La ana­lí­ti­ca pre­dic­ti­va en la aten­ción a los pa­cien­tes

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Una de las co­rrien­tes tec­no­ló­gi­cas que va a mar­car de ma­ne­ra más de­ter­mi­nan­te al sec­tor sa­ni­ta­rio es la ana­lí­ti­ca pre­dic­ti­va. En­tre los be­ne­fi­cios de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma se en­cuen­tran una me­jo­ría en los re­sul­ta­dos del pa­cien­te, una me­nor co­rrien­te de ad­mi­sio­nes y read­mi­sio­nes, y una re­duc­ción sen­si­ble de los cos­tes glo­ba­les de las ins­ti­tu­cio­nes mé­di­cas. La ana­lí­ti­ca pre­ven­ti­va tam­bién sos­tie­ne la promesa de agi­li­zar la car­ga de tra­ba­jo de los mé­di­cos, ayu­dán­do­les a que los cui­da­dos y los tra­ta­mien­tos que apli­can a los pa­cien­tes sean más efec­ti­vos.

Di­ver­sos ex­per­tos afir­man que si una en­ti­dad sa­ni­ta­ria pre­ten­de po­ner en dan­za una ade­cua­da es­tra­te­gia de ana­lí­ti­ca pre­ven­ti­va de­be­ría de­di­car di­ver­sos gru­pos de pro­fe­sio­na­les a mo­ni­to­ri­zar des­de un cen­tro de con­trol los da­tos de los pa­cien­tes pro­ce­den­tes de di­ver­sas fuen­tes. Si esa in­for­ma­ción avan­za­da in­di­ca que al­go va mal, se­rá el mo­men­to de in­ter­ve­nir. Or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias co­mo Vree Health ya es­tán po­nien­do en dan­za es­te ti­po de aten­ción proac­ti­va con el pa­cien­te. Es­ta en­ti­dad ha crea­do un sis­te­ma pa­ra coor­di­nar la aten­ción de sus en­fer­mos, que le per­mi­te mo­ni­to­ri­zar su pro­gre­so a tra­vés de re­gis­tros y aler­tas que avi­san a las dis­tin­tas par­tes en ca­so de que se de­tec­ten in­con­sis­ten­cias. Gra­cias a la com­bi­na­ción del pro­ce­sa­mien­to com­ple­jo y de la ana­lí­ti­ca de even­tos, Vree pue­de cap­tu­rar la ac­ti­vi­dad del pa­cien­te y reac­cio­nar en tiem­po real.

Es­ta ins­ti­tu­ción tam­bién ubi­ca a sus pa­cien­tes en pro­gra­mas de se­gui­mien­to pa­ra tes­tear su evo­lu­ción tras la sa­li­da del hos­pi­tal. Du­ran­te los me­ses su­ce­si­vos los pa­cien­tes se so­me­ten a che­queos pe­rió­di­cos que ge­ne­ran una se­rie de da­tos y re­gis­tros que se in­cor­po­ran au­to­má­ti­ca­men­te al sis­te­ma. El pro­gra­ma pue­de au­nar in­for­ma­ción va­rio­pin­ta, des­de el es­ta­do emo­cio­nal del pa­cien­te has­ta su pre­sión san­guí­nea, pa­san­do por los da­tos re­la­ti­vos, por ejem­plo, a la to­ma de me­di­ca­men­tos. El ras­treo se pue­de pro­du­cir de ma­ne­ra dia­ria o adap­tar­se a la fre­cuen­cia que de­man­de ca­da ca­so. Las tec­no­lo­gías de in­te­gra­ción e in­te­gri­dad de da­tos que ha in­cor­po­ra­do Vree aglu­ti­nan es­tas ac­tua­li­za­cio­nes y co­man­dan la crea­ción y el in­ter­cam­bio de es­ta­dís­ti­cas sa­ni­ta­rias del pa­cien­te. Los mé­di­cos y en­fer­me­ros re­ci­bi­rán no­ti­fi­ca­cio­nes de ma­ne­ra di­ná­mi­ca en ca­so de que al­gún pa­rá­me­tro se sal­ga de la nor­ma sus­cri­ta al plan de aten­ción al pa­cien­te. Vree ya es­tá dis­fru­tan­do de los be­ne­fi­cios de la ana­lí­ti­ca pre­dic­ti­va que se­ña­la­mos al co­mien­zo del ar­tícu­lo: aho­rros ope­ra­cio­na­les, una me­jor coor­di­na­ción en la aten­ción al en­fer­mo, me­nos read­mi­sio­nes de pa­cien­tes y me­jo­res re­sul­ta­dos mé­di­cos. Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de una vi­sión más proac­ti­va de la aten­ción sa­ni­ta­ria que pro­por­cio­na ven­ta­jas a to­das las par­tes im­pli­ca­das, es­pe­cial­men­te al pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.