El va­lor más allá de los be­ne­fi­cios

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Hoy en día se­ría di­fí­cil ima­gi­nar una em­pre­sa que no es­tu­vie­ra com­pro­me­ti­da con sus em­plea­dos, sus part­ners y la so­cie­dad. Preo­cu­par­se, in­tere­sar­se y res­pon­sa­bi­li­zar­se se han con­ver­ti­do en pa­la­bras cla­ve en el día a día de las com­pa­ñías, lo que ex­pli­ca por qué en los úl­ti­mos años nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes han co­men­za­do a adop­tar una nue­va fi­lo­so­fía, que con­ci­be la trans­pa­ren­cia, las me­jo­res prác­ti­cas en ma­te­ria de buen go­bierno, cues­tio­nes éti­cas, am­bien­ta­les, de ges­tión de per­so­nas y de re­cur­sos ge­ne­ran de va­lor de mer­ca­do y la com­pe­ti­ti­vi­dad co­mo ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va.

Es­ta nue­va preo­cu­pa­ción por la con­tri­bu­ción cor­po­ra­ti­va y la sos­te­ni­bi­li­dad, en­ten­di­da a es­ca­la mun­dial, ha lle­ga­do de la mano de una so­cie­dad hi­per­co­nec­ta­da que se cen­tra en la in­for­ma­ción, los da­tos ob­je­ti­vos y la me­di­ción cons­tan­te de to­do ti­po de va­ria­bles. Da­do que los com­pro­mi­sos que una em­pre­sa ha­ce a sus sta­kehol­ders de­ben ser ren­ta­bles y cuan­ti­fi­ca­bles, exis­ten he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les co­mo el Ín­di­ce Dow Jo­nes de Sos­te­ni­bi­li­dad (DJSI), que cons­ti­tu­ye el pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra el com­por­ta­mien­to sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble en los sec­to­res em­pre­sa­ria­les y fi­nan­cie­ros.

Pue­de pa­re­cer que el ob­je­ti­vo de to­do es­to es re­du­cir el mun­do a las ci­fras, pe­ro na­da po­dría es­tar más le­jos de la reali­dad. Ín­di­ces co­mo el Dow Jo­nes po­nen ne­gro so­bre blan­co y ge­ne­ran ven­ta­jas pa­ra las em­pre­sas, a ba­se de ge­ne­rar con­fian­za y me­jo­rar la repu­tación en­tre los gru­pos de in­te­rés, así co­mo pa­ra el con­jun­to de la so­cie­dad.

Es una ex­ce­len­te no­ti­cia el he­cho de que las em­pre­sas del sec­tor bio­far­ma­céu­ti­co, don­de tra­ba­ja­mos con el ob­je­ti­vo de ha­cer fren­te a las con­di­cio­nes de sa­lud más gra­ves, ocu­pen po­si­cio­nes im­por­tan­tes den­tro de es­te ti­po de cla­si­fi­ca­cio­nes. Es un re­co­no­ci­mien­to a nues­tro tra­ba­jo y nues­tro com­pro­mi­so pa­ra me­jo­rar la vi­da de los pa­cien­tes de una ma­ne­ra trans­pa­ren­te y sos­te­ni­ble, me­dian­te el uso res­pon­sa­ble de los re­cur­sos, dan­do prio­ri­dad a las per­so­nas, y cen­trán­do­nos en la via­bi­li­dad de los sis­te­mas sa­ni­ta­rios.

Es­te año, Ab­bVie tie­ne el ho­nor de ob­te­ner la po­si­ción lí­der en el DJSI en­tre un to­tal de 30 em­pre­sas de bio­tec­no­lo­gía de la in­dus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca. La ra­zón de es­te éxi­to se de­be a que es­ta­mos fir­me­men­te con­ven­ci­dos de que el va­lor va más allá del be­ne­fi­cio y que el cui­da­do de la so­cie­dad sig­ni­fi­ca el cui­da­do de nues­tros pa­cien­tes.

Y se pre­gun­ta­rán, ¿có­mo lo­grar es­tos nue­vos im­pe­ra­ti­vos

Fe­li­pe Pas­tra­na Di­rec­tor ge­ne­ral de Ab­bVie en Es­pa­ña Da­do que los com­pro­mi­sos que una em­pre­sa ha­ce a sus ‘sta­kehol­ders’ de­ben ser ren­ta­bles y cuan­ti­fi­ca­bles, exis­ten he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les co­mo el Ín­di­ce Dow Jo­nes de Sos­te­ni­bi­li­dad, que son el pun­to de re­fe­ren­cia

