BIE­NES­TAR COR­PO­RA­TI­VO

EL TRA­BA­JO CON Ca­da vez son más las em­pre­sas que ofre­cen di­fe­ren­tes pro­gra­mas de bie­nes­tar pa­ra fo­men­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de sus tra­ba­ja­do­res. Na­ce así el con­cep­to ‘well­ness­job’ con ac­ti­vi­da­des a me­di­da pa­ra com­ba­tir el es­trés y po­ten­ciar el tra­ba­jo en

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL -

Mu­chos son los con­se­jos sa­lu­da­bles que po­de­mos ofre­cer a la vuel­ta de va­ca­cio­nes. Uno de los más im­por­tan­tes es re­to­mar la ru­ti­na del ejer­ci­cio fí­si­co y prác­ti­cas de­por­ti­vas. Nu­me­ro­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos ava­lan los be­ne­fi­cios de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca du­ran­te to­da la vi­da. Uno de los más re­le­van­tes ha si­do pu­bli­ca­do es­te ve­rano en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta European Jour­nal of Pre­ven­ti­ve Car­dio­logy. En él se con­clu­ye que el im­pac­to que tie­ne una ba­ja ca­pa­ci­dad fí­si­ca so­bre el ries­go de muer­te só­lo es su­pe­ra­do por el ta­ba­quis­mo. El ries­go es in­clu­so ma­yor que en las per­so­nas con hi­per­ten­sión ar­te­rial o con ni­ve­les al­tos de co­les­te­rol.

Se tra­ta de un es­tu­dio, enor­me­men­te ri­gu­ro­so, de 45 años de du­ra­ción, con una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de 792 hom­bres de 50 años de edad, re­clu­ta­dos en Go­tem­bur­go en el año 1963. El es­tu­dio di­ri­gi­do por, el doc­tor La­den­vall, del De­par­ta­men­to de Bio­lo­gía Mo­le­cu­lar y Me­di­ci­na Clí­ni­ca de la Aca­de­mia Sahl­grens­ka de la Uni­ver­si­dad de Go­tem­bur­go, po­ne de ma­ni­fies­to, tam­bién, la im­por­tan­cia de rea­li­zar er­go­me­trías en ma­te­ria de pre­ven­ción. Es­ta prue­ba diag­nós­ti­ca que se rea­li­za ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ana­li­zar la res­pues­ta del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar del or­ga­nis­mo cuan­do és­te es so­me­ti­do a si­tua­cio­nes de es­fuer­zo fí­si­co im­por­tan­te y per­mi­te el se­gui­mien­to de pa­to­lo­gías car­día­cas que no se ma­ni­fies­tan en re­po­so. Du­ran­te el ejer­ci­cio se pro­du­ce un au­men­to de los re­que­ri­mien­tos de oxí­geno por par­te del sis­te­ma muscu­lo es­que­lé­ti­co y car­día­co, lo que des­en­ca­de­na me­ca­nis­mos fi­sio­ló­gi­cos que per­mi­tan au­men­tar la ofer­ta de oxí­geno del or­ga­nis­mo. Por ello, du­ran­te el tiem­po que du­ra la prue­ba se re­co­gen las ci­fras de ten­sión ar­te­rial, rit­mo y fre­cuen­cias car­día­ca, res­pi­ra­to­ria y a to­do ello se aña­de un re­gis­tro elec­tro­car­dio­grá­fi­co del co­ra­zón. La prue­ba no sue­le so­bre­pa­sar los 12 ó 15 mi­nu­tos de du­ra­ción.

Las prue­bas de es­fuer­zo más co­mu­nes son las rea­li­za­das en cin­ta ti­po tread­mill que son si­mi­la­res a las cin­tas em­plea­das en los en­tre­na­mien­tos y fit­ness de nu­me­ro­sos cen­tros de­por­ti­vos. Nor­mal­men­te se ha­ce ca­mi­nar al pa­cien­te so­bre la cin­ta ro­dan­te mien­tras se au­men­ta pro­gre­si­va­men­te la ve­lo­ci­dad y pen­dien­te se­gún el pro­to­co­lo uti­li­za­do. El más co­no­ci­do es el pro­to­co­lo de Bru­ce, en el cual el in­cre­men­to se rea­li­za ca­da tres mi­nu­tos. La er­go­me­tría es un es­tu­dio de

scree­ning am­plia­men­te uti­li­za­do en la Me­di­ci­na del De­por­te.

Los re­sul­ta­dos per­mi­ten co­no­cer los pa­rá­me­tros ne­ce­sa­rios pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to per­so­nal y ob­je­ti­vos pro­fe­sio­na­les. Se han de te­ner en cuen­ta las exi­gen­cias me­ta­bó­li­cas de ca­da uno de los de­por­tes. Así, en per­so­nas que desean ini­ciar­se en la prác­ti­ca de­por­ti­va se con­si­gue orien­tar so­bre el ni­vel de fac­ti­bi­li­dad pa­ra su desa­rro­llo de ma­ne­ra in­di­vi­dual.

