Cua­tro claves de me­jo­ra en la eva­lua­ción eco­nó­mi­ca de la in­no­va­ción

El Economista - Sanidad - - FARMA ECONOMÍA -

in­cor­po­rar los cos­tes de­ri­va­do de la lla­ma­da pers­pec­ti­va so­cial a la eva­lua­ción eco­nó­mi­ca y a la de­ci­sión crí­ti­ca de fi­nan­cia­ción-reembolso de los nue­vos me­di­ca­men­tos que en Es­pa­ña só­lo tie­ne en cuen­ta el im­pac­to en los pre­su­pues­tos de Far­ma­cia, co­mo sub­ra­ya el úl­ti­mo in­for­me de la Fundación Gas­par Ca­sal.

Hay mu­cho en jue­go por­que la fi­ja­ción de pre­cio con­su­me mu­cho tiem­po en el ti­ra y aflo­ja en­tre la Ad­mi­nis­tra­ción y las com­pa­ñías, a las que hay que unir las in­efi­cien­cias in­tro­du­ci­das por las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. El re­sul­ta­do es que en Es­pa­ña, des­de que la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to aprue­ba un me­di­ca­men­to has­ta que se fi­nan­cia, pa­sa­ban 230 días en 2009, que se dis­pa­ra­ron has­ta los 431 en 2013, se­gún da­tos pu­bli­ca­dos en la Re­vis­ta Es­pa­ño­la de Sa­lud Pú­bli­ca.

El de­ba­te es­tá ser­vi­do en un mo­men­to en que des­de la Co­mi­sión Eu­ro­pea se pi­de des­vin­cu­lar el pre­cio de los fár­ma­cos de la I+D y go­bier­nos, co­mo el es­pa­ñol, tra­ba­jan en la nue­va me­to­do­lo­gía pa­ra me­dir la in­no­va­ción. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha avan­za­do ya un sis­te­ma que pun­tua­rá con un má­xi­mo de 100 pun­tos los dis­tin­tos gra­dos de no­ve­dad que in­cor­po­ren los fu­tu­ros me­di­ca­men­tos. Se tra­ta­ría de un ins­tru­men­to de ayu­da pa­ra la Co­mi­sión In­ter­mi­nis­te­rial de Pre­cios de los fár­ma­cos a la ho­ra de de­ci­dir el pre­cio y fi­nan­cia­ción de las nue­vas te­ra­pias, se­gún ex­pli­có en oc­tu­bre el di­rec­tor ge­ne­ral de Car­te­ra de Ser­vi­cios y Far­ma­cia de Sa­ni­dad, Agus­tín Ri­ve­ro.

Los ex­per­tos en­tre­vis­ta­dos apun­tan la con­ve­nien­cia de in­cluir de for­ma gra­dual los cos­tes in­di­rec­tos en la to­ma de de­ci­sio­nes de pre­cio y reembolso de fár­ma­cos, pe­ro tras una es­tan­da­ri­za­ción de la me­to­do­lo­gía de cálcu­lo y del pe­so re­la­ti­vo que los cos­tes in­di­rec­tos de­bie­ran te­ner en la eva­lua­ción.

El pro­fe­sor ti­tu­lar de Fun­da­men­tos del Aná­li­sis Eco­nó­mi­co de Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla La Man­cha, Juan Oli­va, se­ña­la que “di­cha in­for­ma­ción no sus­ti­tu­ye sino com­ple­men­ta a la in­for­ma­ción epi­de­mio­ló­gi­ca y sa­ni­ta­ria so­bre pro­ble­mas de sa­lud, y pue­de ser una he­rra­mien­ta útil en el apo­yo de la pla­ni­fi­ca­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y dar so­por­te a la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre asig­na­ción de re­cur­sos en po­lí­ti­cas de sa­lud”. Los ex­per­tos re­cla­man un es­fuer­zo de trans­pa­ren­cia so­bre qué pers­pec­ti­va se con­si­de­ra, qué cos­tes y có­mo de­ben in­cluir­se en la eva­lua­ción. Otra ne­ce­si­dad es que la Ad­mi­nis­tra­ción fa­ci­li­te una ba­se de da­tos de mi­cro-cos­tes sa­ni­ta­rios del SNS, con sus des­via­cio­nes por Co­mu­ni­da­des pa­ra es­tan­da­ri­zar su aná­li­sis en las eva­lua­cio­nes eco­nó­mi­cas. Fal­tan es­tán­da­res del mé­to­do de cálcu­lo pa­ra cal­cu­lar los cos­tes in­di­rec­tos o una ba­se de da­tos con los días de ba­ja aso­cia­das al có­di­go iden­ti­fi­ca­dor de en­fer­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.