Ha­cia un mo­de­lo so­cio­sa­ni­ta­rio coordinado e in­te­gral

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

El mo­de­lo sa­ni­ta­rio de un país es un in­di­ca­dor de la for­ta­le­za del es­ta­do de bie­nes­tar de su so­cie­dad. En Es­pa­ña, to­dos los agen­tes im­pli­ca­dos, tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, con­tri­bu­yen a la evo­lu­ción de la sa­ni­dad es­pa­ño­la desa­rro­llan­do me­ca­nis­mos efi­cien­tes que ga­ran­ti­cen la via­bi­li­dad del sis­te­ma y la me­jo­ra de su ca­li­dad asis­ten­cial. Los cos­tes sa­ni­ta­rios, sin em­bar­go, es­tán exi­gien­do un re­plan­tea­mien­to de las po­lí­ti­cas asis­ten­cia­les. Mu­chos re­cur­sos sa­ni­ta­rios de alta com­ple­ji­dad y cos­tes se de­di­can a aten­der a pa­cien­tes ne­ce­si­ta­dos de cui­da­dos re­si­den­cia­les o ser­vi­cios de ba­ja com­ple­ji­dad en el pro­pio do­mi­ci­lio, con unos cos­tes in­fi­ni­ta­men­te más ba­jos.

De es­ta for­ma te­ne­mos que pen­sar en un mo­de­lo -el so­cio­sa­ni­ta­rio- que coor­di­ne re­cur­sos sa­ni­ta­rios y re­cur­sos so­cia­les. No se tra­ta de crear unos re­cur­sos nue­vos, sino de uti­li­zar bien los exis­ten­tes. Se tra­ta de una nue­va ma­ne­ra de tra­ba­jar con lo que te­ne­mos.El sec­tor so­cio­sa­ni­ta­rio en Es­pa­ña es­tá en sus ini­cios, a pe­sar de -o gra­cias a- la de­li­ca­da co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca en la que es­ta­mos in­mer­sos des­de ha­ce años. Los gas­tos en Sa­ni­dad son una de las prin­ci­pa­les par­ti­das pre­su­pues­ta­rias de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Pú­bli­cas. Los gas­tos so­cia­les, vin­cu­la­dos a la aten­ción a la de­pen­den­cia, que ve­nían cre­cien­do des­de ini­cios de los 80, se vie­ron re­for­za­dos y ga­ran­ti­za­dos por la Ley de De­pen­den­cia de 2006, pe­ro no han cre­ci­do co­mo las si­tua­cio­nes de de­pen­den­cia re­quie­ren.

De es­te mo­do nos en­con­tra­mos con un sis­te­ma sa­ni­ta­rio ca­ro y de­fi­ci­ta­rio que con­su­me in­gen­tes re­cur­sos pa­ra pro­du­cir bie­nes y ser­vi­cios de sa­lud, en mu­chos ca­sos in­efi­cien­tes; por otro, te­ne­mos un sis­te­ma de ser­vi­cios so­cia­les pa­ra aten­der la de­pen­den­cia, que ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra pro­du­cir ser­vi­cios asis­ten­cia­les de ca­li­dad a pre­cios sos­te­ni­bles. Y el re­to o la pa­ra­do­ja no a he­cho más que em­pe­zar.

Ac­tual­men­te hay más de ocho mi­llo­nes de es­pa­ño­les ma­yo­res de 65 años, que re­pre­sen­tan al 18 por cien­to del to­tal de la po­bla­ción. Un co­lec­ti­vo que con­su­me gran par­te de los re­cur­sos sa­ni­ta­rios por la in­ci­den­cia de pa­to­lo­gías aso­cia­das a la edad. Por eso es ne­ce­sa­rio im­pul­sar otros mo­de­los que aho­rren cos­tes y pre­ser­ven la sa­lud. La te­lea­sis­ten­cia es un re­cur­so dis­po­ni­ble, de ba­jo cos­te, pa­ra ayu­dar a las per­so­nas ma­yo­res a me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da. Un ser­vi­cio que con­tri­bu­ye a pre­ve­nir do­len­cias aso­cia­das a la so­le­dad o la ba­ja au­to­es­ti­ma; que ele­va la au­to­per­cep­ción po­si­ti­va so­bre la sa­lud; que per­mi­te man­te­ner en su pro­pio do­mi­ci­lio a los usua­rios y a otros co­lec­ti­vos vul­ne­ra­bles, ac­tuan­do de in­me­dia­to en ca­sos de emer­gen­cia, en­tre otras pres­ta­cio­nes.

Nues­tro in­ci­pien­te sis­te­ma so­cio­sa­ni­ta­rio es­tá dan­do pa­sos en pro de la ca­li­dad de los ser­vi­cios y de la efi­ca­cia de las he­rra­mien­tas de ges­tión y fun­cio­na­mien­to, pe­ro de­be­mos ser cons­tan­tes en nues­tro com­pro­mi­so. La me­ta es lo­grar la con­so­li­da­ción de un mo­de­lo de aten­ción so­cio­sa­ni­ta­ria in­te­gral, sos­te­ni­ble y de má­xi­ma ca­li­dad, adap­ta­do a la nue­va reali­dad de nues­tro país y a las exi­gen­cias de las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.