Có­mo tra­tar a pa­cien­tes men­ta­les con agi­ta­ción

Un gru­po de 24 psi­quia­tras in­ter­na­cio­na­les rea­li­zan por pri­me­ra vez en la his­to­ria con­jun­ta­men­te un do­cu­men­to de con­sen­so de ex­per­tos, ‘Eva­lua­ción y ma­ne­jo de la agi­ta­ción en psi­quia­tría’

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Dr. Eduard Vie­ta Je­fe de Ser­vi­cio de Psi­quia­tría y Psi­co­lo­gía del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na y sub­di­rec­tor cien­tí­fi­co del Cen­tro de Investigac­ión Bio­mé­di­ca en Red de Sa­lud Men­tal (CIBERSAM)

La co­mu­ni­dad mé­di­ca in­ter­na­cio­nal ya ha­ce tiem­po que ha pues­to el fo­co en las en­fer­me­da­des men­ta­les, con­cre­ta­men­te, des­de su cum­bre en Gi­ne­bra en el año 2001, du­ran­te la LIV Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). El re­to que es­ta­ble­cie­ron en­ton­ces y que si­gue vi­gen­te hoy en día es el de con­cien­ciar, deses­tig­ma­ti­zar y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes con tras­tor­nos men­ta­les. Ac­tual­men­te las en­fer­me­da­des men­ta­les con­ti­núan sien­do gran­des des­co­no­ci­das y, aun­que se ha avan­za­do mu­cho den­tro de es­ta área, to­da­vía que­da un lar­go ca­mino por re­co­rrer.

Se­gún da­tos de la OMS, en Eu­ro­pa, una de ca­da 15 per­so­nas pa­de­cen de­pre­sión gra­ve y es­tos tras­tor­nos son la ter­ce­ra cau­sa de in­ca­pa­ci­dad la­bo­ral. En­tre las en­fer­me­da­des men­ta­les más co­mu­nes se en­cuen­tran el tras­torno bi­po­lar y la es­qui­zo­fre­nia que su­fren apro­xi­ma­da­men­te 21 y 60 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, res­pec­ti­va­men­te. Uno de los epi­so­dios más co­mu­nes en­tre es­tos pa­cien­tes son los epi­so­dios de agi­ta­ción que ex­pe­ri­men­tan 9 de ca­da 10 de es­tos pa­cien­tes. A pe­sar de su in­ci­den­cia, la agi­ta­ción en psi­quia­tría si­gue sien­do una de las gran­des des­co­no­ci­das pa­ra la co­mu­ni­dad sa­ni­ta­ria e in­clu­so pa­ra los en­fer­mos que la pa­de­cen y sus cui­da­do­res.

La agi­ta­ción es un es­ta­do de ten­sión ele­va­da en el cual la an­sie­dad se ma­ni­fies­ta en el área psi­co­mo­to­ra con gran hiperactiv­idad y per­tur­ba­ción ge­ne­ral. Es­tos cua­dros pa­to­ló­gi­cos de ac­ti­vi­dad in­ten­sa, an­sie­dad e irri­ta­bi­li­dad se sue­len aso­ciar a la fa­se ma­nía­ca de los pa­cien­tes con tras­torno bi­po­lar o a des­com­pen­sa­cio­nes de la es­qui­zo­fre­nia, pe­ro tam­bién se pue­den pre­sen­tar en pa­cien­tes con Alz­hei­mer, con se­nec­tud o por el con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes.

Es­tos epi­so­dios ge­ne­ran re­cha­zo e in­com­pren­sión por par­te de la fa­mi­lia y de la co­mu­ni­dad mé­di­ca y aís­lan al pa­cien­te de su en­torno. En mu­chos ca­sos, ha­cen que el pa­cien­te sea vis­to co­mo una per­so­na vio­len­ta; sin em­bar­go, es­tos com­por­ta­mien­tos ex­tre­mos se dan de ma­ne­ra muy sin­gu­lar y sue­len ir di­ri­gi­dos ha­cia el mis­mo pa­cien­te en for­ma de au­to­le­sio­nes o in­ten­tos de sui­ci­dio. Es­tas si­tua­cio­nes vio­len­tas pue­den apa­re­cer cuan­do el pa­cien­te ha vi­vi­do ma­las ex­pe­rien­cias y se sien­te ata­ca­do ver­bal o fí­si­ca­men­te, te­nien­do en cuen­ta que al­gu­nos pa­cien­tes son mu­cho más sen­si­bles a cual­quier es­tí­mu­lo ex­te­rior o in­clu­so in­te­rior.

A raíz de es­ta si­tua­ción, 24 psi­quia­tras in­ter­na­cio­na­les rea­li­zan por pri­me­ra vez en la his­to­ria con­jun­ta­men­te un

do­cu­men­to de con­sen­so de ex­per­tos, Eva­lua­ción y ma­ne­jo de

la agi­ta­ción en psi­quia­tría, que abo­ga por un cam­bio de pa­ra­dig­ma en el tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes con agi­ta­ción psi­co­mo­triz con el fin de hu­ma­ni­zar el tra­ta­mien­to y ha­cer par­tí­ci­pe a los pa­cien­tes y sus cui­da­do­res.

