Cla­ve pa­ra prio­ri­zar

El Economista - Sanidad - - FARMA ECONOMÍA -

Pa­ra Juan E. del Llano, di­rec­tor de la Fundación Gas­par Ca­sal, los cos­tes in­di­rec­tos pue­den orien­tar “a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes de prio­ri­za­ción y elec­ción de los tra­ta­mien­tos des­ti­na­dos a es­ta pa­to­lo­gía”, ex­pli­có du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la obra.

La cuan­ti­fi­ca­ción de los cos­tes no far­ma­co­ló­gi­cos se apo­ya en los re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­cio­nes pu­bli­ca­das por dis­tin­tos au­to­res, que es­ta­ble­cen un ran­go de im­pac­to eco­nó­mi­co de los cos­tes in­di­rec­tos del cán­cer que os­ci­la en­tre el 41 y el 66 por cien­to del cos­te de la en­fer­me­dad.

Un es­tu­dio de los eco­no­mis­tas es­pa­ño­les Fernando An­to­ñan­zas, Juan Oli­va, Ma­ria Velasco, Ne­boa Zo­za­ya, Re­yes Lorente, Ju­lio Ló­pez Bas­ti­da ci­fró así los cos­tes in­di­rec­tos to­ta­les del cán­cer en Es­pa­ña en 3.823,4 mi­llo­nes de eu­ros, con da­tos ac­tua­li­za­dos a pre­cios de 2003. In­clu­so se de­ta­lla el cos­te por ti­po de tu­mor. El cán­cer de ma­ma su­pon­dría un cos­te de 288,7 mi­llo­nes, el de co­lon (180,6 mi­llo­nes), cér­vix (21,64 mi­llo­nes) o prós­ta­ta (32,5 mi­llo­nes), por men­cio­nar los que más in­ci­den­cia tie­nen en Es­pa­ña, jun­to con el de pul­món.

De­ma­sia­do di­ne­ro, a jui­cio de los in­ves­ti­ga­do­res, pa­ra no

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.