Alon­so y las va­cu­nas: el mi­nis­tro tie­ne al enemi­go den­tro de ca­sa

El error de Alon­so ha si­do su fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el asun­to. El se­gun­do pro­ble­ma lo tie­ne den­tro, en el gru­po de téc­ni­cos que aún hoy es­tá boi­co­tean­do las de­ci­sio­nes del mi­nis­tro

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

El mi­nis­tro de Sa­ni­dad, Al­fon­so Alon­so, lle­gó al car­go ha­ce aho­ra exac­ta­men­te un año. Sus­ti­tu­yó a una de­fe­nes­tra­da Ana Ma­to, a la que le ha­bía to­ca­do li­diar con el ébo­la y los re­cor­tes en el gas­to sa­ni­ta­rio. Alon­so pu­so cor­du­ra y buen ta­lan­te con el sec­tor des­de su lle­ga­da al Mi­nis­te­rio. Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas ha per­di­do par­te del pul­so a su Mi­nis­te­rio. Qui­zás su de­sig­na­ción en oc­tu­bre co­mo pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar en el País Vas­co y la cer­ca­nía de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les ha he­cho que el mi­nis­tro no ha­ya es­ta­do a la al­tu­ra en un ca­so co­mo el del des­abas­te­ci­mien­to de va­cu­nas in­fan­ti­les. Se tra­ta de un ver­da­de­ro pro­ble­ma y una an­gus­tia pa­ra mu­chas fa­mi­lias es­pa­ño­las, quie­nes se han vis­to y se ven aún afec­ta­das por una si­tua­ción de in­de­fen­sión. Sus pe­dia­tras les re­co­mien­dan po­ner a sus be­bés una se­rie de va­cu­nas que lue­go no en­cuen­tran por nin­gún si­tio.

El pri­mer error del Mi­nis­te­rio ha si­do su fal­ta de in­for­ma­ción so­bre el asun­to. Tras va­rios días in­for­man­do nu­me­ro­sos pe­rió­di­cos, in­clui­do el-Eco­no­mis­ta, so­bre es­ta fal­ta de su­mi­nis­tro, el mi­nis­tro Alon­so tu­vo que re­co­no­cer al fi­nal la si­tua­ción. Aun­que an­tes de eso, fuen­tes de su pro­pio mi­nis­te­rio acu­sa­ran a esos me­dios de crear una alar­ma in­jus­ti­fi­ca­da. Mien­tras, esos mis­mos pa­dres si­guen pre­gun­tan­do a co­no­ci­dos, pi­dien­do fa­vo­res a mé­di­cos o far­ma­céu­ti­cos ami­gos, e in­clu­so via­jan­do en sus fi­nes de se­ma­na a Por­tu­gal o An­do­rra pa­ra con­se­guir la an­sia­da va­cu­na de la me­nin­gi­tis o la tos­fe­ri­na, re­co­men­da­da por su pe­dia­tra o su gi­ne­có­lo­go. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad les de­be trans­mi­tir aún a esas fa­mi­lias mu­cha más in­for­ma­ción de lo que es­tá ha­cien­do.

El se­gun­do pro­ble­ma lo tie­ne Alon­so en sus pro­pios téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio. Hay que re­cor­dar que la pri­me­ra va­cu­na con pro­ble­mas, la de va­ri­ce­la, no se re­ti­ró de las farmacias en la épo­ca de Ana Ma­to por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad o efi­ca­cia, sino por­que téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio apo­ya­ron en ese mo­men­to una co­rrien­te cien­tí­fi­ca que de­fien­de que es me­jor, a largo pla­zo, que los ni­ños pa­sen la en­fer­me­dad. Alon­so lle­gó y cam­bió la si­tua­ción, in­clu­yen­do es­ta va­cu­na en la fi­nan­cia­ción gra­tui­ta, pe­ro es­tos mis­mos téc­ni­cos de la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to si­guen aho­ra po­nien­do tra­bas bu­ro­crá­ti­cas pa­ra que el fár­ma­co sea dis­pen­sa­do. Bien ha­ría el mi­nis­tro en bus­car­se alia­dos den­tro y en­con­trar quién boi­co­tea des­de den­tro sus pro­pias de­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.