Ma­drid ac­ti­va la fi­gu­ra del ‘chi­va­to’ en la Sa­ni­dad

El Go­bierno de Cris­ti­na Cifuentes aprue­ba una Ley de Pro­tec­ción de los de­nun­cian­tes in­ter­nos, con el fin de ofre­cer ga­ran­tías y ha­cer más fá­cil la de­nun­cia de he­chos per­ju­di­cia­les pa­ra el Ser­vi­cio Ma­dri­le­ño de Sa­lud

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - JUAN MAR­QUÉS

La de­nun­cia pú­bli­ca efec­tua­da por un mé­di­co del hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid con­tra sus pro­pios co­le­gas del de­par­ta­men­to de Ana­to­mía Pa­to­ló­gi­ca del cen­tro, por pre­sun­tas “prác­ti­cas irre­gu­la­res” que in­ves­ti­ga el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 12 de Ma­drid, pue­de sen­tar pre­ce­den­te en la sa­ni­dad es­pa­ño­la. A ini­cia­ti­va del Par­ti­do So­cia­lis­ta, la Ley de Me­di­das Fis­ca­les y Ad­mi­nis­tra­ti­vas apro­ba­da por la Asam­blea de Ma­drid obli­ga al Go­bierno re­gio­nal a crear un mar­co de Pro­tec­ción de los de­nun­cian­tes in­ter­nos. Se tra­ta de una en­mien­da pre­sen­ta­da por los so­cia­lis­tas que, ba­jo el tí­tu­lo de Me­di­das de pre­ven­ción del frau­de y la corrupción, ins­ta a la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad del Go­bierno re­gio­nal a crear “un en­torno que ani­me a de­nun­ciar he­chos y cir­cuns­tan­cias per­ju­di­cia­les pa­ra pa­cien­tes, pro­fe­sio­na­les o el in­te­rés pú­bli­co”. Es el ca­so de la cau­sa abier­ta en el Gre­go­rio Ma­ra­ñón, don­de se in­ves­ti­ga la rea­li­za­ción de al me­nos 2.700 aná­li­sis a pa­cien­tes aje­nos al cen­tro uti­li­zan­do los me­dios pú­bli­cos del cen­tro ma­dri­le­ño, unos he­chos que de­nun­ció Co­mi­sio­nes Obre­ras an­te el juz­ga­do por de­li­to de mal­ver­sa­ción por par­te de 12 pro­fe­sio­na­les del hos­pi­tal.

El nue­vo mar­co de pro­tec­ción pa­ra los de­nun­cian­tes in­ter­nos no se cir­cuns­cri­be so­lo a pro­fe­sio­na­les de la sa­ni­dad pú­bli­ca ma­dri­le­ña, sino que tam­bién pre­ten­de ofre­cer ga­ran­tías de pro­tec­ción a los de­nun­cian­tes de en­ti­da­des, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes con las que el Ser­mas ten­ga “con­tra­tos, con­cier­tos o acuer­dos”. Es de­cir, am­pa­ra tam­bién a cual­quier tra­ba­ja­dor del sec­tor pri­va­do que ten­ga co­no­ci­mien­to de que se es­tá co­me­tien­do un de­li­to o irre­gu­la­ri­dad con fon­dos pú­bli­cos.

A fal­ta de que el Go­bierno ma­dri­le­ño es­ta­blez­ca qué ga­ran­tías le­ga­les se van a ofre­cer, es­tá to­da­vía por ver si se re­cu­rri­rá a me­ca­nis­mos que in­cen­ti­ven a los de­nun­cian­tes a dar es­te pa­so siem­pre di­fí­cil que pue­de po­ner en ries­go su si­tua­ción la­bo­ral, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de un tra­ba­ja­dor de la em­pre­sa pri­va­da. Es lo que su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos o el Reino Uni­do, paí­ses de gran tra­di­ción a la ho­ra de

re­com­pen­sar es­tos chi­va­ta­zos. El pro­pio gru­po so­cia­lis­ta ha re­co­no­ci­do su ins­pi­ra­ción del Go­bierno fe­de­ral de Es­ta­dos Uni­dos a la ho­ra de pre­sen­tar la en­mien­da.

