Pla­ta­for­ma de for­ma­ción pa­ra clínicas pri­va­das de psi­quia­tría

Los sis­te­mas pri­va­dos en psi­quia­tría com­ple­men­tan, al mis­mo tiem­po que des­car­gan, al sec­tor pú­bli­co, pues­to que ofre­cen ser­vi­cios que aquél no pue­de pro­veer o le re­sul­ta muy cos­to­so, y ase­gu­ra una ma­yor pri­va­ci­dad

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Dr. Sal­va­dor Ros Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Psi­quia­tría Pri­va­da

Sin du­da, exis­te una in­sos­te­ni­bi­li­dad pro­gre­si­va de los sis­te­mas pú­bli­cos de sa­lud, es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va en psi­quia­tría. Si bus­ca­mos la me­jor asis­ten­cia sa­ni­ta­ria po­si­ble, de­be­rían sur­gir lu­ga­res co­mu­nes y de com­pro­mi­so mu­tuo en­tre los sis­te­mas pú­bli­co y pri­va­do. Es de­cir, es­tra­te­gias equi­li­bra­das a la ho­ra de com­par­tir ries­gos y res­pon­sa­bi­li­da­des que re­quie­ran cons­truir in­fra­es­truc­tu­ras, com­par­tir pla­ta­for­mas de in­for­ma­ción y ofre­cer be­ne­fi­cios de sa­lud en el con­tex­to que la sociedad nos de­man­da.

La sa­ni­dad pri­va­da re­pre­sen­ta al me­nos el trein­ta por cien­to del mer­ca­do sa­ni­ta­rio to­tal en Es­pa­ña. Ade­más, des­de ha­ce años se ob­ser­va un no­ta­ble cre­ci­mien­to de la de­man­da de sa­lud pri­va­da, con una am­plia par­ti­ci­pa­ción de com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras, que atien­den a más de un do­ce por cien­to de la po­bla­ción. Así, se con­vier­ten en el prin­ci­pal ca­nal de dis­tri­bu­ción de la me­di­ci­na pri­va­da.

Las en­ti­da­des de se­gu­ro li­bre re­pre­sen­tan la ven­ta­ja pa­ra el pro­fe­sio­nal de ac­ce­der a un vo­lu­men im­por­tan­te de pa­cien­tes y la des­ven­ta­ja de unos ni­ve­les de pa­gos de ho­no­ra­rios fre­cuen­te­men­te in­com­pa­ti­bles con la via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de una con­sul­ta. To­do ello vie­ne da­do por una pre­sión ele­va­da de com­pe­ten­cia en­tre com­pa­ñías y una po­lí­ti­ca agre­si­va de cap­ta­ción de clien­tes.

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do por Ex­pan­sión en 2003, re­ve­la da­tos de ICEA (In­ves­ti­ga­ción Coope­ra­ti­va en­tre En­ti­da­des Ase­gu­ra­do­ras y Fon­dos de Pen­sio­nes) en el que los ser­vi­cios de sa­lud al­can­za­ron en ese año un vo­lu­men de pri­mas de 3.624 mi­llo­nes de eu­ros y un cre­ci­mien­to anual de un diez por cien­to. Co­mo da­tos re­le­van­tes, in­di­ca que hay más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas con co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria pri­va­da y que la si­tua­ción no es ho­mo­gé­nea en el país, pues­to que en Ca­ta­lu­ña se con­cen­tra el 23 por cien­to de las 467 clínicas pri­va­das de Es­pa­ña. Ade­más, mues­tra que el 70 por cien­to de los compradore­s de pó­li­zas de asis­ten­cia sa­ni­ta­ria lo ha­cen co­mo com­ple­men­to del sistema de sa­lud pú­bli­co y que el pa­cien­te bus­ca en la sa­ni­dad pri­va­da una for­ma de evi­tar lis­tas de es­pe­ra y re­ci­bir un tra­to per­so­na­li­za­do. Los sis­te­mas pri­va­dos en psi­quia­tría com­ple­men­tan, al mis­mo tiem­po que des­car­gan, al sec­tor pú­bli­co, pues­to que ofre­cen ser­vi­cios que aquél no pue­de pro­veer o le re­sul­ta muy cos­to­so, que ase­gu­ra una ma­yor pri­va­ci­dad y con­fi­den­cia­li­dad.

La ges­tión de una con­sul­ta o clí­ni­ca pri­va­da no guar­da una re­la­ción di­rec­ta con una bue­na prác­ti­ca asis­ten­cial. Sin em­bar­go, una ges­tión ex­ce­len­te es una con­di­ción, no só­lo su­fi­cien­te, sino ne­ce­sa­ria pa­ra una prác­ti­ca asis­ten­cial ideal. Am­bos cam­pos son igual­men­te im­por­tan­tes, pe­ro, por mo­ti­vos de for­ma­ción pro­fe­sio­nal y de tra­di­ción, siem­pre se ha pres­ta­do ma­yor aten­ción a los as­pec­tos asis­ten­cia­les que a los em­pre­sa­ria­les.

To­da ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal, de­be ser lle­va­da a ca­bo se­gún las nor­mas bá­si­cas de ges­tión em­pre­sa­rial. Es­to im­pli­ca tam­bién a la con­sul­ta pri­va­da de psi­quia­tría, que ne­ce­si­ta plan­tear una ges­tión pro­fe­sio­nal de su ac­ti­vi­dad. La ba­se de par­ti­da es la sal­va­guar­da de los in­tere­ses del pa­cien­te. Cuan­do me­jor se le co­noz­ca y se le com­pren­da, más ade­cua­das se­rán nues­tras res­pues­tas y ma­yor se­rá su sa­tis­fac­ción.

