Ju­lio Sán­chez Fie­rro, vi­ce­pre­si­den­te de la AEDS

JU­LIO SÁN­CHEZ FIE­RRO Vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de De­re­cho Sa­ni­ta­rio y ex­sub­se­cre­ta­rio del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - AL­BER­TO VIGARIO

“La elec­ción del tra­ta­mien­to a un pa­cien­te la es­tá to­man­do un ges­tor y no un mé­di­co; es­to es una abe­rra­ción”

El abo­ga­do Ju­lio Sán­chez Fie­rro ha li­de­ra­do el gru­po de ex­per­tos que ha ela­bo­ra­do un in­for­me -coor­di­na­do por el Ins­ti­tu­to Ro­che- en el que ad­vier­ten, en­tre otras co­sas, de las di­fi­cul­ta­des que tie­nen mu­chos pa­cien­tes pa­ra ac­ce­der a las te­ra­pias in­no­va­do­ras en nues­tro país. En el es­tu­dio, ti­tu­la­do “Prio­ri­za­ción de re­cur­sos en el Sistema Na­cio­nal de Sa­lud: el ca­so de la in­ver­sión en On­co-He­ma­to­lo­gía”, han in­ter­ve­ni­do des­de eco­no­mis­tas, has­ta ge­ren­tes hos­pi­ta­la­rios y por­ta­vo­ces de aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes.

¿Cuál ha si­do la prin­ci­pal con­clu­sión que re­co­gen en el in­for­me?

So­bre to­do se han plas­ma­do las di­fi­cul­ta­des que tie­nen mu­chos pa­cien­tes pa­ra ac­ce­der a las te­ra­pias in­no­va­do­ras. Los com­po­nen­tes de es­te gru­po coin­ci­den en de­fen­der que el bi­no­mio in­no­va­ción y sa­lud de­be ser in­di­so­cia­ble y que re­sul­ta cru­cial pa­ra los sis­te­mas sa­ni­ta­rios, ya que los me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res con­tri­bu­yen a in­cre­men­tar la es­pe­ran­za de vi­da así co­mo a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da.

¿Qué me­di­da in­me­dia­ta re­co­mien­dan?

Des­de es­te gru­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de ex­per­tos se re­cla­ma que el cri­te­rio de elec­ción de los tra­ta­mien­tos es­té li­de­ra­do por el pro­fe­sio­nal mé­di­co y no por

el ges­tor sa­ni­ta­rio, y en sin­to­nía con el pa­cien­te. Y es que el de­sa­rro­llo de me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res ha abier­to en los úl­ti­mos años unas ex­pec­ta­ti­vas pa­ra los mé­di­cos, pe­ro tam­bién esa in­no­va­ción lo que ha abier­to ha si­do una ex­pec­ta­ti­va en los pa­cien­tes que en mu­chos ca­sos no se es­tá vien­do sa­tis­fe­cha por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas. El ar­gu­men­to que se da es que son muy cos­to­sos, pe­ro to­da­vía no se dis­tin­gue en­tre el cos­te di­rec­to y el cos­te real. Es­te cos­te real vie­ne de­ter­mi­na­do so­bre el cos­te de la en­fer­me­dad, pa­ra te­ner en cuen­ta mu­chos más fac­to­res. Es de­cir, no se tie­ne en cuen­ta los re­sul­ta­dos en sa­lud.

¿Las au­to­no­mías no es­tán mi­dien­do es­tos re­sul­ta­dos?

Pa­ra co­no­cer es­tos re­sul­ta­dos es im­por­tan­te te­ner he­rra­mien­tas, pe­ro el pro­ble­ma es que aho­ra con 17 sis­te­mas de sa­lud dis­tin­tos, ca­da uno lo mi­de de una for­ma. An­tes de 2001, cuan­do se cul­mi­nan las trans­fe­ren­cias en Sa­ni­dad, las es­ta­dís­ti­cas eran ho­mo­gé­neas. El li­de­raz­go del In­sa­lud en es­te cam­po era bas­tan­te con­sis­ten­te, fia­ble y com­pa­ra­ble. Aho­ra es muy di­fí­cil de agre­gar los da­tos. El pro­ble­ma es que las au­to­no­mías es­tán con­di­cio­nan­do el uso y la financiaci­ón de los nue­vos me­di­ca­men­tos a es­tos re­sul­ta­dos y ca­da una lo mi­de co­mo quie­re. Y eso no pue­de ser en es­ta épo­ca que vi­vi­mos, don­de los ciu­da­da­nos se mue­ven de un hos­pi­tal a otro. Es fun­da­men­tal te­ner los mis­mos pa­rá­me­tros pa­ra me­dir los re­sul­ta­dos.

¿Qué ha ge­ne­ra­do es­ta dis­pa­ri­dad de cri­te­rios en épo­ca de cri­sis?

