LOS HOS­PI­TA­LES PRI­VA­DOS SE AFE­RRAN AL TU­RIS­MO MÉ­DI­CO

La ines­ta­bi­li­dad en Orien­te Me­dio y Tur­quía pro­vo­ca­rá que es­te ne­go­cio fac­tu­re 1.000 mi­llo­nes en Es­pa­ña

El Economista - Sanidad - - FRONT PAGE - JUAN MAR­QUÉS

Las em­pre­sas es­pa­ño­las ten­drán oca­sión de mo­ver fi­cha en el ta­ble­ro mun­dial del tu­ris­mo mé­di­co con la ce­le­bra­ción de la Cum­bre Mun­dial del Tu­ris­mo de Sa­lud (IMTJ, en sus si­glas en in­glés) en Madrid. Se­rá a fi­na­les de ma­yo y re­uni­rá a más de 200 ex­po­si­to­res, la mi­tad in­ter­na­cio­na­les, se­gún las pre­vi­sio­nes de Spain­ca­res, el clús­ter em­pre­sa­rial for­ma­do por cer­ca de 100 com­pa­ñías que aglu­ti­na los es­fuer­zos del sec­tor pa­ra lan­zar la mar­ca Es­pa­ña en uno de los seg­men­tos emer­gen­tes den­tro del mer­ca­do de tu­ris­mo.

Los in­gre­sos que ge­ne­ra el pa­cien­te in­ter­na­cio­nal son tes­ti­mo­nia­les pa­ra la ma­yo­ría de cen­tros y clínicas es­pa­ño­las. Só­lo el 10 por cien­to de los ge­ren­tes de los hos­pi­ta­les pri­va­dos afir­ma que el ne­go­cio del tu­ris­mo mé­di­co es­tá por en­ci­ma del 8 por cien­to de su fac­tu­ra­ción, mien­tras que pa­ra el 78 por cien­to de los cen­tros res­tan­tes re­pre­sen­ta me­nos del 2 por cien­to de sus

in­gre­sos, se­gún una en­cues­ta ela­bo­ra­da por la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Clínicas Pri­va­das.

El ob­je­ti­vo de Spain­ca­res es du­pli­car los cer­ca de 500 mi­llo­nes de eu­ros que el sec­tor es­pa­ñol fac­tu­ra en la ac­tua­li­dad en 2020, gra­cias al fuerte rit­mo de cre­ci­mien­to del 20 por cien­to anual que re­gis­tra el tu­ris­mo mé­di­co, tan­to en in­gre­sos, co­mo vo­lu­men de pa­cien­tes. La OCDE cal­cu­la que es­te seg­men­to eco­nó­mi­co ge­ne­ra en el mun­do más de 75.000 mi­llo­nes de eu­ros al año.

Pe­ro pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo hay que cam­biar mu­chas di­ná­mi­cas y ha­cer fren­te a la com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia o Fran­cia, ade­más de los emer­gen­tes, ca­so de Tur­quía o Ta­li­lan­dia. Por aho­ra, cer­ca de 100.000 pa­cien­tes ex­tran­je­ros se des­pla­za­ron el año pa­sa­do a Es­pa­ña pa­ra re­ci­bir un tra­ta­mien­to de sa­lud en un hos­pi­tal, bal­nea­rio o cen­tro re­si­den­cial, se­gún la es­ti­ma­ción que ma­ne­ja Spain­ca­res. Ci­fras que to­da­vía es­tán muy por de­trás de otros des­ti­nos co­mo el tur­co, ca­paz de cap­tar a más de 300.000 pa­cien­tes al año, y que tam­bién hay que ma­ne­jar con pre­cau­ción, se­gún re­co­no­cen des­de Spain­ca­res de­bi­do a la au­sen­cia de es­ta­dís­ti­cas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les fia­bles so­bre es­te fe­nó­meno. Las en­cues­tas que ela­bo­ra Tu­res­pa­ña re­du­cen así la en­tra­da a Es­pa­ña de tu­ris­tas no re­si­den­tes con mo­ti­vo de “tra­ta­mien­tos de sa­lud vo­lun­ta­rio” a 25.000 en 2014, fren­te a un má­xi­mo de 46.000 en 2009.

Lo cier­to es que el seg­men­to del tu­ris­mo de sa­lud su­po­ne una gran opor­tu­ni­dad pa­ra si­tuar la sa­ni­dad es­pa­ño­la a la ca­be­za de los des­ti­nos mun­dia­les en sa­lud, co­mo co­rres­pon­de al se­gun­do país del mun­do que más tu­ris­tas re­ci­be y que cuen­ta con uno de los me­jo­res sis­te­mas sa­ni­ta­rios. El ca­mino que el sec­tor de­be re­co­rrer es lar­go por­que “no nos co­no­cen”, se­gún ad­mi­te Al­ber­to Gi­mé­nez, pre­si­den­te de Me­di­te­rra­nean Health­ca­re, y por­que Es­pa­ña ha co­men­za­do “tar­de, pe­ro no de­ma­sia­do tar­de”, co­mo re­co­no­ció An­to­ni Arias, res­pon­sa­ble del Bar­ce­lo­na Me­di­cal Agency, du­ran­te la re­cien­te fe­ria de Fitur Sa­lud.

