La se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Una de las pri­me­ras pre­gun­tas que un pa­cien­te se plantea cuan­do de­be pa­sar por una de­ter­mi­na­da in­ter­ven­ción sa­ni­ta­ria es pre­gun­tar­se cuá­les son los ries­gos que com­por­ta y cuá­les son los po­si­bles be­ne­fi­cios. Fren­te a es­ta dis­yun­ti­va de­be ha­cer ba­lan­ce y de­ci­dir si ha­rá o no aque­llo que le pro­po­ne el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio. Es­te pro­ce­so de de­ci­sión asu­me que las in­ter­ven­cio­nes sa­ni­ta­rias, sea por la ad­mi­nis­tra­ción de un me­di­ca­men­to, por una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca o por cual­quier otra in­ter­ven­ción, im­pli­ca un de­ter­mi­na­do ries­go.

Los avan­ces cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos han su­pues­to una ma­yor com­ple­ji­dad y una ma­yor efi­ca­cia en la aten­ción sa­ni­ta­ria, que ha ido acom­pa­ña­da de un in­cre­men­to de los ries­gos. A ma­yor com­ple­ji­dad, más rie­gos. Ade­más la ac­tual aten­ción sa­ni­ta­ria re­quie­re, pa­ra su ade­cua­da prác­ti­ca, la in­ter­ven­ción de equi­pos con di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas y es­pe­cia­li­da­des, lo que pue­de com­por­tar un cier­to gra­do de frag­men­ta­ción de la aten­ción, y a la vez, po­si­bles erro­res. Es muy con­ve­nien­te pen­sar que una aten­ción sa­ni­ta­ria de ca­li­dad, ade­más de pro­du­cir be­ne­fi­cios pa­ra los pa­cien­tes, aun­que sea de ca­li­dad, tam­bién su­po­ne ries­gos y ejer­cer de ciu­da­dano res­pon­sa­ble im­pli­ca acep­tar es­te cier­to gra­do de in­cer­ti­dum­bre.

La se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes es una nue­va dis­ci­pli­na en el cam­po de la sa­lud que tie­ne por ob­je­to la re­duc­ción de los ries­gos me­dian­te la re­duc­ción de erro­res que po­ten­cial­men­te pue­den con­du­cir a los even­tos ad­ver­sos con el con­se­cuen­te da­ño al pa­cien­te. Se han he­cho mu­chos es­tu­dios so­bre la se­gu­ri­dad del pa­cien­te en los úl­ti­mos años y nos apor­tan unos da­tos que nos ha­cen pen­sar en la ne­ce­si­dad de im­pul­sar es­tra­te­gias pa­ra me­jo­rar la ac­tual si­tua­ción.

Los da­ños atri­bui­bles a los even­tos de la aten­ción sa­ni­ta­ria tie­nen un im­pac­to no menor. Una par­te muy alta del da­ño que se pro­du­ce es evi­ta­ble. Se po­dría de­cir que hay per­so­nas que pue­den mo­rir, su­frir da­ños, alar­gar su es­tan­cia hos­pi­ta­la­ria o sim­ple­men­te mo­les­tias a con­se­cuen­cia de los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad del sis­te­ma.

La ges­tión de la se­gu­ri­dad del pa­cien­te im­pli­ca de for­ma ini­cial iden­ti­fi­car los ries­gos, no­ti­fi­car e in­for­mar de los in­ci­den­tes de se­gu­ri­dad así co­mo ana­li­zar las que­jas y de­nun­cias. Es­te es el pun­to de par­ti­da que per­mi­te diag­nos­ti­car la si­tua­ción de las or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias en re­la­ción a la se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes. Pe­ro no nos po­de­mos con­for­mar con el diag­nós­ti­co y de­be­mos pa­sar al tra­ta­mien­to. Ha­cer el diag­nós­ti­co de la si­tua­ción tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo apren­der de los erro­res de la or­ga­ni­za­ción pa­ra po­ner en mar­cha tra­ta­mien­tos que per­mi­tan re­du­cir los ries­gos lo má­xi­mo po­si­ble y que los pro­fe­sio­na­les in­cor­po­ren en su prác­ti­ca dia­ria la ges­tión de ries­gos.

El es­tu­dio de las cau­sas es una fuen­te de apren­di­za­je pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes y pa­ra la co­mu­ni­dad sa­ni­ta­ria. Es muy útil crear sis­te­mas de no­ti­fi­ca­ción que ten­drán co­mo ob­je­ti­vo apren­der de los erro­res y com­par­tir con otros pro­fe­sio­na­les de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.