La pres­crip­ción en­fer­me­ra, sin pu­bli­car­se

Los pro­fe­sio­na­les de la En­fer­me­ría ar­man un fren­te au­to­nó­mi­co y ju­rí­di­co pa­ra fre­nar la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 3 de un de­cre­to de “an­ti­pres­crip­ción” que “es­tá muer­to”, se­gún Má­xi­mo Gon­zá­lez Ju­ra­do

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - J.M.

Los pro­fe­sio­na­les ar­man un fren­te ju­rí­di­co pa­ra fre­nar la apli­ca­ción del de­cre­to

Cua­ren­ta días des­pués de la apro­ba­ción por par­te del Con­se­jo de Mi­nis­tros del Real De­cre­to de pres­crip­ción en­fer­me­ra, el Go­bierno no se ha atre­vi­do a pu­bli­car­lo to­da­vía en el BOE y po­dría es­pe­rar has­ta pa­sa­das las elec­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra mi­ni­mi­zar el im­pac­to de una nor­ma que ha le­van­ta­do en ar­mas al co­lec­ti­vo de pro­fe­sio­na­les más nu­me­ro­so de la sa­ni­dad es­pa­ño­la.

La pro­fe­sión en­fer­me­ra no ha des­apro­ve­cha­do el tiem­po y el Con­se­jo Ge­ne­ral de En­fer­me­ría (CGE) ha lo­gra­do mo­vi­li­zar a la pro­fe­sión, lo­grar el apo­yo de do­ce co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas a su cau­sa, re­unir­se con los re­pre­sen­tan­tes de las prin­ci­pa­les fuer­zas po­lí­ti­cas de la opo­si­ción y te­ner lis­to un dic­ta­men ju­rí­di­co pa­ra re­cu­rrir la nor­ma en el mo­men­to de su pu­bli­ca­ción y pe­dir la sus­pen­sión del ar­tícu­lo 3 de la dis­cor­dia.

El Go­bierno de Ma­riano Ra­joy tie­ne ra­zo­nes pues de so­bra pa­ra no re­co­ger en el BOE una nor­ma de “an­ti­pres­crip­ción en­fer­me­ra” que el mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Al­fon­so Alon­so, de­ci­dió cam­biar a úl­ti­ma ho­ra, en vís­pe­ras de su apro­ba­ción por el Con­se­jo de Mi­nis­tros. El de­cre­to, lar­ga­men­te es­pe­ra­do por la en­fer­me­ría, mo­di­fi­có el ar­tícu­lo 3 y des­vir­tuó así el tex­to con­sen­sua­do con las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y ra­ti­fi­ca­do por el Con­se­jo de Es­ta­do. Es­te cam­bio re­pre­sen­ta una “trai­ción”, a jui­cio de los en­fer­me­ros, y un mo­ti­vo su­fi­cien­te que quie­re apro­ve­char la pro­fe­sión pa­ra re­cu­rrir­lo an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo y tum­bar­lo una vez se pu­bli­que en el BOE.

La Me­sa de la Pro­fe­sión En­fer­me­ra, in­te­gra­da por el CGE y el sin­di­ca­to Sat­se, dis­po­ne ya del dic­ta­men ju­rí­di­co ela­bo­ra­do por un equi­po de ju­ris­tas del des­pa­cho Gó­mez-Ace­bo & Pom­bo, que di­ri­ge el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, Juan Al­fon­so San­ta­ma­ría Pas­tor.

Las con­clu­sio­nes de los ju­ris­tas son ta­jan­tes: “Una vez que el Real De­cre­to de pres­crip­ción en­fer­me­ra lle­gue a pu­bli­car­se en el BOE, las en­fer­me­ras se en­fren­ta­rán a una gra­ve in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y a un ries­go de res­pon­sa­bi­li­da­des per­so­na­les muy fuer­tes”, se­ña­ló el coor­di­na­dor del equi­po de ex­per­tos del Des­pa­cho, Car­los Váz­quez Cobos. Es la lí­nea de­fen­di­da por los en­fer­me­ros que ad­vier­ten de la “enor­me in­se­gu­ri­dad per­so­nal y pro­fe­sio­nal al obli­gar­le a de­ci­dir en­tre cum­plir la le­ga­li­dad o ac­tuar en con­tra de lo que di­ce el Real De­cre­to”, su­pues­to es­te úl­ti­mo que po­dría aca­rrear res­pon­sa­bi­li­da­des dis­ci­pli­na­rias, ci­vi­les e in­clu­so pe­na­les, apun­tan los en­fer­me­ros.

Hay que re­cor­dar que el cam­bio en el ar­ti­cu­la­do im­po­ne, en el ca­so de los fár­ma­cos que re­quie­ren re­ce­ta, la ne­ce­si­dad de que el mé­di­co de­ter­mi­ne

N. MAR­TÍN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.