Nue­vas op­cio­nes pa­ra com­ba­tir la obe­si­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

La epi­de­mia de la obe­si­dad si­gue cre­cien­do año tras año. En las tres úl­ti­mas dé­ca­das la pre­va­len­cia de la obe­si­dad se ha du­pli­ca­do en el mun­do y ac­tual­men­te cer­ca de 2 de ca­da 10 per­so­nas pa­de­ce obe­si­dad. Los por­cen­ta­jes de po­bla­ción con obe­si­dad mór­bi­da o su­per­obe­si­dad -IMC por en­ci­ma de 35tam­bién han se­gui­do la mis­ma ten­den­cia de cre­ci­mien­to.Afor­tu­na­da­men­te, en pa­ra­le­lo a es­te in­cre­men­to ca­da vez son más los avan­ces des­ti­na­dos a com­ba­tir la epi­de­mia de la obe­si­dad. La ma­yo­ría su­ce­den en el cam­po de la en­dos­co­pia ba­riá­tri­ca -tra­ta­mien­to de la obe­si­dad me­dian­te en­dos­co­pia evi­tan­do así el pa­so por qui­ró­fano del pa­cien­te-. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­tas téc­ni­cas es bus­car una ma­yor co­mo­di­dad y re­cu­pe­ra­ción pa­ra el pa­cien­te y mi­ni­mi­zar los ries­gos.

En al­gu­nos ca­sos, es­tas téc­ni­cas se con­vier­ten en la úni­ca op­ción pa­ra un de­ter­mi­na­do nú­me­ro de per­so­nas que pa­de­cen obe­si­dad mór­bi­da y su­per­obe­si­dad. Tal es el ca­so del Mé­to­do As­pi­re un nue­vo pro­ce­di­mien­to mé­di­co des­ti­na­do a pa­cien­tes con un IMC por en­ci­ma de 40 y úni­ca op­ción vá­li­da pa­ra pa­cien­tes con obe­si­dad gra­ve, mór­bi­da y su­per­obe­si­dad que ni tan si­quie­ra son can­di­da­tos a ci­ru­gía de la obe­si­dad da­das las co­mor­bi­li­da­des que pre­sen­tan y los ries­gos aso­cia­dos que su­pon­dría una in­ter­ven­ción de es­te ti­po. Es­te no­ve­do­so tra­ta­mien­to que vie­ne de EEUU, se ba­sa en que el pa­cien­te pue­da eli­mi­nar cer­ca del 30 por cien­to de los ali­men­tos que ha in­ge­ri­do an­tes de que las ca­lo­rías sean ab­sor­bi­das por el cuer­po. Es­to se con­si­gue me­dian­te la co­lo­ca­ción por en­dos­co­pia de un tu­bo de si­li­co­na en el es­tó­ma­go. Es­te tu­bo se co­nec­ta con el ex­te­rior a tra­vés de un puer­to de ac­ce­so si­tua­do en el ab­do­men. Des­de el puer­to de ac­ce­so se con­tro­la el con­te­ni­do del es­tó­ma­go de mo­do que el pa­cien­te pue­de va­ciar una par­te de es­te con­te­ni­do -al­re­de­dor del 30 por cien­to de los ali­men­tos- an­tes de que las ca­lo­rías sean ab­sor­bi­das por el cuer­po, lo que fa­ci­li­ta la pér­di­da de pe­so.

Con­cep­tual­men­te el ob­je­ti­vo es el mis­mo que el de un by­pass gás­tri­co, es de­cir, que un por­cen­ta­je de la in­ges­ta no sea ab­sor­bi­da por el or­ga­nis­mo. Lo que cam­bia es la for­ma de evi­tar esa “ab­sor­ción”. En lu­gar de mo­di­fi­car la ana­to­mía del pa­cien­te esa “no ab­sor­ción” se ha­ce me­dian­te el va­cia­do de par­te del con­te­ni­do del es­tó­ma­go con la ven­ta­ja de que es­to se lo­gra de una for­ma me­nos agre­si­va con me­nos mor­bi­li­dad y sin mor­ta­li­dad en com­pa­ra­ción con la ci­ru­gía. Qué du­da ca­be que es­te nue­vo tra­ta­mien­to re­sul­ta al­go im­pac­tan­te pe­ro su fun­cio­na­mien­to y con­cep­ción es si­mi­lar al de una son­da de gas­tro­es­to­mía en­dos­có­pi­ca, una téc­ni­ca que ya rea­li­za­mos des­de ha­ce 20 años sin nin­gu­na in­ci­den­cia y que con­sis­te en la co­lo­ca­ción de una son­da que co­mu­ni­ca el es­tó­ma­go con la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.