Te­ra­pia ce­lu­lar: un fu­tu­ro pro­me­te­dor y com­pli­ca­do

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - San­tia­go Luen­go Di­rec­tor ge­ne­ral de Se­cu­vi­ta

La me­di­ci­na re­ge­ne­ra­ti­va o las te­ra­pias avan­za­das apli­can cé­lu­las, re­em­pla­zan te­ji­dos u ór­ga­nos da­ña­dos por otros crea­dos a ba­se de cé­lu­las ma­dre del pa­cien­te o donante. Así, en­fer­me­da­des sin tra­ta­mien­to po­drían ser re­con­si­de­ra­das. En­tre los pros, la cu­ra­ción y la no de­pen­den­cia de pró­te­sis. En­tre los con­tras, la ne­ce­si­dad de cé­lu­las/te­ji­dos de ca­li­dad y el re­cha­zo, de no ser cé­lu­las au­tó­lo­gas.La le­gis­la­ción sa­ni­ta­ria es­tá ba­sa­da en la his­to­ria y prác­ti­ca de los en­sa­yos con fár­ma­cos, y cual­quier au­to­ri­za­ción de­be se­guir los pa­sos de los me­di­ca­men­tos tra­di­cio­na­les, lo que re­sul­ta im­po­si­ble cuan­do se tra­ta de te­ra­pias ce­lu­la­res.

Mien­tras que 80 pa­cien­tes son su­fi­cien­tes pa­ra un en­sa­yo de un fár­ma­co, uno con cé­lu­las au­tó­lo­gas es in­fi­ni­ta­men­te más com­ple­jo; pre­ci­sa­mos un gru­po ho­mo­gé­neo en edad, ta­ma­ño de la le­sión y do­sis de cé­lu­las au­tó­lo­gas. No es po­si­ble me­dir el com­por­ta­mien­to y re­sul­ta­dos ce­lu­la­res con nor­mas de en­sa­yos clí­ni­cos pa­ra fár­ma­cos. Igual de com­pli­ca­do es el tras­plan­te au­tó­lo­go de cé­lu­las, con­ta­gia­do de la nor­ma­ti­va de los tras­plan­tes alo­gé­ni­cos, cu­yo cri­te­rio sos­tie­ne que no se po­dría con­ser­var la san­gre del cor­dón um­bi­li­cal de un be­bé con sín­dro­me de Down -la san­gre con ano­ma­lía cro­mo­só­mi­ca de­be des­car­tar­se-. Pa­ra un uso au­tó­lo­go no hay ra­zón pa­ra no con­ser­var­la, las cé­lu­las son igua­les a las del be­bé y pue­den ser­le muy úti­les. En el fu­tu­ro, po­drá abor­dar­se el tra­ta­mien­to de mu­chas en­fer­me­da­des des­de las pro­pias cé­lu­las del in­di­vi­duo, al­go po­co atrac­ti­vo pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca que no que­rrá in­ver­tir en un pro­ce­so cu­ra­ti­vo que con­lle­va una te­ra­pia no re­pli­ca­ble. Las te­ra­pias avan­za­das son un tra­je a me­di­da y el mé­di­co se en­fren­ta a un va­cío le­gal, cuan­do no a una le­gis­la­ción sa­ni­ta­ria com­ple­ja y has­ta con­tra­ria.

En cé­lu­las em­brio­na­rias se tra­ba­ja por­que es una vía en la que pa­ten­tar un me­di­ca­men­to y por ello se con­ti­núa in­vir­tien­do. No tie­ne sen­ti­do que pa­ra ob­te­ner con­dro­ci­tos uti­li­ce­mos cé­lu­las em­brio­na­rias cuan­do podemos par­tir de las pro­pias cé­lu­las ma­dre o de con­dro­ci­tos del pa­cien­te. En Es­pa­ña, un me­di­ca­men­to con con­dro­ci­tos se apli­ca con éxi­to en más de 120 ca­sos; es un ca­mino lar­go, di­fí­cil y ca­ro; o se al­can­zan 1000 ca­sos o las te­ra­pias no se aba­ra­ta­rán ni lle­ga­rán a to­dos -el cos­te por pa­cien­te ron­da los 20.000 eu­ros-.

Una fuen­te in­ter­me­dia son las cé­lu­las me­sen­qui­ma­les de la gra­sa o del lí­qui­do si­no­vial. La lí­nea ro­ja es­tá en ma­ni­pu­lar­las, am­pli­fi­car­las o uti­li­zar en­zi­mas pa­ra des­pren­der­las y ais­lar­las. Son mí­ni­ma­men­te in­mu­no­gé­ni­cas, una vía a pro­fun­di­zar por la

La le­gis­la­ción sa­ni­ta­ria es­tá ba­sa­da en la his­to­ria y prác­ti­ca de los en­sa­yos con fár­ma­cos, y cual­quier au­to­ri­za­ción de­be se­guir los pa­sos de los fár­ma­cos tra­di­cio­na­les, lo que re­sul­ta im­po­si­ble cuan­do se tra­ta de te­ra­pias ce­lu­la­res

in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca. Hay re­co­rri­do pa­ra co­mer­cia­li­zar fár­ma­cos uti­li­zan­do el po­ten­cial de pro­duc­ción de la in­dus­tria tra­di­cio­nal pa­ra uso alo­gé­ni­co. Se fa­bri­ca­rán gran­des can­ti­da­des de cé­lu­las me­sen­qui­ma­les se­lec­cio­na­das con mí­ni­mo po­der in­mu­no­gé­ni­co y se aña­di­rán las del pro­pio pa­cien­te.