Los es­fuer­zos se es­tán cen­tran­do, so­bre to­do, en ofre­cer vi­si­bi­li­dad a la ofer­ta es­pa­ño­la en los mer­ca­dos que más se es­pe­ra van a cre­cer, ca­so de Orien­te Me­dio, Ru­sia o los paí­ses del Ma­greb por su pro­xi­mi­dad, sin ol­vi­dar la de­man­da eu­ro­pea. Los tu­ris­tas de sa­lud que acu­den a los hos­pi­ta­les españoles sue­len pro­ve­nir bien de Ru­sia o de paí­ses ára­bes, es un tu­ris­ta de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo que de­man­da tra­ta­mien­tos com­ple­jos, ex­pli­ca Íñi­go

Val­ca­ne­ras, pre­si­den­te de Spain­ca­res. De otros paí­ses, co­mo Ale­ma­nia u Ho­lan­da, bus­can tra­ta­mien­tos de ca­rác­ter pre­ven­ti­vo o es­té­ti­co, den­ta­les o de fer­ti­li­dad por la ven­ta­ja que la le­gis­la­ción es­pa­ño­la ofre­ce. Y los cen­tros de de­pen­den­cia tie­nen una gran opor­tu­ni­dad en los paí­ses nór­di­cos, que sue­len acu­dir en bús­que­da de climas más cá­li­dos, “co­mo si fué­se­mos la Flo­ri­da eu­ro­pea”, ase­gu­ra Val­ca­ne­ras.

Coope­ra­ción in­ter­sec­to­rial

La lla­ve pa­ra abrir es­te mer­ca­do es la coope­ra­ción en­tre em­pre­sas com­pe­ti­do­res, pla­ta­for­mas re­gio­na­les y tam­bién en­tre sec­to­res, por­que no só­lo la sa­lud es­tá im­pli­ca­da. Las agen­cias de via­je, los ho­te­les, el trans­por­te o las re­si­den­cias y cen­tros es­pe­cia­li­za­dos en pre­ven­ción co­mien­zan tam­bién a im­pli­car­se. Ese es el re­to que se pu­so en­ci­ma de la me­sa en la re­cien­te fe­ria de Fitur Sa­lud, don­de par­ti­ci­pa­ron 25 ex­po­si­to­res del sec­tor.

Pa­ra An­to­nio Her­nán­dez Gar­cía, so­cio res­pon­sa­ble de In­ter­na­cio­na­li­za­ción de KPMG Es­pa­ña, “aún hay si­ner­gias que no se apro­ve­chan de una for­ma efi­cien­te, por lo que con­ven­dría que las em­pre­sas del sec­tor aú­nen es­fuer­zos, po­ten­cian­do alian­zas es­tra­té­gi­cas con los prin­ci­pa­les sta­kehol­ders -ase­gu­ra­do­ras, tour ope­ra­do­res, com­pa­ñías aé­reas, alo­ja­mien­tos, pres­crip­to­res, et­cé­te­ra- y apro­ve­cha­sen las opor­tu­ni­da­des que en es­te sen­ti­do les brin­da la in­ter­na­cio­na­li­za­ción”. Una de­man­da adi­cio­nal de tra­ta­mien­tos de al­ta ca­li­dad per­mi­ti­ría, a jui­cio de es­te ex­per­to, “me­jo­rar las in­fra­es­truc­tu­ras de al­ta tec­no­lo­gía del sec­tor sa­ni­ta­rio pri­va­do, pro­mo­vien­do a su vez una aten­ción de me­jor ca­li­dad, tan­to a los ciu­da­da­nos españoles, co­mo a los que pro­vie­nen de otros paí­ses”.

La in­no­va­ción en pro­duc­tos y ser­vi­cios es tam­bién cla­ve pa­ra se­du­cir a los pa­cien­tes, co­mo se­ña­la el In­for­me Tendencias 2016, pre­sen­ta­do en Fitur Sa­lud. Una de las ini­cia­ti­vas des­ta­ca­das es la crea­ción de la app chi­na Ci­ti­zen Health Plat­form, ges­tio­na­da por el Go­bierno de Shenz­hen y aso­cia­da a cua­tro cen­tros mé­di­cos es­ta­dou­ni­den­ses, que per­mi­te a los pa­cien­tes chi­nos con­sul­tar una se­gun­da opi­nión con ex­per­tos de es­tos cen­tros y ob­te­ner un diag­nós­ti­co y tra­duc­ción en dos se­ma­nas.

Otro ca­so in­tere­san­te es el de Tur­quía, país en el que los in­cen­ti­vos pa­ra re­ci­bir más tu­ris­tas de sa­lud se han en­fo­ca­do en con­se­guir ofer­tas es­pe­cia­les en bi­lle­tes de avión pa­ra es­tos vi­si­tan­tes. Tur­kish Air­li­nes, por ejem­plo, ofre­ce un 50 por cien­to de des­cuen­to en los bi­lle­tes pa­ra tu­ris­tas de sa­lud, una ini­cia­ti­va que ya se es­tá re­pli­can­do en otros mer­ca­dos.

El tu­ris­mo en sa­lud es, en de­fi­ni­ti­va, un pro­duc­to al al­za, con un gran po­ten­cial pa­ra el sec­tor pri­va­do, ya que el mer­ca­do na­cio­nal es “un mer­ca­do ma­du­ro, con­so­li­da­do, don­de no de­be­mos es­pe­rar un cre­ci­mien­to del pa­cien­te pri­va­do, por­que nos en­con­tra­mos con un mer­ca­do muy efi­cien­te, don­de los cre­ci­mien­tos van a ser muy mo­de­ra­dos y la ren­ta­bi­li­dad del pa­cien­te es ca­da vez más com­ple­ja”, sos­tie­ne Íñi­go Val­ca­ne­ras.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.