Puer­tas gi­ra­to­rias

Los so­cia­lis­tas tam­bién han lo­gra­do que el Go­bierno de Cris­ti­na Cifuentes re­gu­le de for­ma ex­pre­sa los con­flic­tos de in­te­rés e in­com­pa­ti­bi­li­da­des en la sa­ni­dad pú­bli­ca. Con es­te ob­je­ti­vo, la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad ela­bo­ra­rá una nor­ma­ti­va pa­ra re­gu­lar es­te ti­po de si­tua­cio­nes a to­dos los ni­ve­les de las or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias que in­te­gran el Ser­mas, po­nien­do en mar­cha así me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­cen su cum­pli­mien­to y pa­ra dar trans­pa­ren­cia al re­gis­tro de in­tere­ses.

Asi­mis­mo, den­tro de es­te es­fuer­zo por la trans­pa­ren­cia, el Ser­mas pu­bli­ca­rá ca­da mes en In­ter­net, en for­ma­to re­uti­li­za­ble di­rec­ta­men­te por los usua­rios, la lis­ta de es­pe­ra qui­rúr­gi­ca, así co­mo las lis­tas de to­dos los hos­pi­ta­les, des­agre­ga­das por pa­to­lo­gías. De­be­rán es­tar ade­más dis­po­ni­bles los da­tos de los úl­ti­mos cin­co años pa­ra fa­ci­li­tar el aná­li­sis de su evo­lu­ción. Otra in­for­ma­ción que se po­drá con­sul­tar en la web so­bre la sa­ni­dad ma­dri­le­ña se­rán los da­tos del Sis­te­ma de In­for­ma­ción de Aten­ción Es­pe­cia­li­za­da, de Aten­ción Pri­ma­ria y de emer­gen­cias del SUMMA 112. In­clu­so la po­lí­ti­ca de per­so­nal se­rá más transparen­te, ya que es­tá pre­vis­to la crea­ción en In­ter­net del Por­tal Es­ta­dís­ti­co de Per­so­nal, con el fin de te­ner ac­ce­so a to­da la in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca re­le­van­te so­bre per­so­nal al ser­vi­cio de la sa­ni­dad pú­bli­ca ma­dri­le­ña, por ca­te­go­rías pro­fe­sio­na­les, es­pe­cia­li­da­des, re­la­ción con­trac­tual, cen­tro, edad, se­xo, et­cé­te­ra.

La sa­ni­dad ma­dri­le­ña si­gue dan­do así pa­sos im­por­tan­tes en me­jo­rar el ac­ce­so a la in­for­ma­ción del sis­te­ma, des­pués de que fa­ci­li­ta­ra ha­ce dos años los in­di­ca­do­res bá­si­cos de aten­ción y ges­tión clí­ni­ca de los hos­pi­ta­les de la red pú­bli­ca, con el fin de que los ciu­da­da­nos pue­dan ejer­cer así con más co­no­ci­mien­to de cau­sa su de­re­cho a ele­gir hos­pi­tal, cen­tro o pro­fe­sio­nal de la sa­lud.

¿Re­com­pen­sar por de­nun­ciar?

¿Es­ta­ría dis­pues­to a de­nun­ciar a su pro­pia em­pre­sa por una bue­na cau­sa? Al­gu­nos paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos e In­gla­te­rra pien­san que sí me­re­ce la pe­na pre­miar los chi­va­ta­zos y la con­fi­den­cias de frau­des, so­bor­nos, es­cán­da­los o de cual­quier ti­po de irre­gu­la­ri­dad. Ba­jo la Fal­se Claims Act, se per­mi­te a cual­quier ciu­da­dano de­man­dar a quie­nes co­me­ten un frau­de con­tra cual­quier pro­gra­ma del Go­bierno fe­de­ral. La Ley pre­vé san­cio­nes que pue­den lle­gar a tri­pli­car los da­ños y ofre­ce ade­más premios que pue­den os­ci­lar en­tre el 15 y el 30 por cien­to del di­ne­ro re­cu­pe­ra­do.

ISTOCK

EE

Je­sús SánchezMar­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.