EL AS­MA IN­DU­CI­DO EN EL MUN­DO LA­BO­RAL

La OMS es­ti­ma que al­re­de­dor de 300 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do pa­de­cen as­ma y un re­cien­te es­tu­dio afir­ma que el as­ma ocu­pa­cio­nal no siem­pre tie­ne re­la­ción es­tric­ta y di­rec­ta con la ac­ti­vi­dad la­bo­ral desem­pe­ña­da

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid) des­cri­ben 161 bio­mar­ca­do­res ge­no­tí­pi­ca­men­te di­fe­ren­tes re­la­cio­na­dos con el ries­go de su­frir as­ma alér­gi­co. La in­ves­ti­ga­ción es ac­ti­va e in­ce­san­te. En Es­pa­ña ca­be des­ta­car la ac­ti­vi­dad del gru­po de Neu­mo­lo­gía del Hos­pi­tal Vall d’He­bron. Una de sus prin­ci­pa­les lí­neas de in­ves­ti­ga­ción se cen­tra en el es­tu­dio de la pa­to­lo­gía res­pi­ra­to­ria de ori­gen ocu­pa­cio­nal y am­bien­tal. Un es­tu­dio rea­li­za­do por es­te pres­ti­gio­so gru­po, en colaboraci­ón con otros cen­tros hos­pi­ta­la­rios na­cio­na­les co­mo el Hos­pi­tal La Paz, ob­je­ti­va que el as­ma ocu­pa­cio­nal no siem­pre tie­ne re­la­ción es­tric­ta y di­rec­ta con la ac­ti­vi­dad la­bo­ral desem­pe­ña­da. En al­gu­nos ca­sos, el cua­dro as­má­ti­co se ori­gi­na por la ex­po­si­ción a un agen­te irri­tan­te pe­ro en otros, su­po­ne un agra­va­mien­to de una pa­to­lo­gía pre­via, co­no­ci­da o no. La OMS es­ti­ma en al­re­de­dor de 300 mi­llo­nes el nú­me­ro de per­so­nas en el mun­do que pa­de­cen as­ma. La pre­va­len­cia en Es­pa­ña lle­ga al 14 por cien­to de la po­bla­ción de la que el por­cen­ta­je co­rres­pon­dien­te al as­ma ocu­pa­cio­nal se si­tua­ría en­tre el 2 y el 10 por cien­to. Ya en los años 80 se co­no­cían más de 200 agen­tes ca­pa­ces de pro­vo­car as­ma en el me­dio la­bo­ral. Los sec­to­res la­bo­ra­les en­glo­ban la in­dus­tria ali­men­ta­ria, de fer­ti­li­zan­tes, tex­til, con­ser­ve­ra, in­dus­tria cos­mé­ti­ca, ve­te­ri­na­rios, per­so­nal de la­bo­ra­to­rio, ma­nu­fac­tu­ras o electrónic­a en­tre otros mu­chos más. Las sus­tan­cias irri­tan­tes se cla­si­fi­can en fun­ción de su pe­so mo­le­cu­lar. En­tre las de ele­va­do pe­so mo­le­cu­lar se en­cuen­tran las sus­tan­cias de ori­gen ve­ge­tal, pol­vo y ha­ri­nas. Las de ba­jo pe­so mo­le­cu­lar en­glo­ban me­di­ca­men­tos, re­si­nas, plás­ti­cos, ma­de­ras y me­ta­les.

CORBIS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.