va bús­que­da de li­te­ra­tu­ra mé­di­ca en la red

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

Afi­na­les del mes de oc­tu­bre co­no­cía­mos los bue­nos re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos de la com­pa­ñía Mi­cro­soft, en el pri­mer tri­mes­tre de su ejer­ci­cio fis­cal. La mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se fun­da­da por Bill Ga­tes y Paul Allen pre­sen­tó un be­ne­fi­cio ne­to de 4.162 mi­llo­nes de eu­ros. El éxi­to en el sec­tor del

soft­wa­re y el hard­wa­re, lle­vó a la com­pa­ñía a crear en 1991 la di­vi­sión Mi­cro­soft Re­search pa­ra el de­sa­rro­llo de la in­ves­ti­ga­ción en cien­cia de equi­pos con re­co­no­ci­dos ex­per­tos en in­for­má­ti­ca, fí­si­ca y ma­te­má­ti­cas. Dos de ellos, los cien­tí­fi­cos Ryen Whi­te y Eric Hor­vitz, acu­ña­ron el tér­mino de ci­ber­con­dría tras lle­var a ca­bo un ex­ten­so es­tu­dio so­bre la bús­que­da de in­for­ma­ción sa­ni­ta­ria en la red. Que­dó des­cri­to, así, un nue­vo ti­po de an­sie­dad ca­rac­te­ri­za­da por una preo­cu­pa­ción ob­se­si­va por la pro­pia sa­lud que lle­va a la com­pul­si­va bús­que­da de li­te­ra­tu­ra mé­di­ca en In­ter­net, pa­ra con­fir­mar de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías gra­ves que se creen o se te­men pa­de­cer y po­si­bles tra­ta­mien­tos. La ma­yo­ría de las ve­ces la bús­que­da co­mien­za en re­la­ción a sín­to­mas co­mu­nes y be­nig­nos, que pos­te­rior­men­te son in­ter­pre­ta­dos y ca­na­li­za­dos de for­ma erró­nea y ne­ga­ti­va. Los te­mo­res más co­mu­nes, des­cri­tos por Whi­te y Hor­vitz, se re­la­cio­nan con en­fer­me­da­des co­mo la Es­cle­ro­sis Lateral Amio­tró­fi­ca, ELA, los tu­mo­res ce­re­bra­les, el me­la­no­ma y el Si­da. Tra­di­cio­nal­men­te es­ta pa­to­lo­gía se ha en­glo­ba­do den­tro de los tras­tor­nos ob­se­si­vos-com­pul­si­vos con unas es­ti­ma­cio­nes de in­ci­den­cia que van des­de 0.8 al 4 por cien­to de la po­bla­ción ge­ne­ral. En la ac­tua­li­dad, sin em­bar­go, la di­fe­ren­cia pa­re­ce cla­ra. El pa­cien­te hi­po­con­dría­co acep­ta sin re­sis­ten­cia sus pen­sa­mien­tos so­bre la en­fer­me­dad, mien­tras que el pa­cien­te con un tras­torno ob­se­si­vo-com­pul­si­vo ma­ni­fies­ta epi­so­dios men­ta­les anó­ma­los y ca­ren­tes de sen­ti­do al­guno.

Hoy en día, y gra­cias a In­ter­net, en­fer­mar de hi­po­con­dría re­sul­ta ca­da vez más sen­ci­llo. Es im­por­tan­te di­fe­ren­ciar en­tre la so­ma­ti­za­ción y la hi­po­con­dría. Un pa­cien­te que so­ma­ti­za fo­ca­li­za su aten­ción en un sín­to­ma fí­si­co que sue­le ser de etio­lo­gía psi­co­ló­gi­ca, pe­ro no ma­ni­fies­ta mie­do o preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va por desa­rro­llar una en­fer­me­dad gra­ve que, sin em­bar­go, sí pre­sen­ta el pa­cien­te con hi­po­con­dría. Los mie­dos irra­cio­na­les a en­fer­mar o mo­rir in­ter­fie­ren de ma­ne­ra muy sig­ni­fi­ca­ti­va en la vida co­ti­dia­na de quie­nes lo pa­de­cen. Son pa­cien­tes que ma­ni­fies­tan du­das y es­cep­ti­cis­mos en el diag­nós­ti­co de los mé­di­cos. Es­to con­du­ce al cam­bio cons­tan­te

