Li­bro Blan­co: so­cios es­tra­té­gi­cos, pe­ro con con­di­cio­nes

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

La re­for­ma sa­ni­ta­ria si­gue sien­do una ta­rea pen­dien­te y ca­da día más apre­mian­te. El úl­ti­mo aná­li­sis de si­tua­ción lo han he­cho los em­pre­sa­rios de la CEOE. Se tra­ta de un Li­bro Blan­co de la Sa­ni­dad que re­co­ge una vi­sión con­jun­ta sec­to­rial y una se­rie de guías pa­ra cons­truir con­sen­sos bá­si­cos que es­ta­mos per­dien­do. El pre­si­den­te de la CEOE, Juan Ro­sell, lo re­su­mió en cua­tro ideas fuer­za du­ran­te su pre­sen­ta­ción. En pri­mer lu­gar, ins­tó a des­po­li­ti­zar la sa­ni­dad y ha­cer en­tre to­dos ese gran pac­to de es­ta­do que los po­lí­ti­cos han ne­ga­do a la so­cie­dad es­pa­ño­la has­ta la fe­cha. Y es que ha­ce ya tiem­po que la sa­ni­dad se ha con­ver­ti­do en te­rreno abo­na­do pa­ra la de­ma­go­gia a cuen­ta, so­bre to­do, de la par­ti­ci­pa­ción del sec­tor pri­va­do.

Pre­ci­sa­men­te es es­te sec­tor pri­va­do par­te de la so­lu­ción al pro­ble­ma de fi­nan­cia­ción que arras­tra el sis­te­ma de sa­lud. Por eso, la se­gun­da re­ce­ta pa­sa por bus­car las fór­mu­las de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da que sean más efi­cien­tes y pro­ve­cho­sas pa­ra los ciu­da­da­nos. Só­lo así po­dre­mos en­ca­rar los enor­mes re­tos de­mo­grá­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos que te­ne­mos por de­lan­te. Car­los Gon­zá­lez Bosch, im­pul­sor del Li­bro Blan­co y pre­si­den­te de la Co­mi­sión de Sa­ni­dad de la CEOE, lo ha re­pe­ti­do mu­chas ve­ces: la sa­ni­dad no pue­de di­vi­dir­se en­tre pú­bli­ca o pri­va­da, sino en bien o mal ges­tio­na­da y esa de­be ser una cla­ve de cual­quier re­for­ma.

Cuan­ta más trans­pa­ren­cia e in­for­ma­ción dis­pon­ga­mos so­bre có­mo gas­ta­mos el di­ne­ro, me­jor sa­bre­mos ges­tio­nar­lo, sos­tie­nen tam­bién los em­pre­sa­rios. La ter­ce­ra pro­pues­ta apun­ta pues a una re­vi­sión mi­li­mé­tri­ca de pre­su­pues­tos pa­ra de­ci­dir dón­de hay que des­in­ver­tir y qué se pue­de ha­cer me­jor. Un ejer­ci­cio de eva­lua­ción ne­ce­sa­rio, pe­ro no su­fi­cien­te. Es im­pres­cin­di­ble, ade­más, con­tar con una fi­nan­cia­ción su­fi­cien­te y fi­na­lis­ta. No se pue­de pre­su­pues­tar 989 mi­llo­nes en re­ce­tas, como ha­ce Ca­ta­lu­ña, cuan­do su gas­to as­cien­de a 1.367 mi­llo­nes de eu­ros y de­jar que el FLA co­rra con la di­fe­ren­cia.

Sin du­da que las em­pre­sas del sec­tor han de­mos­tra­do su com­pro­mi­so con la sos­te­ni­bi­li­dad y quie­ren ir más allá, asu­mien­do ries­gos y com­par­tien­do car­gas, pe­ro ha­ce fal­ta un mí­ni­mo de con­di­cio­nes. Hay que sal­va­guar­dar la uni­dad de mer­ca­do, es ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar la cohe­sión y coor­di­na­ción del sis­te­ma y, so­bre to­do, hay que sus­ti­tuir el de­ba­te ideo­ló­gi­co por el de la efi­cien­cia si que­re­mos afian­zar y me­jo­rar ese gran lo­gro co­mún que es el SNS.

Hay que ga­ran­ti­zar la uni­dad de mer­ca­do, la cohe­sión y coor­di­na­ción del sis­te­ma y, so­bre to­do, sus­ti­tuir el de­ba­te ideo­ló­gi­co por el de la efi­cien­cia pa­ra afian­zar y me­jo­rar el SNS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.