‘Me­di­cal Tra­vel Sum­mit 2016’ en Ma­drid

Por su ca­rác­ter co­ti­diano, sue­le pa­sar des­aper­ci­bi­do el cui­da­do pa­ra man­te­ner­la en un es­ta­do sa­lu­da­ble. Son mu­chos los pues­tos de tra­ba­jo en los que­la voz es la prin­ci­pal he­rra­mien­ta

El Economista - Sanidad - - AGENDA - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

Del 24 al 26 de ma­yo. IMTJ In­ter­na­tio­nal Me­di­cal Tra­vel Sum­mit & Awards.

Des­de los ini­cios de nues­tra ci­vi­li­za­ción la voz hu­ma­na ha re­pre­sen­ta­do mis­te­rio y des­per­ta­do cu­rio­si­dad, por tra­tar­se del mé­to­do de co­mu­ni­ca­ción ha­bi­tual en­tre los se­res hu­ma­nos. Hoy en día, sa­be­mos que las emi­sio­nes so­no­ras son po­si­bles gra­cias al buen fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to fo­na­dor cons­ti­tui­do por la la­rin­ge, el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, las cuer­das vo­ca­les y la ca­vi­dad bu­cal. Las cuer­das vo­ca­les vi­bran con el pa­so del ai­re que res­pi­ra­mos. El so­ni­do pro­du­ci­do es dé­bil pe­ro ad­quie­re con­sis­ten­cia y ar­mo­nía al ser mo­di­fi­ca­do por la na­riz, bo­ca y fa­rin­ge. Así na­ce la voz, sin­gu­lar y úni­ca de ca­da ser hu­mano.

Por su ca­rác­ter co­ti­diano, sue­le pa­sar des­aper­ci­bi­do el cui­da­do pa­ra man­te­ner­la en un es­ta­do sa­lu­da­ble. Son mu­chos los pues­tos de tra­ba­jo en los que la voz es la prin­ci­pal he­rra­mien­ta. Po­de­mos en­con­trar per­so­nal do­cen­te, te­le­ope­ra­do­res, co­mer­cia­les, guías tu­rís­ti­cos y, en general, to­dos aque­llos pro­fe­sio­na­les del sec­tor ser­vi­cios con am­plia de­di­ca­ción a la aten­ción al pú­bli­co. En Es­pa­ña se es­ti­ma que ca­si un ter­cio de la po­bla­ción laboral de­pen­de de la voz pa­ra desem­pe­ñar su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal. Con el so­bre­es­fuer­zo vo­cal la efi­ca­cia de la voz se va per­dien­do y apa­re­cen al­te­ra­cio­nes dis­fó­ni­cas. El gra­do má­xi­mo de to­das ellas es la afo­nía que su­po­ne la pér­di­da to­tal de voz e im­po­ten­cia pa­ra emi­tir cual­quier so­ni­do.

En­tre los fac­to­res de ries­go in­di­vi­dua­les des­ta­can los há­bi­tos ali­men­ti­cios, el con­su­mo de ta­ba­co, e in­clu­so la for­ma de ha­blar. El ex­ce­si­vo con­su­mo de ali­men­tos ri­cos en ca­feí­na, ya sea a mo­do de ca­fé, té, be­bi­das de co­la o cho­co­la­te, y la in­ges­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas, pro­du­cen un efec­to de des­hi­dra­ta­ción de la gar­gan­ta y las cuer­das vo­ca­les. De he­cho, por ca­da ta­za de ca­fé se re­co­mien­da be­ber un va­so de agua. El há­bi­to ta­bá­qui­co, por su par­te, es la cau­sa más fre­cuen­te de cán­cer de la­rin­ge. Al­gu­nos me­di­ca­men­tos tam­bién pue­den in­fluir en la sus­cep­ti­bi­li­dad a los pro­ble­mas en la voz. En la épo­ca pri­ma­ve­ral en la que nos en­con­tra­mos, es ha­bi­tual el uso de an­ti­his­ta­mí­ni­cos pa­ra el ali­vio de la sin­to­ma­to­lo­gía alér­gi­ca. Es­tos fár­ma­cos re­du­cen la pro­duc­ción de mo­co y sa­li­va y fa­vo­re­cen la se­que­dad de los te­ji­dos del trac­to vo­cal y res­pi­ra­to­rio. Es de ri­gor con­sul­tar al mé­di­co an­tes de con­su­mir­los.