Prue­bas de es­fuer­zo

En el cam­po de la Me­di­ci­na La­bo­ral, las prue­bas de es­fuer­zo da­do su al­to gra­do de sen­si­bi­li­dad, de­ben ser de obli­ga­do cum­pli­mien­to en los tra­ba­ja­do­res que pue­dan es­tar ex­pues­tos a po­ten­cia­les tó­xi­cos car­día­cos. Son es­pe­cial­men­te re­le­van­tes en el sec­tor de la me­ta­lur­gia con la ma­ni­pu­la­ción de me­ta­les, me­ta­loi­des y de­ri­va­dos. En­tre ellos po­de­mos men­cio­nar el co­bal­to. Es­te me­tal se pue­de en­con­trar en pi­las, ba­te­rías, ar­tícu­los de cris­tal, tin­tu­ras y pig­men­tos. For­ma par­te de la vi­ta­mi­na B12 y re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra la fun­ción nor­mal del sis­te­ma ner­vio­so y la for­ma­ción de cé­lu­las san­guí­neas, sin em­bar­go, la ex­po­si­ción a al­tas con­cen­tra­cio­nes pue­de pro­du­cir pro­ble­mas de co­ra­zón co­mo la mio­car­dio­pa­tía di­la­ta­da. Se tra­ta de un cua­dro de in­su­fi­cien­cia car­día­ca con­ges­ti­va des­cri­to en la dé­ca­da de los se­sen­ta en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Ca­na­dá. Apa­re­ció de ma­ne­ra ful­mi­nan­te en per­so­nas que ha­bían be­bi­do cer­ve­za a la que se aña­dió sul­fa­to de co­bal­to co­mo es­ta­bi­li­za­dor de es­pu­ma. Una vez iden­ti­fi­ca­do y eli­mi­na­do el tó­xi­co así co­mo las me­di­das de pre­ven­ción adop­ta­das en el sec­tor de la pro­duc­ción cer­ve­ce­ra han per­mi­ti­do que el sín­dro­me no se ha­ya vuel­to a des­cri­bir.

En Es­pa­ña, la Ley 31/1995, de 8 de no­viem­bre, de Pre­ven­ción de Ries­gos La­bo­ra­les es­ta­ble­ce ade­cua­da­men­te las ba­ses que re­gu­lan las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les con ele­men­tos quí­mi­cos tan­to en pro­duc­ción, ma­ni­pu­la­ción, al­ma­ce­na­mien­to co­mo en trans­por­te y eva­cua­ción. Se re­co­mien­da rea­li­zar una er­go­me­tría en aque­llos tra­ba­ja­do­res, de cual­quier sec­tor, en los que se de­tec­tan al­te­ra­cio­nes en la aus­cul­ta­ción car­día­ca co­mo so­plos o arrit­mias, jun­to a fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar co­mo hi­per­ten­sión ar­te­rial o dia­be­tes. Tam­bién cuan­do, ade­más, se su­man al­te­ra­cio­nes en una radiografí­a to­rá­ci­ca o en un elec­tro­car­dio­gra­ma en re­po­so.

No se de­ben ol­vi­dar los fac­to­res de ries­go en el pues­to de tra­ba­jo co­mo son el es­trés, el es­fuer­zo fí­si­co o el pe­li­gro pa­ra ter­ce­ros. Así, ca­da vez son más las em­pre­sas que ofre­cen pro­gra­mas de bie­nes­tar cor­po­ra­ti­vo pa­ra fo­men­tar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de sus tra­ba­ja­do­res. Exis­ten di­fe­ren­tes fór­mu­las. La em­pre­sa pue­de lle­var a ca­bo el pa­go de la cuo­ta pe­rió­di­ca a un cen­tro de­por­ti­vo co­mún, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y ejer­ci­cios er­go­nó­mi­cos en el mis­mo lu­gar de tra­ba­jo o pro­mo­ver cam­peo­na­tos y tor­neos de­por­ti­vos in­tra o in­ter­em­pre­sas. Na­ce así el con­cep­to de well­ness­job con ac­ti­vi­da­des a me­di­da pa­ra com­ba­tir el es­trés y po­ten­ciar el tra­ba­jo en equi­po y la au­to­es­ti­ma de ca­da tra­ba­ja­dor. Se pue­de lle­gar a re­du­cir, in­clu­so, el por­cen­ta­je de ab­sen­tis­mo la­bo­ral al fa­vo­re­cer un es­ti­lo de vi­da más sa­lu­da­ble.

Tras los Jue­gos Olím­pi­cos y Pa­ra­lím­pi­cos de Río 2016, al­go po­de­mos apren­der y es que só­lo la dis­ci­pli­na con­si­gue ha­cer de la uto­pía una reali­dad.

REUTERS

Una em­plea­da de Goo­gle en Ca­na­dá prac­ti­ca la es­ca­la­da en las ins­ta­la­cio­nes de la com­pa­ñía.

Dra. Sonia Vidal

Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid)

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.