En el Hos­pi­tal La Paz de Madrid y en la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Na­va­rra se han rea­li­za­do en­sa­yos en fa­se I-II pa­ra la en­fer­me­dad de Crohn bus­can­do me­jo­res re­sul­ta­dos que con tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos y con me­nos efec­tos se­cun­da­rios. Las cé­lu­las me­sen­qui­ma­les in­yec­ta­das lo­cal­men­te mo­du­la­ban la res­pues­ta del sis­te­ma in­mu­ne y, en mu­chos ca­sos, la fís­tu­la se ce­rra­ba. La in­dus­tria tra­tó de apro­ve­char es­te po­ten­cial aña­dien­do una ba­se con cé­lu­las po­co in­mu­no­gé­ni­cas -pa­ten­ta­da- a la que re­ves­tían de cé­lu­las au­tó­lo­gas.

La in­dus­tria si­gue la es­te­la de los clí­ni­cos y apren­de de su ex­pe­rien­cia pa­ra desa­rro­llar te­ra­pias o me­di­ca­men­tos avan­za­dos de al­to va­lor. Hay ejem­plos de uso clí­ni­co como el del doc­tor Bas­cu­ñan que ha tra­ta­do a más de 200 pa­cien­tes con pro­ble­mas os­teoar­ti­cu­la­res par­tien­do de una téc­ni­ca pro­pia y usan­do cé­lu­las me­sen­qui­ma­les au­tó­lo­gas con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos; o el doc­tor Gar­ber, con ex­pe­rien­cia de uso de cé­lu­las au­tó­lo­gas, que com­pro­bó que zo­nas sin con­trac­ti­li­dad en el co­ra­zón se re­cu­pe­ra­ban tras la in­fu­sión de cé­lu­las ma­dre.

Pe­ro lo que no es ne­go­cio, no in­tere­sa y es­to ex­pli­ca que ha­ya en­fer­me­da­des ra­ras pa­ra las que no se in­ves­ti­ga. De­be­ría­mos cen­trar­nos en có­mo ha­cer que avan­ce la te­ra­pia ce­lu­lar. Hay va­rias op­cio­nes, pe­ro pa­re­ce que la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca no es­tá en­tre ellas, por eso re­sul­ta ne­ce­sa­rio el apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción y una com­bi­na­ción de ta­len­to em­pre­sa­rial y hos­pi­ta­la­rio. El be­ne­fi­cio de es­te re­to es­tá en los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y pri­va­dos. Han de po­ten­ciar y ver es­ta opor­tu­ni­dad, ya que son te­ra­pias que no es­tán al al­can­ce de to­dos y só­lo su ex­ten­sión per­mi­ti­rá aba­ra­tar cos­tes y lle­gar a ma­yor po­bla­ción. El bi­no­mio hos­pi­ta­les-ad­mi­nis­tra­ción -los pri­me­ros in­ves­ti­gan­do y apli­can­do esa in­ves­ti­ga­ción y la se­gun­da le­gis­lan­do ade­cua­da­men­te- es la vía pa­ra lle­var ade­lan­te te­ra­pias con gran po­ten­cial de cu­ra­ción que per­mi­ti­rían tra­tar a pa­cien­tes ca­li­fi­ca­dos como in­cu­ra­bles.

Se re­quie­ren me­dios, le­gis­la­ción adap­ta­da a la te­ra­pia ce­lu­lar, re­sul­ta­dos con­tras­ta­dos y va­li­da­dos e in­te­li­gen­cia pa­ra con­cen­trar el ta­len­to, dis­per­so en es­te te­ma. La opor­tu­ni­dad es real, la ne­ce­si­dad de tra­ta­mien­to pa­ra mu­chos pa­cien­tes tam­bién. El prin­ci­pal pro­ble­ma ra­di­ca, no en la in­ver­sión, sino en una le­gis­la­ción es­cri­ta en cla­ve far­ma­co­ló­gi­ca que no es­tá a la al­tu­ra de las exi­gen­cias en ma­te­ria ce­lu­lar.

Des­de ha­ce diez años Se­cu­vi­ta se de­di­ca a la con­ser­va­ción de cé­lu­las con to­da su vi­ta­li­dad y po­ten­cial: las más jó­ve­nes que cual­quier per­so­na pue­de con­ser­var, las de la san­gre del cor­dón um­bi­li­cal y las me­sen­qui­ma­les del te­ji­do del cor­dón. Son fuen­te ce­lu­lar en su ma­yo­ría exen­ta de vi­rus y bac­te­rias y pue­de con­ser­var­se du­ran­te dé­ca­das. En un fu­tu­ro ve­re­mos la con­ser­va­ción y uso de las cé­lu­las de otras fuen­tes: me­sen­qui­ma­les de la gra­sa y de la pul­pa den­tal, las del fo­lícu­lo pi­lo­so y otras. La in­ves­ti­ga­ción avan­za po­co a po­co, pe­ro el po­ten­cial va cre­cien­do ex­po­nen­cial­men­te. Con­ser­var las cé­lu­las pro­pias tan jó­ve­nes como sea po­si­ble es por aho­ra el úni­co abor­da­je al que te­ne­mos ac­ce­so, y tras el na­ci­mien­to es el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­lo con la má­xi­ma ca­li­dad y se­gu­ri­dad.

La in­ves­ti­ga­ción avan­za po­co a po­co. Con­ser­var las cé­lu­las pro­pias tan jó­ve­nes como sea po­si­ble es por aho­ra el úni­co abor­da­je al que te­ne­mos ac­ce­so, y tras el na­ci­mien­to es el me­jor mo­men­to pa­ra ha­cer­lo con la má­xi­ma ca­li­dad y se­gu­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.