Es­tra­te­gias pa­ra ges­tio­nar al pa­cien­te cró­ni­co

La in­te­gra­ción so­cio­sa­ni­ta­ria es el gran re­to de la sa­ni­dad es­pa­ño­la pa­ra afron­tar la cro­ni­ci­dad y lo­grar una sos­te­ni­bi­li­dad que los re­cor­tes y la dis­per­sión de es­fuer­zos pue­den ma­lo­grar

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - J.M.

In­for­me del la­bo­ra­to­rio Fe­rrer jun­to a la con­sul­to­ra PwC so­bre in­te­gra­ción so­cio­sa­ni­ta­ria

Afal­ta de un plan na­cio­nal pa­ra adap­tar la aten­ción sa­ni­ta­ria al pa­cien­te cró­ni­co, las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas es­tán des­ple­gan­do dis­tin­tas po­lí­ti­cas que el la­bo­ra­to­rio Fe­rrer, jun­to con PwC, han re­co­pi­la­do y eva­lua­do con el ob­je­ti­vo de iden­ti­fi­car las me­jo­res prác­ti­cas en es­te te­rreno. En to­tal son 116 in­ter­ven­cio­nes en cro­ni­ci­dad que re­fle­jan los avan­ces de tre­ce re­gio­nes en la asis­ten­cia in­te­gral de los pa­cien­tes cró­ni­cos y que se pre­sen­ta­ron en abril den­tro del VIII Con­gre­so Na­cio­nal de Aten­ción Sa­ni­ta­ria al Pa­cien­te Cró­ni­co.

Ma­drid, Cas­ti­lla y León, Ca­ta­lu­ña, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ga­li­cia y País Vas­co son las au­to­no­mías que me­jo­res va­lo­ra­cio­nes han ob­te­ni­do, a jui­cio de los ex­per­tos, en ca­da uno de los do­ce ejes de ac­tua­ción en que se ha di­vi­di­do la ges­tión de la cro­ni­ci­dad en el bench­mark com­pa­ra­ti­vo de Fe­rrer, se­gún ex­pli­ca Cristina Es­pi­no­sa, di­rec­to­ra de Mar­ket Ac­cess. Es­tra­te­gia, li­de­raz­go, pre­ven­ción y pro­mo­ción, mo­de­lo asis­ten­cial, in­te­gra­ción so­cio­sa­ni­ta­ria, far­ma­cia, em­po­de­ra­mien­to del pa­cien­te, eva­lua­ción, per­so­nas y cul­tu­ra, y sis­te­mas de in­for­ma­ción son cla­ves de una ges­tión que cons­ti­tu­ye uno de los gran­des re­tos del sis­te­ma. No en vano, el

80 por cien­to de las con­sul­tas de aten­ción pri­ma­ria y el 60 por cien­to de los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios son de pa­cien­tes de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad.

La pri­me­ra preo­cu­pa­ción mos­tra­da por los ges­to­res au­to­nó­mi­cos que han par­ti­ci­pa­do en el pro­yec­to es fi­nan­cie­ra. Es el ca­so de Eduar­do Za­fra Galán, di­rec­tor de Ges­tión Sa­ni­ta­ria de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad Uni­ver­sal y Sa­lud Pú­bli­ca de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na pa­ra la coor­di­na­ción so­cio-sa­ni­ta­ria y las po­lí­ti­cas de sa­lud in­ter­sec­to­ria­les, quien ad­vier­te de que si se lle­gan a pro­du­cir nue­vos re­cor­tes del gas­to au­to­nó­mi­co “aca­ba­rían im­po­si­bi­li­tan­do la trans­for­ma­ción que ne­ce­si­ta el sis­te­ma sa­ni­ta­rio”.