de pro­fe­sio­na­les con­sul­ta­dos. Una vez des­car­ta­da cual­quier pa­to­lo­gía or­gá­ni­ca sub­ya­cen­te, se de­be de­ri­var a un es­pe­cia­lis­ta en sa­lud men­tal, so­bre todo si los sín­to­mas se pro­lon­gan más de seis me­ses. Nor­mal­men­te, los sín­to­mas sur­gen en épo­cas de es­trés, des­pués de su­pe­rar una gra­ve en­fer­me­dad, tras es­cu­char las pa­to­lo­gías de fa­mi­lia­res o ami­gos, o cuan­do se su­fre la pér­di­da de un ser cer­cano y que­ri­do. El tra­ta­mien­to re­sul­ta com­ple­jo, pues exis­te una enor­me can­ti­dad y di­fu­sión de con­te­ni­dos mé­di­cos, a los que fá­cil­men­te se pue­de ac­ce­der vía on­li­ne, y el con­trol es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble. Se pre­ci­sa una ma­yor educación sa­ni­ta­ria que per­mi­ta un me­jor dis­cer­ni­mien­to de la in­for­ma­ción dis­po­ni­ble. En es­te pun­to, los pro­fe­sio­na­les te­ne­mos la obli­ga­ción de ayu­dar y guiar. La re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te ad­quie­re es­pe­cial re­le­van­cia. El re­co­no­ci­do psi­có­lo­go Le­wis P. Lip­sitt pro­po­ne una se­rie de prin­ci­pios bá­si­cos pa­ra abor­dar di­cha re­la­ción. Se han de res­pe­tar los sín­to­mas del pa­cien­te y re­co­no­cer su va­li­dez. Es im­por­tan­te evi­tar la ten­ta­ción de eti­que­tar a los pa­cien­tes cuan­do el diag­nós­ti­co es in­cier­to. Se re­co­mien­da ci­tar al pa­cien­te en in­ter­va­los re­gu­la­res de tiem­po pa­ra su se­gui­mien­to, sin que la pe­rio­di­ci­dad de­pen­da de la con­ti­nui­dad o em­peo­ra­mien­to de los sín­to­mas. El uso de an­ti­de­pre­si­vos In­hi­bi­do­res Selectivos de la Re­cap­ta­ción de Se­ro­to­ni­na (ISRS) es muy con­tro­ver­ti­do. No exis­te su­fi­cien­te evi­den­cia cien­tí­fi­ca que apo­ye su pres­crip­ción, ya que los sín­to­mas de­pre­si­vos no siem­pre es­tán pre­sen­tes en es­tos pa­cien­tes. La ma­yo­ría de los es­tu­dios con un en­fo­que psi­co­so­cial, se cen­tran en la te­ra­pia de com­por­ta­mien­to cog­ni­ti­va, tan­to en for­ma in­di­vi­dual, co­mo en gru­pos te­ra­péu­ti­cos o psi­coe­du­ca­ti­vos. Al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que el com­po­nen­te no­so­fó­bi­co se be­ne­fi­cia­ría de las téc­ni­cas con­duc­tua­les de ex­po­si­ción, mien­tras que el com­po­nen­te de con­vic­ción res­pon­de­ría me­jor a las téc­ni­cas de mo­di­fi­ca­ción cog­ni­ti­va y al en­tre­na­mien­to aten­cio­nal. En es­te ti­po de tra­ta­mien­tos hay un fac­tor cu­ya im­por­tan­cia se de­be ha­cer no­tar; la uti­li­za­ción de la hi­pó­te­sis al­ter­na­ti­va: “los sín­to­mas que tie­nes son sín­to­mas de un tras­torno de an­sie­dad y no de una en­fer­me­dad gra­ve”. Ca­da vez es ma­yor el nú­me­ro de Uni­da­des, tan­to Hos­pi­ta­la­rias, co­mo Am­bu­la­to­rias, de­di­ca­das al diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de la hi­po­con­dría. Al­gu­nas em­pre­sas, in­clu­so, han in­cor­po­ra­do el scree­ning de di­cha pa­to­lo­gía en los re­co­no­ci­mien­tos mé­di­cos anua­les, a tra­vés de tests. Uno de los más co­no­ci­dos es el Whi­te­ley In­dex of Hy­po­con­dria­sis que ana­li­za la gra­ve­dad de las ac­ti­tu­des hi­po­con­dría­cas y mi­de el cam­bio ex­pe­ri­men­ta­do tras ins­tau­rar un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co. El zoó­lo­go Kon­rad Lo­renz re­ci­bió el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en 1973 por­que sus tra­ba­jos so­bre el com­por­ta­mien­to ani­mal con­tri­buían a com­pren­der me­jor al­gu­nos as­pec­tos de la psiquiatrí­a. Su­ya es la si­guien­te ci­ta: “La an­sie­dad con mie­do y el mie­do con an­sie­dad con­tri­bu­yen a ro­bar al ser hu­mano la ca­pa­ci­dad de re­fle­xión”. La pan­ta­lla de un or­de­na­dor no po­drá nun­ca su­pe­rar la ca­pa­ci­dad em­pá­ti­ca de la re­fle­xión en­tre dos se­res hu­ma­nos: mé­di­co y pa­cien­te.

CORBIS

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.