Nue­vo plan de ad­he­ren­cia a me­di­ca­men­tos

Far­main­dus­tria lan­za una ini­cia­ti­va que bus­car me­jo­rar la ta­sa de cum­pli­mien­to de los tra­ta­mien­tos que po­dría ahorrar más de 500 mi­llo­nes de eu­ros al Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud só­lo en cua­tro pa­to­lo­gías cró­ni­cas

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

Far­main­dus­tria la­za una ini­cia­ti­va que po­dría lle­gar a ahorrar 500 mi­llo­nes al año

El pa­go por re­sul­ta­dos co­mien­za a ser un axio­ma de la sa­ni­dad pú­bli­ca acep­ta­do in­clu­so por los pro­vee­do­res del sis­te­ma. Los la­bo­ra­to­rios son ca­da vez más cons­cien­tes de que si sus tra­ta­mien­tos no apor­tan va­lor no se­rán re­em­bol­sa­dos, así de cla­ro. Pe­ro, ¿qué su­ce­de cuan­do son los pro­pios pa­cien­tes quie­nes no cum­plen con la me­di­ca­ción pres­cri­ta o no to­man las do­sis re­ce­ta­das du­ran­te el tiem­po y el mo­do in­di­ca­dos y com­pro­me­ten así la ta­sa de éxi­to de la te­ra­pia? El pre­si­den­te de Far­main­dus­tria, An­to­ni Es­te­ve, abor­dó es­ta cues­tión du­ran­te la pre­sen­ta­ción en San­tan­der del am­bi­cio­so Plan de Ad­he­ren­cia al Tra­ta­mien­to que pro­mue­ve la pa­tro­nal de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca in­no­va­do­ra, pa­ra se­ña­lar que las com­pa­ñías “tie­nen que de­mos­trar que los me­di­ca­men­tos son efi­ca­ces”.

Bien pue­de ser una ra­zón más pa­ra bus­car un ma­yor com­pro­mi­so no so­lo de las far­ma­céu­ti­cas de ca­ra a los acuer­dos de ries­go com­par­ti­do, sino del res­to de pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y de la so­cie­dad en su con­jun­to en la cul­tu­ra del cum­pli­mien­to de los tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos, au­tén­ti­co ten­dón de Aqui­les de los sis­te­mas de sa­lud.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud cal­cu­la que la mi­tad de los pa­cien­tes cró­ni­cos no cum­ple de for­ma co­rrec­ta los tra­ta­mien­tos pres­cri­tos, por­cen­ta­je que se re­du­ce al 20 por cien­to en el ca­so de pa­cien­tes agu­dos. Ci­fras que Far­main­dus­tria ha co­rro­bo­ra­do re­cien­te­men­te en una en­cues­ta so­bre ad­he­ren­cia terapéutic­a de 1.400 pa­cien­tes

cró­ni­cos, que apun­ta que só­lo el 49,9 por cien­to de los pa­cien­tes cró­ni­cos es­pa­ño­les cum­ple co­rrec­ta­men­te con el tra­ta­mien­to mé­di­co pres­cri­to.

Ele­var es­tas ta­sas de cum­pli­mien­to y dis­po­ner de una es­tra­te­gia co­mún na­cio­nal es el ob­je­ti­vo del Plan que Far­main­dus­tria ha pre­sen­ta­do al Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad pa­ra que lo li­de­re y que pue­de con­ver­tir­se en un “re­fe­ren­te de la sa­ni­dad española”, co­mo in­di­có Es­te­ve, si lle­ga a buen puer­to.

Un cos­te de 11.500 mi­llo­nes pa­ra el SNS

Sin du­da, hay mu­cho en jue­go. La fal­ta de ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos me­di­ca­men­to­sos es un pro­ble­ma de sa­lud y tam­bién un agu­je­ro eco­nó­mi­co que nin­gún sis­te­ma se pue­de per­mi­tir. El di­rec­tor ge­ne­ral de Car­te­ra Bá­si­ca del SNS y Far­ma­cia, Agus­tín Ri­ve­ro, dio por bue­nas las ci­fras de la OMS al sos­te­ner en San­tan­der que el cos­te eco­nó­mi­co del mal uso de la me­di­ca­ción po­dría ele­var­se has­ta los 11.500 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el sis­te­ma es­pa­ñol só­lo en cos­tes sa­ni­ta­rios di­rec­tos, es de­cir, en tra­ta­mien­tos de re­pe­ti­ción, con­sul­tas mé­di­cas o in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios, en­tre otros.

