La in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca an­te el re­to de la se­ria­li­za­ción

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

En al­gu­nos paí­ses, la co­mer­cia­li­za­ción de me­di­ca­men­tos falsos pue­de lle­gar a re­pre­sen­tar el 20 por cien­to del mer­ca­do far­ma­céu­ti­co. Un dato sig­ni­fi­ca­ti­vo y preo­cu­pan­te que ha he­cho sal­tar las alar­mas de las ad­mi­nis­tra­cio­nes na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, de­bi­do a las gra­ves con­se­cuen­cias que tie­ne tan­to pa­ra la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, co­mo por la in­ci­den­cia eco­nó­mi­ca pa­ra el sec­tor.

Pa­ra afron­tar es­ta pro­ble­má­ti­ca, la Unión Eu­ro­pea es­tá tra­ba­jan­do des­de ha­ce tiem­po en ini­cia­ti­vas de se­ria­li­za­ción, es de­cir, de ad­he­sión de có­di­gos de iden­ti­fi­ca­ción de pro­duc­tos úni­cos en el en­va­se uni­ta­rio de to­do ma­te­rial de far­ma­cia. El ob­je­ti­vo fi­nal es evi­tar que en­tren en la ca­de­na de su­mi­nis­tro me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos en su iden­ti­dad, tra­yec­to­ria u ori­gen.

El pa­sa­do mes de fe­bre­ro se pu­bli­ca­ba el Re­gla­men­to eu­ro­peo 2016/161/EU, que desa­rro­lla la Di­rec­ti­va Eu­ro­pea 2011/62/EU, y es­ta­ble­ce la obli­ga­to­rie­dad de im­ple­men­tar una se­rie de re­qui­si­tos de se­ria­li­za­ción a to­da la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca an­tes del 9 de fe­bre­ro de 2019 y en to­dos los es­ta­dos miem­bros de la UE. So­lo se man­tie­ne una ex­cep­ción en Bél­gi­ca, Ita­lia y Gre­cia, que dis­po­nen de pla­zo has­ta el año 2025.

Pa­ra iden­ti­fi­car ca­da pro­duc­to ten­drán que in­cluir­se dos dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad en los en­va­ses: un iden­ti­fi­ca­dor úni­co, que per­mi­ti­rá ve­ri­fi­car la au­ten­ti­ci­dad de ca­da uno de los me­di­ca­men­tos dis­pen­sa­dos, y un dis­po­si­ti­vo con­tra las ma­ni­pu­la­cio­nes, que ga­ran­ti­za­rá la in­te­gri­dad de los mis­mos. Es­ta in­for­ma­ción con­tri­bu­ye a la se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes y fa­ci­li­ta los pro­ce­di­mien­tos de re­cu­pe­ra­ción, re­ti­ra­da y de­vo­lu­ción, así co­mo una más ex­haus­ti­va fár­ma­co-vi­gi­lan­cia en es­te sec­tor.

En de­fi­ni­ti­va se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to de un ca­la­do ma­yor de lo que a prio­ri pue­da pa­re­cer. La se­ria­li­za­ción de los me­di­ca­men­tos no só­lo afec­ta­rá a la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca, sino que ten­drá tam­bién gran in­ci­den­cia en otros ám­bi­tos co­mo los ope­ra­do­res lo­gís­ti­cos, las farmacias y los sis­te­mas pú­bli­cos y pri­va­dos de sa­lud de los es­ta­dos.

Pa­ra aco­me­ter es­te pro­ce­so las com­pa­ñías im­pli­ca­das pre­ci­sa­rán de so­lu­cio­nes que ga­ran­ti­cen el cum­pli­mien­to de los cri­te­rios de tra­za­bi­li­dad exi­gi­dos por to­das las nor­ma­ti­vas vi­gen­tes y que, ade­más, se adap­ten a los su­ce­si­vos cam­bios le­gis­la­ti­vos.

En­tre otros, se­rá pre­ci­so rea­li­zar un re­por­ting es­pe­cí­fi­co a las agencias re­gu­la­do­ras del sec­tor en ca­da país, lo que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.