Una con­sul­ta mé­di­ca es una em­pre­sa de ser­vi­cios y, por ex­ten­sión, su ti­tu­lar un em­pre­sa­rio -ade­más de mé­di­co-. Di­fe­ren­te en cuan­to al res­to de ti­pos, pue­de ser ca­ta­lo­ga­da co­mo una em­pre­sa de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les, que pa­ra su fun­cio­na­mien­to ne­ce­si­ta una in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras y una do­ta­ción de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do. To­do ello re­quie­re que, pa­ra­le­la­men­te al man­te­ni­mien­to de un al­to gra­do de pro­fe­sio­na­li­dad mé­di­ca, se es­ta­blez­ca un pro­ce­so de ges­tión ba­sa­do en cri­te­rios em­pre­sa­ria­les.

La co­rrec­ta ges­tión em­pre­sa­rial comienza con una bue­na ad­mi­nis­tra­ción y con­si­gue que los re­cur­sos em­plea­dos sean los jus­tos y ade­cua­dos pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad del mo­men­to -vo­lu­men de pa­cien­tes, ti­po de ac­tos mé­di­cos-. Ac­tual­men­te, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos ofre­cen al res­pon­sa­ble de una con­sul­ta he­rra­mien­tas efi­cien­tes pa­ra ello. Aun­que es in­ne­ga­ble que de­be­rán lle­var­se a ca­bo ac­cio­nes que in­cre­men­ten del nú­me­ro de pa­cien­tes o que fi­de­li­cen a los ac­tua­les. Así se per­mi­ti­rá que el de­sa­rro­llo exi­to­so del ejer­ci­cio de la pro­fe­sión sea com­pa­ti­ble con un ade­cua­do de­sa­rro­llo de la via­bi­li­dad de la em­pre­sa. As­pec­tos co­mo la cul­tu­ra em­pre­sa­rial, la ima­gen pro­fe­sio­nal, la repu­tación y la bús­que­da de la ca­li­dad ad­quie­ren gran im­por­tan­cia. Es por ello que se de­ben con­tra­tar co­no­ci­mien­tos pro­ce­den­tes del mar­ke­ting.

Sin du­da, se pro­du­ce un cam­bio de pa­ra­dig­ma. Sur­ge de for­ma in­elu­di­ble con­si­de­rar un nú­me­ro im­por­tan­te de va­ria­bles, que has­ta aho­ra fue­ron mi­ni­mi­za­das: las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción e ima­gen, la aten­ción a la co­mu­ni­ca­ción per­so­nal del pa­cien­te con el mé­di­co, la co­mu­ni­ca­ción no ver­bal, el per­fec­cio­na­mien­to del men­sa­je de los tra­ta­mien­tos y pres­crip­cio­nes, la cons­truc­ción del pres­ti­gio y repu­tación, el cui­da­do de la ima­gen cor­po­ra­ti­va de la con­sul­ta, la uti­li­za­ción de ele­men­tos grá­fi­cos co­mo el lo­go­ti­po y la mar­ca, los fo­lle­tos pro­mo­cio­na­les, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas, la per­te­nen­cia a so­cie­da­des cien­tí­fi­cas y, co­mo no, la aten­ción a la apor­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías. Por to­do ello, se pre­sen­ta an­te el pro­fe­sio­nal-em­pre­sa­rio una ar­dua ta­rea.

Las con­sul­tas o clínicas pri­va­das de­ben cum­plir es­tán­da­res de ca­li­dad ho­mo­lo­ga­bles a aque­llos exis­ten­tes en los cen­tros pú­bli­cos. La acre­di­ta­ción de las con­se­je­rías de nues­tras 17 co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas así lo exi­ge y pro­por­cio­nan mo­de­los apli­ca­bles a cen­tros de me­nor ta­ma­ño. Pa­ra su in­cor­po­ra­ción en los pro­ce­sos de tra­ba­jo, se­rá pre­ci­sa la exis­ten­cia de protocolos asis­ten­cia­les y no asis­ten­cia­les, re­gis­tros de la ac­ti­vi­dad y de los in­di­ca­do­res de ca­li­dad.

Se pre­sen­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de una em­pre­sa de ser­vi­cios y se ex­pli­ca cuá­les son los as­pec­tos más va­lo­ra­dos por los pa­cien­tes. Se ex­po­ne qué es un pro­duc­to en sa­ni­dad y su va­lor, los ám­bi­tos co­mu­ni­ca­ti­vos de la ac­ti­vi­dad, así co­mo la im­por­tan­cia del equi­po de tra­ba­jo. Se po­ne un én­fa­sis es­pe­cial en los as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la fi­de­li­dad de los pa­cien­tes y en có­mo hay que ges­tio­nar di­cha fi­de­li­dad. Se pro­po­ne una re­fle­xión so­bre cuá­les son las ba­ses pa­ra pro­du­cir una pres­ta­ción de ca­li­dad. De­seo que el con­te­ni­do sea de su in­te­rés y le ayu­de en el ini­cio o en el per­fec­cio­na­mien­to de su ejer­ci­cio li­bre de la pro­fe­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.