Por un co­rrec­to uso de las ur­gen­cias pe­diá­tri­cas

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Con­sue­lo Prieto Res­pon­sa­ble mé­di­co de Néc­tar Se­gu­ros de Sa­lud

Si el lec­tor ha si­do pa­dre pri­me­ri­zo se­gu­ra­men­te re­co­no­ce­rá ha­ber ac­tua­do de es­ta ma­ne­ra en más de una oca­sión: acu­dir a ur­gen­cias preo­cu­pa­do por unas décimas de fie­bre -aun­que el pe­dia­tra nos di­ga que fie­bre es a par­tir de 37,5, nos cues­ta creer­lo-, una tos que nos suena fea, una de­po­si­ción dis­tin­ta a la nor­mal o más mo­cos de los ha­bi­tua­les… Son mu­chas las si­tua­cio­nes en las que los pa­dres acu­den con sus hi­jos a ur­gen­cias sin una cau­sa que real­men­te lo re­quie­ra; así lo con­fir­man dis­tin­tas fuen­tes que apun­tan que más de la mi­tad de los ni­ños que van a ur­gen­cias lo ha­cen por ca­sos que no re­ves­tían gra­ve­dad.

Pe­ro, ¿por qué lo ha­ce­mos? En Néc­tar Se­gu­ros de Sa­lud, como ase­gu­ra­do­ra global pa­ra las fa­mi­lias, nos in­tere­sa es­pe­cial­men­te dar una res­pues­ta a es­ta y otra pre­gun­tas re­la­cio­na­das con las ur­gen­cias pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en me­jo­rar el bie­nes­tar de las fa­mi­lias y en dis­pen­sar­les la me­jor asis­ten­cia mé­di­ca po­si­ble.

En es­te sen­ti­do, y se­gún una en­cues­ta rea­li­za­da a nues­tros ase­gu­ra­dos, ca­si un 87 por cien­to de los pa­dres de­cla­ran acu­dir a ur­gen­cias en lu­gar de pe­dir ci­ta con su pe­dia­tra ha­bi­tual por con­si­de­rar gra­ve la sin­to­ma­to­lo­gía de su hi­jo (50 por cien­to) o por no po­der vi­si­tar­le por es­tar el cen­tro ce­rra­do (33 por cien­to). En­tre los que sí de­cla­ran ha­ber pe­di­do ci­ta an­tes, ca­si un 60 por cien­to acu­dió fi­nal­men­te a ur­gen­cias por no que­rer es­pe­rar a la ci­ta del día si­guien­te.

Im­pa­cien­tes, de­ma­sia­do preo­cu­pa­dos por nues­tros be­bés…; in­de­pen­dien­te­men­te del mo­ti­vo, de­be­mos plan­tear­nos se­ria­men­te la im­por­tan­cia de rea­li­zar de ma­ne­ra res­pon­sa­ble un buen uso de las ur­gen­cias pe­diá­tri­cas, pú­bli­cas o pri­va­das. No so­lo por­que ha­cien­do un mal uso per­ju­di­ca­mos a otros ni­ños que lo ne­ce­si­tan real­men­te de­mo­ran­do su aten­ción, sino por otros mo­ti­vos que nos pa­re­ce in­tere­san­te se­ña­lar:

Por un la­do, los po­si­bles ries­gos que co­rren los ni­ños al acu­dir a las ur­gen­cias de un hos­pi­tal en las cua­les les ex­po­ne­mos a múl­ti­ples gér­me­nes.

Por otro la­do, de­be­mos pen­sar que na­die como su pe­dia­tra co­no­ce me­jor a nues­tro hi­jo. La aten­ción se­rá siem­pre más ven­ta­jo­sa ya que:

- El pe­dia­tra tie­ne una vi­sión global e in­te­gral de la sa­lud del me­nor.

Más de la mi­tad de los ni­ños que van a ur­gen­cias lo ha­cen por ca­sos que no re­ves­tían gra­ve­dad. Hay que pen­sar en los po­si­bles ries­gos exis­ten­tes en las ur­gen­cias de un hos­pi­tal en las cua­les les ex­po­ne­mos a múl­ti­ples gér­me­nes

- Es más cer­ca­na y ac­ce­si­ble al do­mi­ci­lio. El tra­to con­ti­nua­do per­mi­te que se agi­li­ce la aten­ción y se cree una re­la­ción de con­fian­za, que es muy im­por­tan­te pa­ra la tran­qui­li­dad de los pa­dres en múl­ti­ples oca­sio­nes.

