Ca­ta­lu­ña se lan­za a por la sa­ni­dad pri­va­da por mo­ti­vos ideo­ló­gi­cos

La Ge­ne­ra­li­tat se arries­ga a per­der fu­tu­ras in­ver­sio­nes tam­bién des­de la sa­ni­dad pri­va­da, un cam­po don­de has­ta aho­ra Ca­ta­lu­ña ha­bía si­do un mo­de­lo por su in­te­gra­ción en­tre am­bos sis­te­mas

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Ca­ta­lu­ña ha si­do has­ta aho­ra la re­gión que más ha­bía apos­ta­do por la co­la­bo­ra­ción con la sa­ni­dad pri­va­da pa­ra aten­der a su po­bla­ción. El 25 por cien­to de su gas­to en sa­lud, uno 2.500 mi­llo­nes de eu­ros, de­di­ca­ba ca­da año la Ge­ne­ra­li­tat a con­cier­tos con com­pa­ñías sa­ni­ta­rias, un di­ne­ro que se de­di­ca­ba fun­da­men­tal­men­te a des­car­gar las ele­va­das lis­tas de es­pe­ra qui­rúr­gi­cas de la sa­ni­dad pú­bli­ca. Sin em­bar­go, la lle­ga­da al po­der de Junts pel Sí (ERC y CDC), con las im­po­si­cio­nes de la CUP, ha lle­va­do a con­ver­tir al sec­tor pri­va­do en el nue­vo chi­vo ex­pia­to­rio de los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros que arras­tra la sa­ni­dad ca­ta­la­na. El pro­ce­so pa­ra re­ver­tir pri­va­ti­za­cio­nes y re­du­cir al mí­ni­mo la co­la­bo­ra­ción con el sec­tor pri­va­do en la co­mu­ni­dad don­de más pe­so tie­ne ya ha co­men­za­do y es una de las prio­ri­da­des que se ha mar­ca­do el con­se­je­ro To­ni Co­mín, ex­mi­li­tan­te del PSC y en­ro­la­do aho­ra en las fi­las de ERC.

El pri­mer pa­so ha si­do ex­pul­sar a la Clí­ni­ca del Va­llés y al Hospital Uni­ver­si­ta­rio Ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña del Sis­te­ma Sa­ni­ta­rio In­te­gral de Uti­li­za­ción Pú­bli­ca de Ca­ta­lu­ña (Sis­cat), que in­clu­ye cen­tros pú­bli­cos y con­cer­ta­dos den­tro de la red de uso pú­bli­co y fi­nan­cia­do con di­ne­ro pú­bli­co, pa­ra “re­for­zar el ca­rác­ter pú­bli­co del sis­te­ma sa­ni­ta­rio”, se­gún anun­ció el con­se­je­ro, que aprovecha así el ven­ci­mien­to de los con­tra­tos con es­tos cen­tros que ges­tio­na el gru­po Qui­rón­sa­lud. En el pun­to de mi­ra del con­se­je­ro es­tá aho­ra el Hospital Sa­gra­do Co­ra­zón, tam­bién de la com­pa­ñía que di­ri­ge Víc­tor Ma­de­ra que ges­tio­na en Bar­ce­lo­na ocho cen­tros sa­ni­ta­rios, cu­yo con­ve­nio fi­na­li­za en 2022. Has­ta la Jun­ta Facultativ­a del Hospital de Ca­ta­lu­ña, for­ma­da por los mé­di­cos del pro­pio hospital, ha sa­li­do pú­bli­ca­men­te re­cha­zan­do la me­di­da y aler­tan­do que la de­ci­sión pon­dría en pe­li­gro al me­nos 230 pues­tos de tra­ba­jo.

No es una bue­na no­ti­cia pa­ra los más de 160.000 pa­cien­tes ca­ta­la­nes que es­tán a día de hoy en lis­tas de es­pe­ra qui­rúr­gi­ca o diag­nós­ti­ca. Y no es bueno, so­bre to­do, pa­ra el fu­tu­ro de las in­ver­sio­nes en Ca­ta­lu­ña. Bien ha­ría el con­se­je­ro Co­mín en co­no­cer la his­to­ria de la en­tra­da del gru­po IDC (hoy Qui­ron­sa­lud) en el Hospital Sa­gra­do Co­ra­zón. Una ins­ta­la­ción al bor­de de la des­apa­ri­ción, que la pro­pia Ge­ne­ra­li­tat sal­vó acu­dien­do a la ini­cia­ti­va pri­va­da, hoy tan de­nos­ta­da. No sa­be­mos dón­de acu­di­rá hoy Co­mín pa­ra su res­ca­te. Po­cas em­pre­sas que­rrán se­guir in­vir­tien­do en Ca­ta­lu­ña con es­tos pre­ce­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.