Ban­da gás­tri­ca, ¿por qué se uti­li­za me­nos en Es­pa­ña?

La ban­da gás­tri­ca es un tra­ta­mien­to pa­ra la obe­si­dad po­pu­lar y am­plia­men­te uti­li­za­do y re­co­no­ci­do en paí­ses como EEUU, Aus­tra­lia, Fran­cia... con ci­fras de pa­cien­tes tra­ta­dos de obe­si­dad muy su­pe­rio­res a las que se dan en Es­pa­ña

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Doc­tor en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía y ex­per­to en Ci­ru­gía de la Obe­si­dad Dr. Je­sús La­go

La ban­da gás­tri­ca es un tra­ta­mien­to pa­ra la obe­si­dad po­pu­lar y am­plia­men­te uti­li­za­do y re­co­no­ci­do en paí­ses como EEUU, Aus­tra­lia, Fran­cia... con ci­fras de pa­cien­tes tra­ta­dos de obe­si­dad muy su­pe­rio­res a las que se dan en Es­pa­ña dón­de, a pe­sar de ser una téc­ni­ca con años de tra­yec­to­ria, no ha al­can­za­do los ni­ve­les de re­co­no­ci­mien­to que sí tie­ne en otros paí­ses. La ban­da gás­tri­ca es uno de los mé­to­dos me­nos in­va­si­vos que exis­ten pa­ra tra­tar la obe­si­dad y ha de­mos­tra­do ser una téc­ni­ca efec­ti­va en la con­se­cu­ción de la pér­di­da de pe­so con re­sul­ta­dos si­mi­la­res a los de otras téc­ni­cas como el by­pass gás­tri­co. Al ser una téc­ni­ca me­nos agre­si­va tie­ne me­nor ín­di­ce de com­pli­ca­cio­nes y mo­les­tias aso­cia­das que otro ti­po de in­ter­ven­cio­nes.

Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to re­ver­si­ble que a di­fe­ren­cia de otras ci­ru­gías de la obe­si­dad, no mo­di­fi­ca la anato­mía del pa­cien­te, que no su­po­ne cam­bios per­ma­nen­tes en el es­tó­ma­go y los in­tes­ti­nos y que, en ca­so ne­ce­sa­rio, pue­de re­ti­rar­se. Ade­más, la ban­da gás­tri­ca per­mi­te la ab­sor­ción nor­mal de los nu­trien­tes, el ries­go de hi­poab­sor­ción es in­fe­rior al de los pro­ce­di­mien­tos hi­poab­sor­ti­vos o com­bi­na­dos como el by­pass gás­tri­co. Con la ban­da gás­tri­ca el adel­ga­za­mien­to es gra­dual y nor­mal­men­te los pa­cien­tes pier­den una me­dia de en­tre 0,5 y 1 kg por semana du­ran­te el pri­mer año.

Por otro la­do, des­de el pun­to de vis­ta cos­te-efec­ti­vi­dad, mu­chos paí­ses la in­clu­yen como tra­ta­mien­to en sus sis­te­mas de sa­lud pú­bli­cos. Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la OMS, un 30 por cien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la pa­de­ce obe­si­dad -hom­bres, 36 por cien­to; mu­je­res, 21 por cien­to- y un 70 por cien­to de so­bre­pe­so -hom­bres, 80 por cien­to; mu­je­res, 58 por cien­to). To­do apun­ta a que el cre­ci­mien­to de las úl­ti­mas dé­ca­das con­ti­nua­rá au­men­tan­do en los pró­xi­mos años. De he­cho, el in­for­me si­túa a Es­pa­ña en­tre los paí­ses don­de se es­pe­ra un in­cre­men­to im­por­tan­te de es­tos pro­ble­mas. La obe­si­dad, es un problema gra­ve de sa­lud y quie­nes la pa­de­cen pre­sen­tan a me­nu­do di­fe­ren­tes co­mor­bi­li­da­des y en­fer­me­da­des aso­cia­das como la dia­be­tes ti­po 2, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, hi­per­ten­sión ar­te­rial, ap­nea del sue­ño, pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios, etc.

Es­to su­po­ne un ma­yor con­su­mo de re­cur­sos sa­ni­ta­rios por par­te del co­lec­ti­vo de per­so­nas que pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad. La ma­yo­ría de paí­ses europeos es­tán po­nien­do me­di­das pa­ra fre­nar unos cos­tes que, si si­gue au­men­tan­do la po­bla­ción con obe­si­dad, son ca­da vez más in­sos­te­ni­bles. Exis­ten nu­me­ro­sos es­tu­dios que de­mues­tran la re­la­ción cos­te-efec­ti­vi­dad que su­po­ne la ci­ru­gía de la obe­si­dad -en ge­ne­ral- con res­pec­to al aho­rro en me­di­ca­men­tos pa­ra el tra­ta­mien­to de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.