- Ase­gu­ra una con­ti­nui­dad en la asis­ten­cia. El se­gui­mien­to de un pro­ble­ma de sa­lud por un úni­co pe­dia­tra fa­ci­li­ta la to­ma de de­ci­sio­nes del pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio y ofre­ce tran­qui­li­dad a la fa­mi­lia, que en otras cir­cuns­tan­cias pue­de re­ci­bir in­for­ma­ción dis­cre­pan­te so­bre el diag­nós­ti­co o el tra­ta­mien­to si la asis­ten­cia es rea­li­za­da por más de un mé­di­co.

- Una aten­ción di­ri­gi­da a la pre­ven­ción y de­tec­ción pre­coz de en­fer­me­da­des y a la pro­mo­ción de há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles. Ade­más del tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co del pro­ble­ma que pre­sen­ta el ni­ño, el pe­dia­tra ha­bi­tual ofre­ce pau­tas y con­se­jos pre­ven­ti­vos de im­por­tan­cia pa­ra man­te­ner la sa­lud de nues­tros hi­jos.

Asi­mis­mo, en nues­tro país se pro­du­ce una fre­cuen­ta­ción ex­ce­si­va de los ser­vi­cios de ur­gen­cia hos­pi­ta­la­rios que cau­san una so­bre­car­ga de es­tas uni­da­des.

En la en­cues­ta rea­li­za­da en­tre los ase­gu­ra­dos de Néc­tar Se­gu­ros de Sa­lud se con­fir­ma que real­men­te mu­chas de las ur­gen­cias co­rres­pon­den a pa­to­lo­gías ba­na­les que de­be­rían re­sol­ver­se en el ám­bi­to de la asis­ten­cia pe­diá­tri­ca de aten­ción pri­ma­ria, pues­to que ca­si el 90 por cien­to de las mis­mas no ne­ce­si­tó in­gre­so y el 86 por cien­to se re­sol­vió en esa vi­si­ta, aun­que los pa­dres sí de­cla­ran acu­dir des­pués al pe­dia­tra pa­ra rea­li­zar un se­gui­mien­to.

Aun­que en to­das las co­mu­ni­da­des au­to­nó­mi­cas se ve­ri­fi­ca es­ta al­ta fre­cuen­ta­ción es An­da­lu­cía la que des­ta­ca de ma­ne­ra im­por­tan­te:

- Un 50 por cien­to de los ase­gu­ra­dos acu­de a ur­gen­cias pe­diá­tri­cas de ma­ne­ra ha­bi­tual -como mí­ni­mo 7 ve­ces en el úl­ti­mo año-.

- Má­la­ga es la pro­vin­cia que pre­sen­ta ma­yor fre­cuen­ta­ción de es­tas ur­gen­cias (84 por cien­to en me­no­res de 14 años) a cau­sa del tu­ris­mo, y Gra­na­da (65 por cien­to) en se­gun­do lu­gar.

- Se­vi­lla, por su par­te, es la que mues­tra un ma­yor nú­me­ro de vi­si­tas por me­nor (5,33 ur­gen­cias por ni­ño y año en 2015).

Ha­cer un buen uso de las ur­gen­cias pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del ser­vi­cio de sa­lud de­pen­de de to­dos no­so­tros. Por eso, cuan­do nos en­con­tre­mos an­te es­tas si­tua­cio­nes, des­de Néc­tar re­co­men­da­mos pri­me­ro lla­mar al Ser­vi­cio de Ur­gen­cias Pe­diá­tri­cas 24 ho­ras del que dis­po­nen al­gu­nas ase­gu­ra­do­ras -91 334 92 27 en el ca­so de Néc­tar- y ser­vi­cios de sa­lud pú­bli­cos.

Un con­tac­to di­rec­to con mé­di­cos y es­pe­cia­lis­tas que pue­de tran­qui­li­zar a los pa­dres y re­sol­ver es­tas du­das. Se­gún nues­tros da­tos, el 80 por cien­to de las si­tua­cio­nes de po­si­ble ur­gen­cia a prio­ri pa­ra los pa­dres se re­suel­ven con una lla­ma­da, sin ne­ce­si­dad de des­pla­za­mien­tos y mo­les­tias. Una so­lu­ción efi­caz, pe­ro po­co uti­li­za­da por los pa­dres -ca­si el 90 por cien­to de los en­cues­ta­dos re­co­no­ce no usar es­te ser­vi­cio­que pue­de aho­rrar­nos mucho tiem­po y re­sol­ver­nos el pro­ble­ma sin es­pe­ras ni ex­po­si­cio­nes in­ne­ce­sa­rias a los ni­ños.

Un con­tac­to di­rec­to con el mé­di­co pue­de re­sol­ver es­tas du­das. Se­gún nues­tros da­tos, el 80 por cien­to de las si­tua­cio­nes de po­si­ble ur­gen­cia a prio­ri pa­ra los pa­dres se re­suel­ven con una lla­ma­da, sin ne­ce­si­dad de des­pla­za­mien­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.