La po­li­píl­do­ra car­dio­vas­cu­lar, una es­tra­te­gia cos­te-efi­caz

Ha si­do desa­rro­lla­da por un or­ga­nis­mo pú­bli­co de in­ves­ti­ga­ción -el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Car­dio­vas­cu­lar-, li­de­ra­do por el doc­tor Valentín Fuster, y el ca­pi­tal de una em­pre­sa pri­va­da (Fe­rrer)

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Dr. Jo­sé Ramón Gon­zá­lez-Jua­na­tey Je­fe del Ser­vi­cio de Car­dio­lo­gía. Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go de Com­pos­te­la

En la ac­tua­li­dad, los nue­vos y más efi­ca­ces tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos, jun­to con el en­ve­je­ci­mien­to pro­gre­si­vo de la po­bla­ción, ha­cen que ca­da vez ha­ya más pa­cien­tes cró­ni­cos con pa­to­lo­gía car­dio­vas­cu­lar de­man­dan­tes de cui­da­dos mé­di­cos, por lo que los cos­tes pa­ra un sis­te­ma que de­be ser sos­te­ni­ble, son ca­da vez ma­yo­res. Se ha­ce im­pres­cin­di­ble con­tar con he­rra­mien­tas efi­cien­tes pa­ra el ma­ne­jo de es­tos pa­cien­tes.

En es­te con­tex­to, la po­li­píl­do­ra car­dio­vas­cu­lar, tam­bién co­no­ci­da como poly­pill, es una es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca que aú­na en una so­la cáp­su­la tres tra­ta­mien­tos re­co­men­da­dos por las guías eu­ro­peas pa­ra la pre­ven­ción car­dio­vas­cu­lar, es de­cir, áci­do ace­til­sa­li­cí­li­co -as­pi­ri­na-, ra­mi­pril -un in­hi­bi­dor del en­zi­ma con­ver­ti­do­ra de an­gio­ten­si­na- y ator­vas­ta­ti­na. La po­li­píl­do­ra car­dio­vas­cu­lar ha si­do desa­rro­lla­da de ma­ne­ra pio­ne­ra en Es­pa­ña, me­dian­te la aso­cia­ción de un or­ga­nis­mo pú­bli­co de in­ves­ti­ga­ción (el Cen­tro Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Car­dio­vas­cu­lar, li­de­ra­do por el doc­tor Valentín Fuster), y el ca­pi­tal de una em­pre­sa pri­va­da (Fe­rrer). Con el uso de la po­li­píl­do­ra se fa­ci­li­ta, no so­lo la cum­pli­men­ta­ción por par­te del pa­cien­te, sino tam­bién el pro­ce­so de pres­crip­ción; el pa­cien­te no es­tá ex­pues­to a los cam­bios cons­tan­tes de me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos que le ge­ne­ran con­fu­sión y ha­ce que mu­chos me­di­ca­men­tos se du­pli­quen -lo que in­cre­men­ta el gas­to pa­ra el sis­te­ma-. Con lo que es una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar el gran pro­ble­ma que re­pre­sen­ta el pa­cien­te cró­ni­co po­li­me­di­ca­do.

En un es­tu­dio far­ma­coe­co­nó­mi­co de cos­te-efec­ti­vi­dad rea­li­za­do con da­tos del Reino Uni­do, se ha vis­to que la com­bi­na­ción de los tres prin­ci­pios ac­ti­vos en una mis­ma cáp­su­la se tra­du­ce en una re­duc­ción de nue­vos sín­dro­mes co­ro­na­rios agu­dos de un 22 por cien­to, de nue­vos ic­tus en un 23 por cien­to y de nue­vas re­vas­cu­la­ri­za­cio­nes en un 15,5 por cien­to. La po­li­píl­do­ra es cos­te-efec­ti­va com­pa­ra­da con la mo­no­te­ra­pia por se­pa­ra­do, uti­li­zan­do un um­bral de 20.000 li­bras es­ter­li­nas por año de vi­da ajus­ta­do por ca­li­dad. Pa­ra pro­to­co­li­zar el uso de la po­li­píl­do­ra las cin­co so­cie­da­des cien­tí­fi­cas más im­pli­ca­das en el abor­da­je del pa­cien­te con ries­go car­dio­vas­cu­lar; la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Car­dio­lo­gía (SEC), la de Me­di­ci­na In­ter­na (Se­mi), la de Mé­di­cos de Aten­ción Pri­ma­ria (Se­mer­gen), la de Me­di­ci­na de Fa­mi­lia y Co­mu­ni­ta­ria (semFYC) y la de Mé­di­cos Ge­ne­ra­les y de Fa­mi­lia (SEMG), han crea­do de for­ma in­de­pen­dien­te el Do­cu­men­to de Con­sen­so del Uso Clí­ni­co de la po­li­píl­do­ra.

El uso ade­cua­do de es­ta es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca re­ver­ti­rá en me­jo­res re­sul­ta­dos en sa­lud, más co­mo­di­dad en el tra­ta­mien­to dia­rio de los pa­cien­tes po­li­me­di­ca­dos y, de for­ma im­por­tan­te; un aho­rro en cos­tes pa­ra el sis­te­ma sa­ni­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.