DA­TOS ES­TA­DÍS­TI­COS EN SA­LUD

El úl­ti­mo in­for­me de Eu­ros­tat so­bre ac­cio­nes en pre­ven­ción sa­ni­ta­ria lle­va­das a ca­bo en ca­da país de la UE re­ve­la, en­tre otros da­tos fa­vo­ra­bles, que Es­pa­ña con­ti­núa sien­do lí­der mun­dial en tras­plan­te de ór­ga­nos

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Madrid)

Es­te año 2016 se ce­le­bra el 40 aniver­sa­rio de la edi­ción es­pa­ño­la de Scien­ti­fic Ame­ri­can que cons­ti­tu­ye la pu­bli­ca­ción de di­vul­ga­ción científica más lon­ge­va de los Es­ta­dos Uni­dos. Es buen mo­men­to, pues, pa­ra re­cor­dar al­guno de sus ar­tícu­los más re­le­van­tes. Vie­ne a mi me­mo­ria un ar­tícu­lo que Gerd Gi­ge­ren­zer, neu­ro­cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Max Planck de De­sa­rro­llo Hu­mano en Ber­lín, pu­bli­có en el año 2011: El

sig­ni­fi­ca­do de las es­ta­dís­ti­cas. Aler­ta­ba so­bre la in­cul­tu­ra es­ta­dís­ti­ca y epi­de­mio­ló­gi­ca en el con­tex­to de las Cien­cias de la Sa­lud. El ejer­ci­cio de la me­di­ci­na se acom­pa­ña de in­cer­ti­dum­bres y li­mi­ta­cio­nes. El ade­cua­do co­no­ci­mien­to es­ta­dís­ti­co nos ayu­da a la to­ma de de­ci­sio­nes e in­clu­so a for­mu­lar pre­dic­cio­nes. La ex­pe­rien­cia clí­ni­ca in­di­vi­dual de­be au­nar­se a los me­jo­res da­tos ob­je­ti­vos. Es lo que des­de los años 90 ha ve­ni­do de­no­mi­nán­do­se, Me­di­ci­na Ba­sa­da en la Evi­den­cia, MBE. El mé­to­do se ba­sa en la bús­que­da y ha­llaz­go de la li­te­ra­tu­ra bio­mé­di­ca más ori­gi­nal y re­le­van­te, se­gui­da de una lec­tu­ra crí­ti­ca y es­ta­ble­ci­mien­to de su ni­vel de evi­den­cia pa­ra in­ter­pre­tar­la co­rrec­ta­men­te. Los da­tos cien­tí­fi­cos más uti­li­za­dos de­ri­van de en­sa­yos clí­ni­cos con­tro­la­dos, me­taa­ná­li­sis y re­vi­sio­nes sis­te­má­ti­cas, en­tre otros. Sin un buen co­no­ci­mien­to bio­es­ta­dís­ti­co, una ri­gu­ro­sa in­ter­pre­ta­ción no es po­si­ble. La epi­de­mio­lo­gía clí­ni­ca nos en­se­ña a ca­na­li­zar ade­cua­da­men­te la in­ves­ti­ga­ción científica y en­glo­ba el es­tu­dio de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de cual­quier en­fer­me­dad: su evo­lu­ción en el tiem­po, re­le­van­cia del en­torno en el que se pro­du­ce y fac­to­res per­so­na­les. Con to­do ello, se lo­gra in­ves­ti­gar en pre­ven­ción con la bús­que­da de fac­to­res de ries­go, en diag­nós­ti­co em­plean­do las ob­ser­va­cio­nes clínicas y en tra­ta­mien­to, lo­gran­do el equi­li­brio en­tre diag­nós­ti­co y pro­nós­ti­co. Así, la for­ma­ción en am­bas ma­te­rias in­trín­se­ca­men­te re­la­cio­na­das es fun­da­men­tal pa­ra el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio ac­tual.

En Es­pa­ña con­ta­mos con uni­da­des es­pe­cia­li­za­das. En­tre ellas ca­be des­ta­car la Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción del Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre de Madrid y en ella, al doc­tor Agus­tín Gó­mez de la Cá­ma­ra pio­ne­ro en ma­te­ria for­ma­ti­va. De he­cho, des­de el 19 de enero al 24 de fe­bre­ro de 2016 se im­par­te la 25 edi­ción del cur­so Ba­ses Me­to­do­ló­gi­cas

de la In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca. El ob­je­ti­vo ge­ne­ral es do­tar de pro­ce­di­mien­tos ade­cua­dos que per­mi­tan rea­li­zar in­ves­ti­ga­ción

clí­ni­ca pro­pia de ca­li­dad y com­pren­der los con­cep­tos ma­te­má­ti­cos y es­ta­dís­ti­cos en los que se ba­sa. Gra­cias a es­tos co­no­ci­mien­tos mu­chos pro­fe­sio­na­les han po­di­do desa­rro­llar pro­yec­tos de In­ves­ti­ga­ción La­bo­ral. Hay no­ve­do­sas apues­tas en pa­cien­tes con da­ño ce­re­bral y me­du­lar, en pre­ven­ción fí­si­ca, sa­lud men­tal, va­lo­ra­ción del da­ño cor­po­ral, o con­trol del do­lor post­ope­ra­to­rio. Van abrién­do­se ca­mino los es­tu­dios so­bre fac­to­res pro­nós­ti­co en re­la­ción a po­si­bles pre­dis­po­si­cio­nes ge­né­ti­cas. Ge­nes y en­fer­me­dad que­dan re­la­cio­na­dos con pre­ci­sión. Es mo­men­to de des­cu­brir de qué ma­ne­ra.