Só­lo me­jo­ran­do la ta­sa de cum­pli­mien­to en diez pun­tos en cua­tro pa­to­lo­gías cró­ni­cas -en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, EPOC, dia­be­tes y de­pre­sión ma­yor- a lo lar­go de los pró­xi­mos 5-15 años, el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud po­dría aho­rrar­se un to­tal de 537 mi­llo­nes de eu­ros en cos­tes sa­ni­ta­rios di­rec­tos, se­gún el estudio rea­li­za­do por la consultora Ernst Young pa­ra Far­main­dus­tria.

El Plan, en el que han co­la­bo­ra­do ex­per­tos de más de vein­te or­ga­ni­za­cio­nes -co­le­gios de mé­di­cos, far­ma­céu­ti­cos y en­fer­me­ros, so­cie­da­des mé­di­cas o de pa­cien­tes- tie­ne mu­cho de ca­rre­ra de fon­do no exen­ta de obs­tácu­los, co­mo se en­car­ga­ron de re­cor­dar los re­pre­sen­tan­tes de las prin­ci­pa­les pro­fe­sio­nes sa­ni­ta­rias, muy ce­lo­sos de de­li­mi­tar su pa­pel, pro­ta­go­nis­mo y com­pe­ten­cias.

El pre­si­den­te de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, Juan Jo­sé Ro­drí­guez Sen­dín, alu­dió a la fal­ta de fi­nan­cia­ción del SNS y a la eli­mi­na­ción de 40.000 pro­fe­sio­na­les du­ran­te los úl­ti­mos años co­mo cau­sas de la so­bre­car­ga de tra­ba­jo de las con­sul­tas y de que los mé­di­cos dis­pon­gan de po­co tiem­po pa­ra for­mar y pro­mo­ver la co­rres­pon­sa­bi­li­dad del pa­cien­te en el ob­je­ti­vo de ad­he­ren­cia. “¿Quién se va a en­car­gar, có­mo, cuán­do y dón­de se va a lle­var a ca­bo si las con­sul­tas mé­di­cas no lo per­mi­ten en es­te tiem­po?”, cues­tio­nó el doc­tor Sen­dín an­te la fal­ta de mi­nu­tos dis­po­ni­bles en las con­sul­tas de aten­ción pri­ma­ria.

Por par­te del pre­si­den­te de la pro­fe­sión en­fer­me­ra, Má­xi­mo Gon­zá­lez Ju­ra­do, el Plan ado­le­ce de un en­fo­que más am­plio más allá del me­di­ca­men­to, ya que, re­cor­dó que la ad­he­ren­cia no só­lo exi­ge la co­rrec­ta to­ma de la me­di­ca­ción, sino tam­bién el se­gui­mien­to de die­tas pau­ta­das o el cam­bio de es­ti­los de vi­da. Reivin­di­ca así la im­por­tan­cia del au­to­cui­da­do y del pa­pel que la en­fer­me­ría tie­ne en la edu­ca­ción pa­ra la sa­lud de los ciu­da­da­nos.

El pre­si­den­te de los co­le­gios far­ma­céu­ti­cos, Je­sús Agui­lar, apor­tó re­sul­ta­dos de los pro­gra­mas de ad­he­ren­cia li­de­ra­dos ya por las far­ma­cias,

El SNS po­dría aho­rrar­se un to­tal de 537 mi­llo­nes de eu­ros en cos­tes sa­ni­ta­rios di­rec­tos

con me­jo­ras de las ta­sas de cum­pli­mien­to den­tro del gi­ro pro­fe­sio­nal ha­cia la aten­ción asis­ten­cial que es­tá pro­mo­vien­do es­te sec­tor. Agui­lar sí hi­zo un lla­ma­mien­to a la co­la­bo­ra­ción, no sin an­tes pun­tua­li­zar du­ran­te su in­ter­ven­ción en San­tan­der que “el mé­di­co no pue­de sus­ti­tuir al far­ma­céu­ti­co en la dis­pen­sa­ción, igual que el far­ma­céu­ti­co no pue­de sus­ti­tuir al mé­di­co en la pres­crip­ción”.

