Cos­te-efec­ti­vi­dad de la pró­te­sis aór­ti­ca trans­ca­té­ter

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

El tra­ta­mien­to de la es­te­no­sis aór­ti­ca con la pró­te­sis val­vu­lar aór­ti­ca trans­ca­té­ter, co­no­ci­da por sus si­glas in­gle­sas co­mo Ta­vi, se co­men­zó a uti­li­zar en abril del 2002, ex­pan­dién­do­se su uso a par­tir del 2007. Su in­di­ca­ción es el tra­ta­mien­to de la es­te­no­sis aór­ti­ca se­ve­ra que no pue­de in­ter­ve­nir­se qui­rúr­gi­ca­men­te por al­gún ti­po de con­tra­in­di­ca­ción, des­de una im­po­si­bi­li­dad anató­mi­ca has­ta un ex­ce­si­vo ries­go qui­rúr­gi­co. En es­tos ca­sos, la al­ter­na­ti­va es el tra­ta­mien­to mé­di­co. Aun­que mé­di­ca­men­te la Ta­vi es la op­ción pre­fe­ri­ble en es­tos pa­cien­tes, se han rea­li­za­do va­rios es­tu­dios de cos­te-efec­ti­vi­dad com­pa­ran­do am­bas al­ter­na­ti­vas. Los re­sul­ta­dos son muy va­ria­bles, des­de una ra­zón de cos­te-efec­ti­vi­dad in­cre­men­tal de 20.137 eu­ros has­ta 48.017 eu­ros -cos­te por año de vi­da ga­na­do ajus­ta­do por ca­li­dad-. Es­ta he­te­ro­ge­nei­dad ocu­rre por la com­ple­ji­dad de la en­fer­me­dad, que in­clu­ye pa­cien­tes en buen es­ta­do que no se pue­den ope­rar por un pro­ble­ma ana­tó­mi­co pun­tual -por ejem­plo, ex­ce­so de cal­cio en la aor­ta-, has­ta pa­cien­tes con gran de­te­rio­ro glo­bal. En los pri­me­ros se es­ti­ma que el cos­te-efec­ti­vi­dad es más fa­vo­ra­ble a la Ta­vi. Es­to es así por­que, a pe­sar de la efi­ca­cia de la Ta­vi, en los pa­cien­tes an­cia­nos con otras pa­to­lo­gías no se ob­tie­ne un be­ne­fi­cio en su­per­vi­ven­cia más allá de los 2 ó 3 años que com­pen­se el al­to cos­te del dis­po­si­ti­vo.

Con la me­jo­ra de los dis­po­si­ti­vos la téc­ni­ca se ha co­men­za­do a ex­pan­dir ha­cia otros pa­cien­tes sin con­tra­in­di­ca­ción qui­rúr­gi­ca. A par­tir de los re­gis­tros de es­tos pa­cien­tes se han pu­bli­ca­do va­rios es­tu­dios de cos­te-efec­ti­vi­dad de la Ta­vi res­pec­to al tra­ta­mien­to qui­rúr­gi­co. En es­te ca­so, el be­ne­fi­cio en tér­mi­nos de años de vi­da ga­na­dos ajus­ta­dos por ca­li­dad es mo­des­to, mien­tras que la di­fe­ren­cia de cos­tes con res­pec­to a la al­ter­na­ti­va qui­rúr­gi­ca es muy va­ria­ble de­pen­dien­do so­bre to­do del sis­te­ma sa­ni­ta­rio eva­lua­do. En Es­pa­ña, uno de los paí­ses de Eu­ro­pa con menor ta­sa de im­plan­ta­ción de Ta­vi y ma­yor nú­me­ro de cen­tros que im­plan­tan he­mos ob­je­ti­van­do au­sen­cia de cos­te-efec­ti­vi­dad en glo­bal en pa­cien­tes de ries­go mo­de­ra­do-al­to, fun­da­men­tal­men­te por el al­to cos­te del ma­te­rial pa­ra la Ta­vi y el re­la­ti­va­men­te ba­jo cos­te de hos­pi­ta­li­za­ción en com­pa­ra­ción con otros paí­ses eu­ro­peos. De he­cho, si a los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos en el con­tex­to es­pa­ñol apli­ca­mos los cos­tes qui­rúr­gi­cos de otros paí­ses don­de el cos­te de la hos­pi­ta­li­za­ción es ma­yor -co­mo Reino Uni­do y Ho­lan­da-, ob­ser­va­mos que la TA­VI tie­ne más de un 80 por cien­to de pro­ba­bi­li­dad de ser cos­te-efec­ti­va con res­pec­to a la ci­ru­gía, mien­tras que en Es­pa­ña se si­túa en torno al 30 por cien­to. A pe­sar de ello, de­bi­do a los bue­nos re­sul­ta­dos de los en­sa­yos clí­ni­cos y a su gran acep­ta­ción en la prác­ti­ca, es es­pe­ra­ble la am­plia­ción de los cri­te­rios de Ta­vi a pa­cien­tes sin con­tra­in­di­ca­ción qui­rúr­gi­ca. Si es­te au­men­to en la de­man­da se acom­pa­ña de una re­duc­ción del cos­te del dis­po­si­ti­vo de un 30 por cien­to, la Ta­vi po­dría se cos­te-efec­ti­va pa­ra un gran nú­me­ro de pa­cien­tes en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.