En el ám­bi­to la­bo­ral son ha­bi­tua­les los ín­di­ces de in­ci­den­cia de ac­ci­den­tes de tra­ba­jo, cla­si­fi­ca­dos por sec­to­res, división de ac­ti­vi­dad, con o sin ba­ja. La in­ci­den­cia es un va­lor di­ná­mi­co que re­fle­ja el nú­me­ro de nue­vos “ca­sos” en un pe­río­do de tiem­po. En cam­bio, la pre­va­len­cia es un va­lor de ca­rac­te­rís­ti­cas es­tá­ti­cas que re­pre­sen­ta la pro­por­ción de una po­bla­ción que pa­de­ce un even­to con­cre­to en un mo­men­to es­pe­cí­fi­co. Son mu­chos los con­cep­tos me­re­ce­do­res de aten­ción, pe­ro pon­ga­mos én­fa­sis en aque­llos que se ma­ni­fies­tan en la re­la­ción en­tre mé­di­co y pa­cien­te. En ge­ne­ral, ha­bla­mos de ries­go ab­so­lu­to co­mo la pro­ba­bi­li­dad de su­frir una pa­to­lo­gía en­tre la po­bla­ción to­tal y de ries­go re­la­ti­vo co­mo la fre­cuen­cia de pa­de­cer­la en­tre aque­llas per­so­nas que es­tán ex­pues­tas a un fac­tor de ries­go con­cre­to, en com­pa­ra­ción con las que no lo es­tán. Al­gu­nas em­pre­sas del mun­do an­glo­sa­jón han op­ta­do por ela­bo­rar Ma­nua­les de Uso e In­ter­pre­ta­ción de las Es­ta­dís­ti­cas La­bo­ra­les. Las es­ta­dís­ti­cas de tra­ba­jo se ver­te­bran en las opor­tu­ni­da­des de em­pleo, in­gre­sos ade­cua­dos y tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, así co­mo con­ci­lia­ción de tra­ba­jo, vi­da fa­mi­liar y vi­da per­so­nal. Se ha­ce hin­ca­pié en un en­torno de tra­ba­jo se­gu­ro. En po­lí­ti­ca de sa­lud se da di­fu­sión e in­for­ma­ción so­bre en­fer­me­da­des pro­fe­sio­na­les, ac­ci­den­tes de tra­ba­jo y co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria.

Son mu­chos los da­tos en ma­te­ria es­ta­dís­ti­ca que a diario co­pan ti­tu­la­res en me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Véan­se, a mo­do de ejem­plo, las ta­sas de em­pleo, en­cues­tas de po­bla­ción ac­ti­va o cálcu­los arit­mé­ti­cos en ma­te­ria de go­ber­na­bi­li­dad. Si nos de­di­ca­mos a la Me­di­ci­na La­bo­ral po­de­mos op­tar por acer­car­nos a las pu­bli­ca­cio­nes que re­gu­lar­men­te emi­te la Agen­cia Eu­ro­pea de Es­ta­dís­ti­ca, Eu­ros­tat. Es­te mis­mo mes de Enero se ha emi­ti­do un in­for­me so­bre las ac­cio­nes en pre­ven­ción sa­ni­ta­ria lle­va­das a ca­bo en ca­da país de la Unión. Es­pa­ña aprue­ba con so­bre­sa­lien­te en cam­pa­ñas de pre­ven­ción en en­fer­me­da­des car­dio y ce­re­bro­vas­cu­la­res y en de­tec­ción pre­coz de cán­cer con cam­pa­ñas de cri­ba­do en cán­cer de co­lon, ma­ma y prós­ta­ta. Y un da­to del que po­de­mos sen­tir­nos muy or­gu­llo­sos: se­gui­mos sien­do lí­der mun­dial en tras­plan­tes de ór­ga­nos. En 2015 se han lle­va­do a ca­bo 13 tras­plan­tes dia­rios. Es­pa­ña ya su­pera en más de 20 pun­tos a la me­dia de la Unión Eu­ro­pea y en más de 13 a Es­ta­dos Uni­dos. Nú­me­ros cla­ros y ri­gu­ro­sos. Aquí es di­fí­cil es­ti­mar la pro­ba­bi­li­dad de que el azar jus­ti­fi­que los da­tos clí­ni­cos. La ge­ne­ro­si­dad hu­ma­na no se pue­de cuan­ti­fi­car ni pre­de­cir. La cer­ti­dum­bre en el tiem­po, fi­ni­to o no, pa­sa por es­pe­rar y con­fiar. No hay fór­mu­la me­jor.

MADRID.ORG

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.