Fi­nan­cia­ción pú­bli­ca

Otro ca­bo suel­to es la fi­nan­cia­ción del Plan, a pe­sar de que Agus­tín Ri­ve­ro ase­gu­ró que la ini­cia­ti­va “con­ta­rá con un pre­su­pues­to”. Las me­di­das que re­quie­re su pues­ta en mar­cha po­drían es­tar su­fra­ga­das por los fon­dos que ya apor­tan los la­bo­ra­to­rios al sis­te­ma se­gún un por­cen­ta­je del 1,5-2 por cien­to de sus ven­tas, tal y co­mo re­co­ge la dis­po­si­ción fi­nal sex­ta de la Ley de Ga­ran­tías. Un por­cen­ta­je de es­tas apor­ta­cio­nes, cer­ca de 40 mi­llo­nes de eu­ros, se de­di­ca ya a po­lí­ti­cas de uso ra­cio­nal del me­di­ca­men­to re­par­ti­do a par­tes igua­les en­tre las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas y el Es­ta­do, que tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre el des­tino de es­te di­ne­ro. La ad­he­ren­cia a los tra­ta­mien­tos se­ría uno de los nue­vos pun­tos re­co­gi­dos den­tro de es­tas po­lí­ti­cas de uso ra­cio­nal del me­di­ca­men­to que Sa­ni­dad de­be aho­ra con­cre­tar. Ri­ve­ro elo­gió una ini­cia­ti­va que con­si­de­ra de­be li­de­rar Sa­ni­dad y tie­nen que desa­rro­llar las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, aña­dió. Pa­ra el res­pon­sa­ble en fun­cio­nes de Far­ma­cia, el Plan “pue­de ser un re­fe­ren­te im­por­tan­te” que se pre­sen­ta­rá en el pró­xi­mo Con­se­jo de Far­ma­cia den­tro de las es­tra­te­gias de sa­lud pa­ra cró­ni­cos y po­li­me­di­ca­dos.

El di­rec­tor ge­ne­ral de Far­ma­cia del País Vas­co, Iña­qui Be­to­la­za, lla­mó la aten­ción so­bre el cos­te que su­po­ne la fal­ta de ad­he­ren­cia pa­ra los ser­vi­cios autonómico­s de sa­lud, ya que “su­po­ne re­pe­tir prue­bas in­ne­ce­sa­rias o in­ten­si­fi­car tra­ta­mien­tos, con evi­den­tes ries­gos pa­ra los pa­cien­tes”, ase­gu­ró du­ran­te su par­ti­ci­pa­ción en el en­cuen­tro or­ga­ni­za­do por Far­main­dus­tria en San­tan­der.

El Plan, que in­ci­de en las cau­sas del in­cum­pli­mien­to de los tra­ta­mien­tos y en las ba­ses pro­fe­sio­na­les pa­ra ha­cer fren­te a es­te pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca, se ci­men­ta so­bre cin­co pi­la­res: con­cien­ciar so­bre la im­por­tan­cia de la ad­he­ren­cia, es­ta­ble­cer un pro­gra­ma de ad­he­ren­cia terapéutic­a, re­du­cir la com­ple­ji­dad del ré­gi­men te­ra­péu­ti­co, in­cre­men­tar la au­to­ges­tión y el em­po­de­ra­mien­to del pa­cien­te e im­ple­men­tar un sis­te­ma de in­for­ma­ción del cum­pli­mien­to te­ra­péu­ti­co. Ca­da uno de es­tos pi­la­res cuen­ta con su pro­pia es­tra­te­gia, lí­neas de ac­tua­ción y me­di­ción de re­sul­ta­dos, y to­dos se apo­yan en una ba­se co­mún que es op­ti­mi­zar el pro­ce­so de pres­crip­ción mé­di­ca pa­ra fa­vo­re­cer la ad­he­ren­cia. Pa­ra ello, el Plan se ba­sa en la ar­ti­cu­la­ción de una se­rie de me­di­das que im­pli­can a to­dos los ni­ve­les y pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios -des­de el mé­di­co pres­crip­tor has­ta far­ma­céu­ti­cos y en­fer­me­ros- en una es­tra­te­gia que ne­ce­si­ta de la in­ter­ven­ción ac­ti­va de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes sa­ni­ta­rias y, por su­pues­to, del pro­pio pa­cien­te, pro­ta­go­nis­ta esen­cial. En el Plan han par­ti­ci­pa­do más de vein­te so­cie­da­des cien­tí­fi­cas sa­ni­ta­rias, ex­per­tos y re­pre­sen­tan­tes de pa­cien­tes.

EFE

Un far­ma­céu­ti­co atien­de a una usua­ria.

ISTOCK

ALAMY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.