Los pa­cien­tes co­nec­ta­dos

El ac­ce­so de los doc­to­res a los da­tos bio­mé­tri­cos y fi­sio­ló­gi­cos de los pa­cien­tes a tra­vés de una red de apli­ca­cio­nes me­jo­ra tan­to los re­sul­ta­dos de los pa­cien­tes co­mo la re­duc­ción de los cos­tes en has­ta un 51%

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Lau­rent Van­de­brouck

Los ex­per­tos en me­di­ci­na sa­ben que cuan­to ma­yor sea el vo­lu­men de in­for­ma­ción al que ten­ga ac­ce­so un mé­di­co so­bre la con­di­ción fí­si­ca de su pa­cien­te -su afec­ción car­día­ca, pre­sión ar­te­rial, pe­so, azú­car en san­gre, ni­ve­les de ac­ti­vi­dad, o me­di­ca­men­to que to­ma- me­jor pue­de ade­cuar su re­co­men­da­ción o cui­da­do a ca­da ca­so clí­ni­co, en ca­da mo­men­to. El In­ter­net of Me­di­cal Things fa­ci­li­ta es­te in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción y lo sim­pli­fi­ca más que nun­ca, me­jo­ran­do el ac­ce­so de los doc­to­res a los da­tos bio­mé­tri­cos y fi­sio­ló­gi­cos de los pa­cien­tes a tra­vés de una red de apli­ca­cio­nes, sen­so­res, y dis­po­si­ti­vos mé­di­cos co­nec­ta­dos. Es más, las in­ves­ti­ga­cio­nes de­mues­tran que la aten­ción mé­di­ca in­for­ma­da en tiem­po real ha me­jo­ra­do tan­to los re­sul­ta­dos de los pa­cien­tes co­mo la re­duc­ción de los cos­tes en has­ta un 51 por cien­to. Des­de Qual­comm Li­fe es­ta­mos ya im­pul­san­do el In­ter­net of Me­di­cal Things, o tam­bién lla­ma­do El In­ter­net de las Co­sas mé­di­cas ya que uno de nues­tros ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les es co­la­bo­rar en la ac­tua­li­za­ción de es­te eco­sis­te­ma di­gi­tal de co­sas mé­di­cas co­nec­ta­das. Nues­tro fin es que, gra­cias a la tec­no­lo­gía, po­da­mos op­ti­mi­zar las vías de aten­ción y brin­dar al pa­cien­te el cui­da­do ade­cua­do, en el mo­men­to y la ubi­ca­ción ade­cua­dos. Qual­comm Li­fe tam­bién es­tá per­mi­tien­do a los fa­bri­can­tes aña­dir co­nec­ti­vi­dad a dis­po­si­ti­vos y sen­so­res di­ri­gi­dos a con­di­cio­nes de sa­lud es­pe­cí­fi­cas. Un buen ejem­plo es el re­cién pre­sen­ta­do in­ha­la­dor de No­var­tis Breez­ha­ler, que ayu­da a los pa­cien­tes de la en­fer­me­dad cró­ni­ca de obs­truc­ción pul­mo­nar (EPOC). El apa­ra­to es­tá ba­sa­do en un pe­que­ño mó­du­lo desecha­ble, de ba­ja ener­gía, di­se­ña­do por Qual­comm. El mó­du­lo es­tá di­se­ña­do pa­ra co­nec­tar­se a la pla­ta­for­ma 2net de Qual­comm Li­fe, y pue­de de­tec­tar y re­por­tar el uso del in­ha­la­dor, ade­más de la du­ra­ción de la in­ha­la­ción del pa­cien­te, e in­di­car la ca­li­dad del pro­ce­so. Con es­ta cap­tu­ra de da­tos del pa­cien­te y del dis­po­si­ti­vo co­nec­ta­do ca­si en tiem­po real, No­var­tis pre­ten­de me­jo­rar la ad­he­ren­cia a la me­di­ca­ción y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, los re­sul­ta­dos de sa­lud pa­ra los pa­cien­tes con EPOC.

En la vi­da co­ti­dia­na, las tec­no­lo­gías co­nec­ta­das tam­bién es­tán ayu­dan­do a los usua­rios a la ho­ra de ac­ce­der a la in­for­ma­ción so­bre sa­lud y bie­nes­tar que ne­ce­si­tan en ca­da mo­men­to. First Res­pon­se ha pre­sen­ta­do el pri­mer test ca­se­ro de em­ba­ra­zo del mun­do, ha­bi­li­ta­do pa­ra Blue­tooth Smart. El test, que se pon­drá a la ven­ta es­te año en las prin­ci­pa­les tien­das, se co­nec­ta con una apli­ca­ción mó­vil que guía a los usua­rios a tra­vés del pro­ce­so de prue­ba y ofre­ce pla­nes de ac­ción ba­sa­dos en los re­sul­ta­dos. La apues­ta de Qual­comm en in­no­va­ción pa­sa por el cam­po de la sa­lud y la me­jo­ra del sis­te­ma mé­di­co. No po­de­mos ol­vi­dar que, al fin y al ca­bo, el IoT lo que per­si­gue es me­jo­rar la vi­da de los ciu­da­da­nos en to­das las fa­ce­tas de su vi­da. Qual­comm, a la van­guar­dia de la tec­no­lo­gía, tie­ne ese ob­je­ti­vo co­mo fin úl­ti­mo cuan­do di­se­ña e im­ple­men­ta so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra es­ta nue­va era de ex­plo­sión de la co­nec­ti­vi­dad. Un mun­do co­nec­ta­do es un mun­do me­jor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.