Lác­teos y de­por­te, una com­pli­ci­dad ga­na­do­ra

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

To­do el mun­do sa­be que pa­ra go­zar de una vi­da sa­lu­da­ble, los es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan ha­cer de­por­te y lle­var una die­ta ri­ca, sa­na y equi­li­bra­da. Bien es cier­to que tan­to el de­por­te co­mo la ali­men­ta­ción for­man par­te del día a día de las per­so­nas. La na­ta­ción, el ci­clis­mo, el fút­bol, el run­ning e ir al gim­na­sio son las ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas de los es­pa­ño­les y, por tan­to, las más rea­li­za­das. De he­cho, se­gún el úl­ti­mo Anua­rio de Es­ta­dís­ti­cas De­por­ti­vas pu­bli­ca­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te, el 92,5 por cien­to de los es­pa­ño­les que prac­ti­can de­por­te afir­ma ha­cer­lo dos o más ve­ces a la se­ma­na. Y si ya de por sí es ne­ce­sa­rio es­tar bien ali­men­ta­do, ha­cien­do de­por­te, con más ra­zón. Por es­te mo­ti­vo, com­bi­nar el de­por­te con una die­ta ri­ca y equi­li­bra­da re­sul­ta fun­da­men­tal.

Los lác­teos son una par­te esen­cial de la die­ta me­di­te­rrá­nea y nues­tro con­su­mo de los mis­mos se re­mon­ta a los al­bo­res de nues­tra ci­vi­li­za­ción. Cuan­do en el Me­so­lí­ti­co el hom­bre des­cu­brió el or­de­ño, to­da su vi­da se trans­for­mó. Des­de en­ton­ces la le­che es­tá pre­sen­te en la ma­yor par­te de las ci­vi­li­za­cio­nes y cul­tu­ras y a lo largo de los tiem­pos, el hom­bre apren­dió a con­ser­var y trans­for­mar es­te pro­duc­to pa­ra dis­tin­tos con­su­mos, lo que ha da­do lu­gar a una gran va­rie­dad de pro­duc­tos lác­teos que co­no­ce­mos hoy en día: el que­so, los yo­gu­res, la na­ta, la man­te­qui­lla, le­ches fer­men­ta­das y otros de­ri­va­dos lác­teos se en­cuen­tran in­mer­sos en nues­tra ali­men­ta­ción.

Tan­to es así, que des­de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción Co­mu­ni­ta­ria en su Guía de la Ali­men­ta­ción Sa­lu­da­ble des­ta­ca la le­che y los pro­duc­tos lác­teos co­mo im­por­tan­tes fuen­tes de pro­teí­nas de ele­va­da ca­li­dad, lac­to­sa y vi­ta­mi­nas (A, B2, B12 y D) y ex­ce­len­tes fuen­tes de cal­cio. Los macro y mi­cro­nu­trien­tes de la le­che y sus de­ri­va­dos con­vier­ten a es­tos pro­duc­tos en ne­ce­sa­rios en to­das las eta­pas de la vi­da.

Ade­más, ca­be re­cor­dar que los lác­teos son fun­da­men­ta­les pa­ra los ni­ños, al ayu­dar a su cre­ci­mien­to y de­sa­rro­llo, pe­ro tam­bién pa­ra el res­to de la po­bla­ción in­de­pen­dien­te­men­te de su edad. En el ca­so de los ado­les­cen­tes, és­tos re­du­cen el ries­go de os­teo­po­ro­sis en su eta­pa adul­ta; en los adul­tos ayu­dan a re­gu­lar el pe­so cor­po­ral, el ni­vel de co­les­te­rol y la ten­sión; y en las per­so­nas ma­yo­res, los pro­duc­tos lác­teos apor­tan cal­cio pa­ra com­ba­tir la dis­mi­nu­ción de la ma­sa ósea. Tam­bién po­de­mos des­ta­car sus pro­pie­da­des pa­ra las em­ba­ra­za­das y los de­por­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.