Día mun­dial de la le­pra: una en­fer­me­dad aún no con­tro­la­da

La en­fer­me­dad es­tá pre­sen­te en más de cien paí­ses y mu­chos otros se nie­gan a co­la­bo­rar con las es­ta­dís­ti­cas por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y pa­ra que no se les re­la­cio­ne con es­ta en­fer­me­dad, con lo que mu­chos más ca­sos aún per­ma­ne­cen ocul­tos

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Director mé­di­co de le­pra y miem­bro del equi­po de coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal de Fon­ti­lles Dr. José Ramón Gó­mez

La le­pra aún no es­tá con­tro­la­da. In­clu­so la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) lo re­co­no­ce. La en­fer­me­dad es­tá pre­sen­te en más de cien paí­ses y las ci­fras son alar­man­tes: ca­da año apa­re­cen más de 200 mil nue­vos ca­sos de le­pra. Pe­se a lo abul­ta­do de los nú­me­ros, no son da­tos cier­tos. La reali­dad es aún peor, por­que los afec­ta­dos son mu­chos más. Pe­ro mu­chos paí­ses se nie­gan a co­la­bo­rar con las es­ta­dís­ti­cas por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas y pa­ra que no se les re­la­cio­ne con es­ta en­fer­me­dad, con lo que mu­chos más ca­sos aún per­ma­ne­cen ocul­tos.

Los re­gis­tros de la OMS apor­tan otro da­to to­da­vía más preo­cu­pan­te: el 8,8 por cien­to de esos nue­vos ca­sos se de­tec­tan en ni­ños y ni­ñas me­no­res de 14 años. Per­so­nas que que­da­rán es­tig­ma­ti­za­das de por vi­da y su­fri­rán dis­ca­pa­ci­da­des que mar­ca­rán su exis­ten­cia. Por eso, el ob­je­ti­vo que que­re­mos al­can­zar en 2020 es: ce­ro ni­ños con dis­ca­pa­ci­da­des a cau­sa de la le­pra. Y pa­ra ello tra­ba­ja­mos en Fon­ti­lles, don­de lu­cha­mos con­tra la le­pra des­de ha­ce más de un si­glo. Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del Día Mun­dial con­tra la Le­pra el pa­sa­do 31 de enero, lan­za­mos una vez más nues­tra cam­pa­ña de sen­si­bi­li­za­ción. Es­te año, ba­jo el le­ma “Tu ayu­da es su fu­tu­ro: pa­ra que la le­pra no mar­que sus vi­das”, nues­tros es­fuer­zos es­ta­rán es­pe­cial­men­te en­fo­ca­dos ha­cia los más pe­que­ños.

Ca­da dos mi­nu­tos se diag­nos­ti­ca un nue­vo ca­so de le­pra en el mun­do y de ellos, nue­ve de ca­da cien, son ni­ños. La de­tec­ción tem­pra­na es fun­da­men­tal pa­ra pre­ve­nir dis­ca­pa­ci­da­des que pue­dan las­trar sus vi­das.

Por­que tras la frial­dad de los nú­me­ros, hay se­res hu­ma­nos. Per­so­nas que su­fren una en­fer­me­dad pa­ra la que exis­te tra­ta­mien­to y cu­ra des­de ha­ce más de tres dé­ca­das. Una do­len­cia que se pue­de eli­mi­nar si los go­bier­nos e ins­ti­tu­cio­nes, a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se fi­jan ese com­pro­mi­so. Es ne­ce­sa­ria la im­pli­ca­ción gu­ber­na­men­tal y la co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra pro­por­cio­nar los re­cur­sos eco­nó­mi­cos y una in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria pa­ra con­tro­lar la do­len­cia. Por­que si ese com­pro­mi­so ya fue­ra una reali­dad, no se­ría ne­ce­sa­rio ce­le­brar el Día Mun­dial con­tra la Le­pra.

Eso es jus­to lo que que­re­mos y de­be­mos con­me­mo­rar en un fu­tu­ro pró­xi­mo: el Día Mun­dial Sin Le­pra. Mien­tras tan­to, y has­ta que al­can­ce­mos es­te ob­je­ti­vo, nues­tra obli­ga­ción es aten­der y mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias so­cia­les de la en­fer­me­dad. Un mun­do sin le­pra es po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.