Cua­tro re­gio­nes re­du­cen am­plia­men­te sus con­tra­tos con la sa­ni­dad pri­va­da

El gas­to pú­bli­co en ser­vi­cios con­cer­ta­dos se man­tie­ne pe­ro re­gis­tra una fuer­te caí­da en cua­tro re­gio­nes con­for­me sube de in­ten­si­dad la bron­ca po­lí­ti­ca con­tra el mo­de­lo pú­bli­co-pri­va­do

El Economista - Sanidad - - SANIDAD - JUAN MAR­QUÉS

La sa­ni­dad es­pa­ño­la si­gue en­vuel­ta “en una eter­na cam­pa­ña elec­to­ral”. Es la im­pre­sión que tie­ne Ma­nuel Vil­ches, di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (IDIS), a la vis­ta de las gran­des do­sis de de­ma­go­gia que los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tán uti­li­zan­do so­bre el pa­pel que las em­pre­sas pri­va­das tie­nen o de­be­rían te­ner en el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud. Una si­tua­ción que ya es­tá pa­san­do fac­tu­ra al sec­tor.

Una de las par­ti­das de gas­to que co­mien­zan a ver­se afec­ta­das son los con­cier­tos con cen­tros pri­va­dos en dis­tin­tas áreas de ac­ti­vi­dad, co­mo hos­pi­ta­les, cen­tros mé­di­cos, diag­nós­ti­co por la ima­gen o he­mo­diá­li­sis, en­tre una lar­ga lista de ser­vi­cios con­tra­ta­dos por el sec­tor pú­bli­co pa­ra me­jo­rar sus ra­tios de ac­ce­si­bi­li­dad o re­du­cir las lis­tas de es­pe­ra.

El des­em­bol­so en con­cier­tos en 2013 -úl­ti­mo año dis­po­ni­ble- ca­yó así en Ara­gón un 35 por cien­to en el úl­ti­mo año, en As­tu­rias lo hi­zo en un 20 por

cien­to, mien­tras que Cas­ti­lla-La Man­cha lo re­du­jo el 20 por cien­to y An­da­lu­cía, un 16 por cien­to, se­gún da­tos re­co­gi­dos en el úl­ti­mo aná­li­sis sec­to­rial del Idis. Otras co­mu­ni­da­des, en cam­bio, in­cre­men­ta­ron la con­cer­ta­ción de ser­vi­cios, ca­so de La Rio­ja, con una subida del 8 por cien­to, Ca­na­rias (7 por cien­to) o Is­las Ba­lea­res (6 por cien­to).

Lo que más preo­cu­pa al sec­tor pri­va­do son las in­ten­cio­nes avan­za­das por dis­tin­tas for­ma­cio­nes de re­du­cir la co­la­bo­ra­ción con la pri­va­da, co­men­zan­do por el gas­to pú­bli­co en con­cier­tos, a pe­sar de que se tra­ta de un ins­tru­men­to con lar­ga tra­di­ción en la sa­ni­dad es­pa­ño­la. El 11,6 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio pú­bli­co se des­ti­na a es­ta fi­na­li­dad. Ma­las no­ti­cias pa­ra un sec­tor pri­va­do no be­né­fi­co que fac­tu­ró 1.480 mi­llo­nes de eu­ros en con­cier­tos en 2014, el 23 por cien­to de su fac­tu­ra­ción. La evo­lu­ción es po­si­ti­va fren­te al año an­te­rior (50 mi­llo­nes más), pe­ro es­tá le­jos de los 1.590 mi­llo­nes in­gre­sa­dos en 2013 por es­te con­cep­to, se­gún da­tos de la con­sul­to­ra DBK.

El pre­si­den­te y di­rec­tor ge­ne­ral de Hos­pi­ta­les Madrid, Juan Abar­ca Ci­dón, ya se­ña­ló du­ran­te un re­cien­te fo­ro que “de­pen­den­cia con el sec­tor pú­bli­co, la mí­ni­ma po­si­ble”. Y es que Abar­ca re­cuer­da que el pac­to al­can­za­do en­tre PSOE y Ciu­da­da­nos apun­ta a con­cer­tar “lo me­nos po­si­ble” con la sa­ni­dad pri­va­da, tal y co­mo es­tá im­po­nien­do la for­ma­ción na­ran­ja en Madrid, y cuan­do no exis­te otra al­ter­na­ti­va con­cer­tar con en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro. Y en el ca­so de Po­de­mos, la op­ción es peor, ya que es­te par­ti­do apues­ta por un sis­te­ma ex­clu­si­va­men­te pú­bli­co, sin es­pa­cio ni pa­ra el mo­de­lo Muface.