El en­fer­mo, cons­cien­te de su en­fer­me­dad, y su en­torno son los pri­me­ros ca­pa­ces de per­ci­bir los sín­to­mas de un nue­vo epi­so­dio de agi­ta­ción: cam­bios en el len­gua­je no ver­bal, pos­tu­ra cor­po­ral, in­quie­tud, an­sie­dad, ele­va­ción del tono de voz, po­co con­tac­to ocu­lar, suspiros, de­sa­zón, des­con­fian­za, etc. Por es­te mo­ti­vo, la prin­ci­pal ar­ma que tie­ne el pa­cien­te, su en­torno y el per­so­nal mé­di­co pa­ra evi­tar la escalada de la agi­ta­ción es la de­tec­ción pre­coz. Has­ta el mo­men­to no se con­tem­pla­ba un diag­nós­ti­co pre­coz que par­tie­ra des­de el cui­da­dor o des­de el mis­mo pa­cien­te, evi­tan­do que la agi­ta­ción se tra­te ex­clu­si­va­men­te en es­ta­dos ele­va­dos de la mis­ma co­mo emer­gen­cia psi­quiá­tri­ca.

Los ci­clos de agi­ta­ción y su escalada avan­zan co­mo en una cur­va con for­ma de s. Se tra­ta de una pro­gre­sión con­ti­nua que co­mien­za con ner­vio­sis­mo y an­sie­dad y que va en au­men­to has­ta lle­gar a los es­ta­dios más avan­za­dos del epi­so­dio. Una vez de­tec­ta­da es­ta pro­gre­sión, el pa­cien­te dis­po­ne de he­rra­mien­tas pa­ra au­to­con­tro­lar­se, re­co­no­cer los sín­to­mas y po­ner­le re­me­dio.

An­te la inexis­ten­cia de un pro­to­co­lo uni­fi­ca­do de eva­lua­ción, tra­ta­mien­to y se­gui­mien­to pa­ra es­tos epi­so­dios clí­ni­cos, el do­cu­men­to de con­sen­so no só­lo abo­ga por un diag­nós­ti­co pre­coz sino tam­bién por unas pau­tas de tra­ta­mien­to de­fi­ni­das que fa­vo­rez­can la uti­li­za­ción de te­ra­pias no in­va­si­vas.

En el su­pues­to de que el pa­cien­te no sea ca­paz de con­tro­lar­se, el do­cu­men­to de con­sen­so de­fien­de la uti­li­za­ción de las téc­ni­cas no in­va­si­vas, no me­cá­ni­cas y no se­dan­tes, evi­tan­do des­hu­ma­ni­zar al pa­cien­te, pri­var­le de su vo­lun­tad y de su dig­ni­dad. En­tre es­tas téc­ni­cas des­ta­ca la deses­ca­la­da ver­bal, que res­pe­ta el es­pa­cio vi­tal del pa­cien­te, y bus­ca su coope­ra­ción en el ma­ne­jo de la agi­ta­ción. Ade­más, en la ac­tua­li­dad exis­ten tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos de fá­cil apli­ca­ción que per­mi­ten, a tra­vés de una sen­ci­lla ins­pi­ra­ción pul­mo­nar, con­tro­lar la agi­ta­ción del pa­cien­te en po­cos mi­nu­tos sin se­da­ción.

Es­tos nue­vos fár­ma­cos abren un ex­ten­so aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des pa­ra con­tro­lar las cri­sis de agi­ta­ción mi­ti­gan­do el im­pac­to que es­tos epi­so­dios tie­nen en la vi­da de los pa­cien­tes y de sus fa­mi­lias, a la vez que re­du­cen la es­tig­ma­ti­za­ción que su­fren por par­te de la so­cie­dad co­mo per­so­nas des­con­tro­la­das y pe­li­gro­sas.

Por el bien per­so­nal y so­cial de los pa­cien­tes y de su en­torno, la psi­quia­tría se en­fren­ta hoy en día a un nue­vo re­to: ha­cer de la co­la­bo­ra­ción en­tre el pa­cien­te y el psi­quia­tra la pie­dra an­gu­lar de los tra­ta­mien­tos de agi­ta­ción en pa­cien­tes con tras­tor­nos men­ta­les. El do­cu­men­to de con­sen­so Eva­lua­ción y ma­ne­jo de

la agi­ta­ción en psi­quia­tría abo­ga por la hu­ma­ni­za­ción de los tra­ta­mien­tos y su pro­to­co­li­za­ción. La deses­tig­ma­ti­za­ción de es­tos pa­cien­tes es una me­ta ca­da vez más cer­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.