En el me­dio laboral hay un gran nú­me­ro de fac­to­res ex­ter­nos que pue­den in­fluir ne­ga­ti­va­men­te en el apa­ra­to fo­na­dor. La fal­ta

de hu­me­dad, el ex­ce­so de frío o de ca­lor y la ven­ti­la­ción es­ca­sa se han de te­ner muy en cuen­ta por­que pue­den irri­tar las mu­co­sas. El pol­vo y el hu­mo son tam­bién agen­tes am­bien­ta­les ad­ver­sos que fa­vo­re­cen la apa­ri­ción de cua­dros clí­ni­cos de la­rin­gi­tis y fa­rin­gi­tis cró­ni­cas. Se ca­rac­te­ri­zan por una voz ás­pe­ra o ron­ca de­bi­do a la in­fla­ma­ción de las cuer­das vo­ca­les. En­tre las con­di­cio­nes del es­pa­cio de tra­ba­jo, el rui­do es el fac­tor de ma­yor im­pac­to. La in­ten­si­dad de la voz se in­cre­men­ta en 1 dB por ca­da dB de in­cre­men­to en el ni­vel de rui­do.

Es res­pon­sa­bi­li­dad em­pre­sa­rial co­no­cer y apli­car las me­di­das am­bien­ta­les ade­cua­das en los lu­ga­res de tra­ba­jo ce­rra­dos y que se es­ta­ble­cen des­de el Real De­cre­to 486/1997. La tem­pe­ra­tu­ra en es­tos lu­ga­res de tra­ba­jo se­den­ta­rio co­mo ofi­ci­nas o si­mi­la­res, de­be es­tar com­pren­di­da en­tre 17 y 27º C, y en­tre 14 y 25ºC pa­ra los lo­ca­les don­de se reali­cen tra­ba­jos li­ge­ros. Exis­ten tam­bién lí­mi­tes en la hu­me­dad re­la­ti­va y en la ve­lo­ci­dad de las co­rrien­tes de ai­re a las que el tra­ba­ja­dor pue­da es­tar ex­pues­to. Es obli­ga­do pro­por­cio­nar fuen­tes u otros sis­te­mas de agua po­ta­ble que per­mi­tan una bue­na hi­dra­ta­ción. Hay que dis­mi­nuir el rui­do am­bien­tal e ins­ta­lar me­dios téc­ni­cos que evi­ten for­zar la voz en ex­ce­so, por ejem­plo, mi­cró­fo­nos. Los pe­rio­dos de des­can­so y la co­rrec­ta dis­tri­bu­ción de ta­reas son fac­to­res or­ga­ni­za­ti­vos muy a te­ner en cuen­ta pa­ra evi­tar ten­sio­nes mus­cu­la­res y can­san­cio.

No­du­los vo­ca­les, la pa­to­gía más fre­cuen­te

En­tre las pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes a cau­sa de los es­fuer­zos sos­te­ni­dos de la voz por mo­ti­vos pro­fe­sio­na­les, se en­cuen­tran los nó­du­los vo­ca­les que son re­co­no­ci­dos le­gal­men­te co­mo en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal. Son le­sio­nes be­nig­nas y sue­len ser bi­la­te­ra­les. Su pre­sen­cia im­pi­de el cie­rre com­ple­to de las cuer­das vo­ca­les, ge­ne­ran­do pér­di­da de ai­re y dis­fo­nía a mo­do de voz ron­ca emi­ti­da con es­fuer­zo. El tra­ta­mien­to con reha­bi­li­ta­ción fo­niá­tri­ca re­sul­ta muy efec­ti­vo. Los mé­to­dos em­plea­dos son variados. Los ejer­ci­cios de re­la­ja­ción se orien­tan a man­te­ner una bue­na pos­tu­ra y equi­li­brio y los ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción bus­can fo­men­tar la res­pi­ra­ción dia­frag­má­ti­ca. Hay tam­bién ejer­ci­cios de vo­ca­li­za­ción ar­ti­cu­lar pa­ra tra­ba­jar la po­si­ción de la len­gua, el ve­lo del pa­la­dar y la aber­tu­ra de la bo­ca con el ob­je­ti­vo de ga­nar agi­li­dad y fle­xi­bi­li­dad. La re­sis­ten­cia vo­cal, al igual que un de­por­tis­ta, re­quie­re de en­tre­na­mien­to es­pe­cial. Los nó­du­los de gran ta­ma­ño re­que­ri­rán la ex­tir­pa­ción qui­rúr­gi­ca que ac­tual­men­te se pue­de lle­var a ca­bo con ins­tru­men­tal mi­cro­qui­rúr­gi­co.

El pa­sa­do 16 de abril, oto­rri­no­la­rin­gó­lo­gos de va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las ofre­cie­ron con­sul­tas gra­tui­tas con re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas y ex­plo­ra­cio­nes de las cuer­das vo­ca­les con mo­ti­vo del Día Mun­dial de la Voz y ba­jo el aus­pi­cio de la Sociedad Es­pa­ño­la de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía y Ci­ru­gía de Ca­be­za y Cue­llo.

Una mag­ní­fi­ca ini­cia­ti­va que me­re­ció ma­yor di­fu­sión, pe­ro el mun­da­nal rui­do en el que vi­vi­mos ha­ce que quien de ver­dad sa­be de qué ha­bla, no en­cuen­tre ra­zo­nes pa­ra al­zar la voz.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.