Es­te es el dis­cur­so po­lí­ti­co que se ha abier­to pa­so tras las pro­tes­tas de las lla­ma­das ma­reas blan­cas con­tra el mo­de­lo de ges­tión que pro­mo­vió sin éxi­to el Go­bierno de la Co­mu­ni­dad de Madrid y an­te los pro­ble­mas de financiaci­ón que arras­tra la sa­ni­dad es­pa­ño­la. Ra­zón por la que el pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Sa­ni­dad de la CEOE, Carlos Gon­zá­lez Bosch, con­si­de­ra que “la ges­tión ideo­ló­gi­ca de la sa­ni­dad es inad­mi­si­ble, por­que los re­sul­ta­dos son desas­tro­sos ge­ne­ral­men­te”. El pre­si­den­te del Gru­po Co­fa­res tam­bién ha lle­ga­do a re­cla­mar re­cien­te­men­te la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar en pri­mer lu­gar “un dis­cur­so más pa­cí­fi­co”, con el fin de re­vi­sar los tér­mi­nos de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en el SNS, ya que “di­fí­cil­men­te es sos­te­ni­ble la sa­ni­dad sin el con­cur­so del sec­tor pri­va­do”, ase­gu­ra. Di­cha con­cer­ta­ción tie­ne que es­tar li­ga­da a unos ob­je­ti­vos con­cre­tos, en su opi­nión, “por­que no va­le to­do, só­lo lo que me­jo­ra la efi­cien­cia y la ges­tión” del sis­te­ma de sa­lud. Son al­gu­nas de las re­fle­xio­nes que lan­zó en la úl­ti­ma edi­ción de In­far­ma don­de tam­bién sub­ra­yó que esa bús­que­da de la efi­cien­cia “no pue­de cho­car con fac­to­res po­lí­ti­cos, por­que no es una cues­tión ideo­ló­gi­ca”.

Pa­ra com­ba­tir las pro­pues­tas po­lí­ti­cas avan­za­das en re­gio­nes co­mo la Co­mu­ni­dad Valenciana o Ca­ta­lu­ña, que si­gue sien­do la re­gión que des­ti­na más di­ne­ro a la par­ti­da de con­cier­tos, con un im­por­te cer­cano a los 2.400 mi­llo­nes de eu­ros -el 25,6 por cien­to de su gas­to en sa­lud-, na­da me­jor que ana­li­zar el al­can­ce de la apor­ta­ción del sec­tor pri­va­do al des­car­gar de pre­sión fi­nan­cie­ra y asis­ten­cial al Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud.

Es lo que lle­va ha­cien­do el lobby del sec­tor pri­va­do des­de su crea­ción con la pu­bli­ca­ción de in­for­mes. Su úl­ti­mo aná­li­sis de si­tua­ción 2016 ac­tua­li­za el im­pac­to eco­nó­mi­co de un sec­tor que re­pre­sen­ta ya el 2,5 por cien­to del PIB, el 28,5 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio del país y que es un mo­tor de em­pleo al ge­ne­rar 244.335 pues­tos de tra­ba­jo di­rec­tos. Co­mo se­ña­la el Idis, la su­pre­sión de los con­cier­tos con el sec­tor sa­ni­ta­rio pri­va­do pue­de su­po­ner un hán­di­cap pa­ra la aten­ción ade­cua­da y a tiem­po de los pa­cien­tes.

Y pa­ra pres­cin­dir de es­ta apor­ta­ción, hay que te­ner una bue­na ra­zón o dis­po­ner de una al­ter­na­ti­va me­jor, al­go que nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción ha po­di­do acre­di­tar has­ta la fe­cha.

T. BE­RRUE­ZO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.