LA COM­PA­ÑÍA FIN­LAN­DE­SA MEEDOC TRAE A ES­PA­ÑA EL CON­CEP­TO DE UN MÉ­DI­CO EN EL BOL­SI­LLO

MeeDoc ofre­ce un ser­vi­cio de con­sul­ta mé­di­ca a tra­vés de una apli­ca­ción pa­ra equi­pos de so­bre­me­sa, te­lé­fo­nos o ta­ble­tas. Cuen­ta con ofi­ci­nas en Ber­lín, Hel­sin­ki, Londres y Nue­va York y aca­ba de abrir su ser­vi­cio en Es­pa­ña.

El Economista - Sanidad - - CASO DE ÉXITO - ELE­CO­NO­MIS­TA

La com­pa­ñía fin­lan­de­sa MeeDoc se aca­ba de ins­ta­lar en Es­pa­ña pa­ra ofre­cer un com­ple­men­to al sis­te­ma sa­ni­ta­rio. A tra­vés de su apli­ca­ción, los pa­cien­tes es­pa­ño­les po­drán con­tac­tar con un mé­di­co pa­ra rea­li­zar una con­sul­ta en cues­tión de mi­nu­tos. La com­pa­ñía lla­ma a es­te con­cep­to un mé­di­co en el bol­si­llo. “Los mé­di­cos de MeeDoc se si­túan así a la van­guar­dia de la re­vo­lu­ción de la te­le­me­di­ci­na, con­fi­rien­do el con­trol a los pa­cien­tes que, a par­tir de aho­ra, po­drán rea­li­zar una con­sul­ta a la ho­ra que más les con­ven­ga”, afir­man los res­pon­sa­bles en Es­pa­ña de la fir­ma. Por un pre­cio de lan­za­mien­to de 6 eu­ros, MeeDoc per­mi­te a los usua­rios com­par­tir sus sín­to­mas e in­quie­tu­des con un mé­di­co a tra­vés de un ser­vi­cio de men­sa­je­ría de tex­to, de voz o de ví­deo, y sin lí­mi­tes en la du­ra­ción de las con­sul­tas. El pa­go se efec­túa uti­li­zan­do una tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to, y el car­go al usua­rio so­lo se ha­ce efec­ti­vo una vez que la con­sul­ta ha fi­na­li­za­do.

La com­pa­ñía ase­gu­ra que es­te ti­po de ser­vi­cio me­jo­ra la co­mu­ni­ca­ción y la ra­pi­dez de aten­ción en­tre el mé­di­co y el pa­cien­te. Los res­pon­sa­bles ci­tan un es­tu­dio rea­li­za­do en Fin­lan­dia se­gún el cual el 75 por cien­to de las con­sul­tas mé­di­cas po­drían ser tra­ta­das con la te­le­me­di­ci­na. Aun­que el ser­vi­cio de MeeDoc dis­po­ne de ví­deo, nue­ve de ca­da diez con­sul­tas se efec­túa por men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, ya que per­mi­te una in­ter­ac­ción pri­va­da en cual­quier mo­men­to y lu­gar. “Es­to tam­bién su­pon­dría una am­plia­ción en el tiem­po de la con­sul­ta fí­si­ca ya que con MeeDoc la du­ra­ción de las con­sul­tas es ili­mi­ta­da”, afir­man.

Mik­ko Kiis­ki­lä, fun­da­dor de MeeDoc, ase­gu­ra que su com­pa­ñía no pre­ten­de sus­ti­tuir “al sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca, a los ser­vi­cios de ur­gen­cias ni a la aten­ción a lar­go pla­zo; sim­ple­men­te pro­po­ne­mos un ser­vi­cio ase­qui­ble y ac­ce­si­ble pa­ra con­sul­tar con un mé­di­co, den­tro del ho­ra­rio que más con­ven­ga al pa­cien­te”, ase­gu­ra. MeeDoc cuen­ta con ofi­ci­nas en Ber­lín, Hel­sin­ki, Londres y Nue­va York y des­de mar­zo de es­te año ope­ra tam­bién Es­pa­ña a tra­vés de su apli­ca­ción.

EE

Fun­da­dor de Meedoc

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.