Sis­te­mas de ges­tión clí­ni­ca pa­ra la en­fer­me­dad re­nal

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Los pa­cien­tes afec­ta­dos de en­fer­me­dad re­nal crónica (ERC), uno de los prin­ci­pa­les y más cos­to­sos pro­ble­mas de sa­lud pú­bli­ca en Es­pa­ña, re­quie­ren de una aten­ción sa­ni­ta­ria in­te­gral y coor­di­na­da en to­dos los es­ta­dios de la en­fer­me­dad. El 0,1 por cien­to de la po­bla­ción es­pa­ño­la es­tá afec­ta­da de en­fer­me­dad re­nal crónica avan­za­da (Er­ca) y es­tos pa­cien­tes su­po­nen el 3 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio del país -unos 1.800 mi­llo­nes de eu­ros- y un 4 por cien­to del de aten­ción es­pe­cia­li­za­da.

Los sis­te­mas de ges­tión clí­ni­ca son el pre­sen­te y el fu­tu­ro que nos van a per­mi­tir ha­cer fren­te a es­tos desafíos de sa­lud. En es­te sen­ti­do, Bax­ter ha desa­rro­lla­do Ver­sia pa­ra la uni­fi­ca­ción de la ges­tión del pa­cien­te re­nal y la ex­plo­ta­ción avan­za­da de da­tos por los ser­vi­cios de ne­fro­lo­gía. Es­ta he­rra­mien­ta per­mi­te a la Ad­mi­nis­tra­ción uni­fi­car la ges­tión del pa­cien­te re­nal en to­dos los hos­pi­ta­les de la re­gión, au­to­ma­ti­zan­do el re­gis­tro ofi­cial, lo que se tra­du­ce en una op­ti­mi­za­ción de re­cur­sos que ga­ran­ti­za­rá la sos­te­ni­bi­li­dad de nues­tro SNS. Des­de el pun­to de vis­ta clí­ni­co, Ver­sia ofre­ce usa­bi­li­dad y tec­no­lo­gía de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, con un in­ter­faz ac­ce­si­ble a tiem­po real des­de cual­quier ex­plo­ra­dor, que ade­más per­mi­te in­te­grar­se con otros sis­te­mas de ges­tión del hos­pi­tal y co­nec­tar­se con otros ser­vi­cios pa­ra la ex­plo­ta­ción avan­za­da de da­tos, me­jo­ran­do la tra­za­bi­li­dad y ofre­cien­do una his­to­ria clí­ni­ca in­for­ma­ti­za­da úni­ca. Ver­sia per­mi­te una ges­tión in­te­gral del pa­cien­te des­de la con­sul­ta has­ta el tra­ta­mien­to con he­mo­diá­li­sis, la diá­li­sis do­mi­ci­lia­ria, el tras­plan­te y la hos­pi­ta­li­za­ción.

Los be­ne­fi­cios pa­ra el pa­cien­te se tra­du­cen en co­mo­di­dad; per­mi­tien­do te­le­mo­ni­to­ri­zar su tra­ta­mien­to des­de ca­sa, ma­yor con­trol y ad­he­ren­cia; evi­tan­do des­pla­za­mien­tos al hos­pi­tal y ma­yor se­gu­ri­dad; per­mi­tien­do de­fi­nir aler­tas an­te va­ria­cio­nes de los da­tos. Ca­be re­cor­dar que el 96 por cien­to de los en­fer­mos que ini­cian un tra­ta­mien­to sus­ti­tu­ti­vo re­nal lo ha­cen en al­gu­na mo­da­li­dad de diá­li­sis. Aun­que el tras­plan­te es fi­nal­men­te el tra­ta­mien­to más pre­va­len­te en nues­tro país y del que dis­fru­ta el 52 por cien­to de los pa­cien­tes, no to­dos pue­den ac­ce­der a él, de for­ma que el 48 por cien­to res­tan­te, al­re­de­dor de 27.000 per­so­nas, per­ma­ne­cen en tra­ta­mien­to de diá­li­sis.

Pa­ra el se­gui­mien­to dia­rio de es­tos pa­cien­tes cró­ni­cos, el sis­te­ma de ges­tión clí­ni­ca Ver­sia apor­ta gran­des be­ne­fi­cios ya que cal­cu­la los indicadore­s de ca­li­dad re­co­men­da­dos por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ne­fro­lo­gía (SEN), ex­por­ta au­to­má­ti­ca­men­te los da­tos de los pa­cien­tes a su his­to­ria clí­ni­ca di­gi­tal y a los re­gis­tros de pa­cien­tes re­na­les y ga­ran­ti­za el ac­ce­so in­me­dia­to a to­da la in­for­ma­ción clí­ni­ca. Con ello per­mi­te op­ti­mi­zar re­cur­sos, fo­men­tar y desa­rro­llar el tra­ba­jo mul­ti­dis­ci­pli­nar y es­ta­ble­cer una co­la­bo­ra­ción con­jun­ta en­tre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.