I+D in­no­va­do­ra al ser­vi­cio de la es­cle­ro­sis múl­ti­ple

Es­ta­mos an­te una en­fer­me­dad que re­pre­sen­ta una enor­me car­ga emo­cio­nal de la que ape­nas se ha­bla, pe­se al im­pac­to que tie­ne en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te y de su en­torno, y hay 46.000 per­so­nas afec­ta­das en Es­pa­ña

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN - Ser­gio Tei­xei­ra Di­rec­tor ge­ne­ral de Bio­gen en Es­pa­ña y Por­tu­gal

Hoy en día, la es­cle­ro­sis múl­ti­ple si­gue sin te­ner cu­ra. Por eso, la in­ves­ti­ga­ción, el diag­nós­ti­co pre­coz de la en­fer­me­dad y la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da si­guen sien­do una prio­ri­dad pa­ra to­das las per­so­nas que con­vi­ven con es­ta pa­to­lo­gía, que en Es­pa­ña afec­ta apro­xi­ma­da­men­te a más de 46.000 per­so­nas.

Con­se­guir trans­for­mar la in­ves­ti­ga­ción en fár­ma­cos dis­po­ni­bles pa­ra los pa­cien­tes no es ta­rea fá­cil, pe­ro de­be­mos se­guir apostando por fór­mu­las in­no­va­do­ras, por­que só­lo así lo­gra­re­mos dar con la cu­ra de­fi­ni­ti­va. Los años de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo no siem­pre cul­mi­nan con un fi­nal fe­liz, pe­ro te­ne­mos la obli­ga­ción de se­guir in­ten­tán­do­lo y la res­pon­sa­bi­li­dad de ofre­cer tra­ta­mien­tos in­no­va­do­res que apor­ten ca­li­dad de vi­da y bie­nes­tar al pa­cien­te.

Mu­chos me­di­ca­men­tos se que­dan por el ca­mino, a pe­sar de re­sul­tar pro­me­te­do­res en un prin­ci­pio, por­que no siem­pre con­se­gui­mos ga­ran­ti­zar que el fár­ma­co sea más efi­caz y se­gu­ro que los ya exis­ten­tes en el mer­ca­do. La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca es una pie­za cla­ve del sec­tor sa­lud y, como tal, de­be­mos asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de arries­gar pa­ra acer­car la in­no­va­ción a la so­cie­dad.

Bio­gen apues­ta por un mo­de­lo de I+D in­no­va­dor ba­sa­do en en­con­trar en­fo­ques no­ve­do­sos pa­ra afec­cio­nes neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas y neu­ro­ló­gi­cas gra­ves. Es­te ca­rác­ter in­no­va­dor y pio­ne­ro nos ha con­ver­ti­do en la com­pa­ñía bio­tec­no­ló­gi­ca con más tra­ta­mien­tos pa­ra la Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple. El año pa­sa­do asis­ti­mos con or­gu­llo al lan­za­mien­to de dos nue­vos fár­ma­cos pa­ra el tra­ta­mien­to de es­ta en­fer­me­dad, con­tan­do en la ac­tua­li­dad con cin­co te­ra­pias.

En el Día Mun­dial de la Es­cle­ro­sis Múl­ti­ple no podemos ob­viar la reali­dad que vi­ven los pa­cien­tes y sus fa­mi­lia­res. Es­ta­mos an­te una en­fer­me­dad que re­pre­sen­ta una enor­me car­ga emo­cio­nal de la que ape­nas se ha­bla, pe­se al im­pac­to que tie­ne en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te y de su en­torno. No nos en­fren­ta­mos a una so­la en­fer­me­dad, sino que exis­ten tan­tas es­cle­ro­sis múl­ti­ples como pa­cien­tes. Mien­tras si­ga ha­bien­do un so­lo pa­cien­te con es­cle­ro­sis múl­ti­ple, nues­tro es­fuer­zo y de­di­ca­ción dia­rio es­ta­rán vol­ca­dos en la I+D in­no­va­do­ra y en apo­yar a las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas y a las Or­ga­ni­za­cio­nes de Pa­cien­tes con pro­yec­tos que se tra­duz­can en ca­li­dad de vi­da pa­ra los pa­cien­tes. Es­ta es nues­tra ra­zón de ser.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.