En los úl­ti­mos años se ha re­cor­ta­do en lo más sen­ci­llo y lo más rá­pi­do, que han si­do las re­tri­bu­cio­nes del per­so­nal y los me­di­ca­men­tos. Y en los me­di­ca­men­tos, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en lu­gar de ha­cer­lo de ma­ne­ra con­sen­sua­da, ca­da una ha he­cho lo su­yo, lo que ha ge­ne­ra­do si­tua­cio­nes no desea­bles, que en al­gu­nos ca­sos ha aca­ba­do en los tri­bu­na­les de jus­ti­cia por fal­ta de equi­dad. Siem­pre ha si­do por el mis­mo mo­ti­vo: la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de­ci­día re­eva­luar la efi­ca­cia de un me­di­ca­men­to aun­que es­tu­vie­ra apro­ba­do por la Agen­cia Es­pa­ño­la del Me­di­ca­men­to. Es­to es una cla­ra in­va­sión de com­pe­ten­cias.

¿Y los tri­bu­na­les que han sen­ten­cia­do?

Ya ha ha­bi­do sen­ten­cias tan­to en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ga­li­cia y de Cas­ti­lla y León co­mo del Tri­bu­nas Su­pre­mo que han con­de­na­do la ac­ti­tud de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. El Su­pre­mo ha re­co­no­ci­do la au­to­no­mía de las re­gio­na­les ges­tio­nar su sa­ni­dad, pe­ro en una sen­ten­cia de mar­zo de 2015 di­ce que esa ca­pa­ci­dad en nin­gún ca­so au­to­ri­za a re­cor­tar de­re­chos bá­si­cos en la aten­ción, co­mo es el de­re­cho a la aten­ción far­ma­céu­ti­ca. Se di­ce que las de­ci­sio­nes de las co­mi­sio­nes de Far­ma­cia au­to­nó­mi­cas no pue­den re­cor­tar los de­re­chos re­co­no­ci­dos a los pa­cien­tes.

¿Y qué pa­sa cuan­do no hay di­ne­ro su­fi­cien­te pa­ra fi­nan­ciar nue­vas te­ra­pias?

An­tes, du­ran­te y des­pués de la cri­sis, la efi­cien­cia en el gas­to sa­ni­ta­rio es fun­da­men­tal, pe­ro en el al­tar de la efi­cien­cia no se pue­den sa­cri­fi­car va­lo­res co­mo la igual­dad en el ac­ce­so a tra­ta­mien­tos. Y si la in­no­va­ción es po­si­ti­va, no se pue­de con­ver­tir en una en­te­le­quia, co­mo a ve­ces pa­sa aho­ra. Es pre­fe­ri­ble de­cir que los re­cur­sos no nos dan pa­ra de­ter­mi­na­dos fár­ma­cos, asu­mir­lo y re­co­no­cer que ha­brá que ne­go­ciar, pe­ro no po­ner en cues­tión la efi­ca­cia de un me­di­ca­men­to que ya ha si­do eva­lua­do por la Agen­cia del Me­di­ca­men­to. Pa­ra es­to, por ejem­plo, de­be­rían co­no­cer­se las ac­tas de las co­mi­sio­nes de Far­ma­cia re­gio­na­les.

¿Cree que los mé­di­cos han pe­di­do po­der de de­ci­sión en es­tos años?

Pa­re­ce que sí, que han per­di­do la ca­pa­ci­dad de op­tar so­bre va­rias al­ter­na­ti­vas te­ra­péu­ti­cas. In­clu­so han apa­re­ci­do in­cen­ti­vos ne­ga­ti­vos a la pres­crip­ción o sis­te­mas informátic­os que no de­jan ele­gir. Den­tro de la pro­fe­sión es­to es­tá dan­do lu­gar a una re­fle­xión pro­fun­da. Y creo sin­ce­ra­men­te que con­ver­tir al mé­di­co en so­lo un pres­crip­tor es res­trin­gir su pro­fe­sión. No quie­ro de­cir que pa­se siem­pre, pe­ro sí pa­sa pa­ra de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos y pa­to­lo­gías. Hay que reivin­di­car el va­lor de las guías de pres­crip­ción y el pa­pel de las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas en esas guías. En de­fi­ni­ti­va, el mé­di­co de­be te­ner ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te de de­ci­sión y el pa­cien­te po­der ac­ce­der a los mis­mos me­di­ca­men­tos que en la Co­mu­ni­dad de al la­do.

¿Re­co­mien­da acu­dir a la Jus­ti­cia pa­ra re­cla­mar es­ta equi­dad?

Es me­jor una bue­na so­lu­ción que un buen plei­to. So­bre to­do por­que ha­bla­mos mu­chas ve­ces de pa­to­lo­gías gra­ves y a ve­ces la so­lu­ción lle­ga de­ma­sia­do tar­de. Pe­ro la al­ter­na­ti­va ju­di­cial es­tá ahí.

¿Qué pa­pel pue­den ju­gar las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes?

De­ben te­ner un pa­pel muy re­le­van­te pa­ra po­ner de re­lie­ve es­tas ac­tua­cio­nes in­de­sea­bles, con in­de­pen­den­cia de la Co­mu­ni­dad o el par­ti­do que go­bier­ne. La ley de au­to­no­mía del pa­cien­te de­be ser re­for­za­da pa­ra es­te ob­je­ti­vo.

“Ca­da vez hay más res­tric­cio­nes pa­ra ac­ce­der a los me­jo­res fár­ma­cos” “Los tri­bu­na­les es­tán dan­do la ra­zón a los pa­cien­tes en es­tos ca­sos” “Los mé­di­cos de­ben re­to­mar el po­der de de­ci­sión que te­nían an­tes”

LUIS DO­MIN­GO

LUIS DO­MIN­GO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.