Una de las pa­lan­cas del cam­bio pa­ra me­jo­rar la aten­ción de los pa­cien­tes cró­ni­cos es el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y la co­mu­ni­ca­ción. Si­rio Lle­ras Mu­ñoz, di­rec­tor téc­ni­co de Aten­ción Pri­ma­ria y ge­ren­te re­gio­nal de Sa­lud Pú­bli­ca de Cas­ti­lla y León, ve ne­ce­sa­rio “fo­men­tar las TIC en do­mi­ci­lio pa­ra in­cen­ti­var es­te ti­po de aten­ción”. Es­ta co­mu­ni­dad es­tá tra­ba­jan­do ya en la in­te­gra­ción o el tra­ba­jo com­par­ti­do en­tre el sis­te­ma sa­ni­ta­rio y el so­cial, a tra­vés de las lla­ma­das uni­da­des de con­va­le­cen­cia so­cio-sa­ni­ta­ria, que fun­cio­nan “de pa­so in­ter­me­dio en­tre el al­ta hos­pi­ta­la­ria y el re­gre­so al do­mi­ci­lio del pa­cien­te cró­ni­co”, ex­pli­ca es­te ex­per­to.

La tec­no­lo­gía es el gran alia­do del cam­bio de mo­de­lo asis­ten­cial que re­quie­re el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud pa­ra lo­grar la sos­te­ni­bi­li­dad. La te­le­asis­ten­cia, por ejem­plo, pue­de re­du­cir las hos­pi­ta­li­za­cio­nes, la du­ra­ción me­dia de las es­tan­cias hos­pi­ta­la­rias y los re­in­gre­sos, así co­mo evi­tar des­pla­za­mien­tos. Per­mi­te, ade­más, me­jo­rar la ca­li­dad y la aten­ción del pa­cien­te. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de una in­ver­sión que re­sul­ta ren­ta­ble por­que re­du­ce el cos­te por pa­cien­te.

Otro eje de ac­tua­ción es la far­ma­cia. In­te­grar los pro­ce­sos de pres­ta­ción far­ma­céu­ti­ca pa­ra con­ci­liar la me­di­ca­ción de los pa­cien­tes a tra­vés de los dis­tin­tos ni­ve­les asis­ten­cia­les e im­pul­sar la ins­tau­ra­ción de pla­nes far­ma­co­te­ra­péu­ti­cos in­te­gra­dos son ex­pe­rien­cias en mar­cha en al­gu­nas re­gio­nes. Me­nos in­te­rés o desa­rro­llo se ad­vier­te en áreas co­mo la pre­ven­ción y pro­mo­ción de la sa­lud, uno de los ca­pí­tu­los sa­cri­fi­ca­dos du­ran­te los años de la cri­sis, así co­mo en la in­te­gra­ción so­cio-sa­ni­ta­ria, eje que cuen­ta con una pun­tua­ción me­dia más ba­ja y que es una de las cla­ves de es­ta trans­for­ma­ción, a jui­cio de Cristina Es­pi­no­sa. El País Vas­co es­tá in­mer­so en un pro­ce­so de me­jo­ra e in­no­va­ción “de aba­jo arri­ba”, gra­cias a la fi­nan­cia­ción con fon­dos eu­ro­peos y la dis­po­si­ción de sus pro­fe­sio­na­les. Car­les Blay Pue­yo, res­pon­sa­ble ope­ra­ti­vo del Pro­gra­ma de Pre­ven­ción y Aten­ción a la Cro­ni­ci­dad del De­par­ta­men­to de Sa­lud de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, re­cal­ca la im­por­tan­cia de in­te­grar de­ci­sio­nes y ac­cio­nes de pla­ni­fi­ca­ción, com­pra y eje­cu­ción de un mo­do in­ter­sec­to­rial, se­gún se­ña­ló. In­clu­so se mar­ca un pla­zo pa­ra des­ple­gar mo­de­los de in­te­gra­ción so­cio­sa­ni­ta­ria. “Te­ne­mos diez años pa­ra trans­for­mar el sis­te­ma de aten­ción en pro­fun­di­dad, con es­tra­te­gias ra­zo­na­ble­men­te dis­rup­ti­vas y trans­gre­so­ras, pa­ra ser ca­pa­ces de res­pon­der a lo que los pa­cien­tes van a ne­ce­si­tar”, ase­gu­ra.

JA­VIER AGUEDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.