Fe­li­pe Pas­tra­na Di­rec­tor ge­ne­ral de Ab­bVie en Es­pa­ña La co­la­bo­ra­ción de Ab­bVie con el Gru­po de Di­rec­ción Eu­ro­pea pa­ra la Sa­lud Sos­te­ni­ble ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia pa­ra es­ti­mu­lar el de­ba­te en la re­gión de la Unión Eu­ro­pea y en la en­tre­ga de pro­pues­tas crea­ti­vas y con­cre­tas

cor­po­ra­ti­vos? A tra­vés de la in­no­va­ción. In­no­va­ción sig­ni­fi­ca más in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo pa­ra pro­por­cio­nar el ma­yor va­lor po­si­ble a los pa­cien­tes. In­no­va­ción tam­bién sig­ni­fi­ca te­ner en cuen­ta el en­torno del pa­cien­te en las so­lu­cio­nes y ser­vi­cios que la in­dus­tria pue­da pro­po­ner, es de­cir, con­si­de­ran­do a los cui­da­do­res y las aso­cia­cio­nes de pa­cien­tes, brin­dan­do apo­yo a tiem­po real a los pa­cien­tes, acom­pa­ñán­do­les en to­das las fa­ses de la evo­lu­ción de su pa­to­lo­gía, me­jo­ran­do su co­no­ci­mien­to so­bre la sa­lud y em­po­de­ran­do al pa­cien­te en ge­ne­ral. Por úl­ti­mo, in­no­var sig­ni­fi­ca im­pul­sar nue­vos ti­pos de co­la­bo­ra­ción con los di­fe­ren­tes agen­tes del sis­te­ma sa­ni­ta­rio, pa­ra co-crear so­lu­cio­nes que pro­mue­van un me­jor y más sos­te­ni­ble ac­ce­so al mer­ca­do.

Pa­ra ha­cer fren­te a los re­tos em­pre­sa­ria­les y so­cia­les es im­pres­cin­di­ble es­ta­ble­cer re­la­cio­nes de va­lor guia­das por la di­ver­si­dad y la trans­pa­ren­cia.

La co­la­bo­ra­ción de Ab­bVie con el Gru­po de Di­rec­ción Eu­ro­pea pa­ra la Sa­lud Sos­te­ni­ble ha de­mos­tra­do su efi­ca­cia pa­ra es­ti­mu­lar el de­ba­te en la re­gión de la Unión Eu­ro­pea y en la en­tre­ga de pro­pues­tas crea­ti­vas y con­cre­tas. Es­ta aso­cia­ción ha im­pul­sa­do el Li­bro Blan­co so­bre ser­vi­cios sa­ni­ta­rios sos­te­ni­bles en Eu­ro­pa -de­no­mi­na­do Li­bro Blan­co

so­bre la Sa­lud Sos­te­ni­ble en Eu­ro­pa- que in­clu­ye 18 re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas na­cio­na­les y eu­ro­peas. El tra­ba­jo que se ha lle­va­do a ca­bo den­tro de es­ta aso­cia­ción de­mues­tra la ex­pe­rien­cia de Ab­bVie en la eje­cu­ción de más de trein­ta pro­gra­mas pi­lo­to in­no­va­do­res en vein­te paí­ses dis­tin­tos.

El fu­tu­ro de nues­tra ac­ti­vi­dad y la de cual­quier sec­tor em­pre­sa­rial de­pen­de de la apli­ca­ción de es­tos mo­de­los de sos­te­ni­bi­li­dad, muy va­lo­ra­dos por los in­ver­so­res y por to­dos los sta­kehol­ders.

Es­tos mo­de­los de sos­te­ni­bi­li­dad de­ben ser de­fen­di­dos por los lí­de­res de las em­pre­sas y apo­ya­dos por los equi­pos in­ter­nos. Los al­tos man­dos li­de­ran la in­no­va­ción, pe­ro los ta­len­tos in­ter­nos son los que la lle­van a ca­bo. Por ello es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta a las per­so­nas co­mo pi­lar es­tra­té­gi­co den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes y crear un am­bien­te có­mo­do en el que pue­dan ope­rar e in­no­var. Tam­bién se­rá im­pres­cin­di­ble la crea­ción de las con­di­cio­nes laborales ade­cua­das, la for­ma­ción con­ti­nua y la ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra que los em­plea­dos desa­rro­llen sus for­ta­le­zas, pro­por­cio­nán­do­les una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va sa­na y éti­ca, y la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas efi­cien­tes de re­cur­sos hu­ma­nos.

En Ab­bVie, con­si­de­ra­mos es­ta for­ma de pen­sar co­mo la ba­se de nues­tro éxi­to, ava­la­da por las ci­fras. En la ca­te­go­ría de cap­ta­ción y re­ten­ción de ta­len­to del DJSI, Ab­bVie ha lo­gra­do la má­xi­ma pun­tua­ción con 100 pun­tos, al igual que en la ca­te­go­ría de res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal.

Ca­da vez más, las em­pre­sas de­ben acer­car­se a un mo­de­lo so­cial­men­te res­pon­sa­ble y trans­pa­ren­te, con­ce­bi­do co­mo una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va. Aho­ra más que nun­ca, las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben an­ti­ci­par­se a las de­man­das cam­bian­tes de la so­cie­dad, a tra­vés de la in­no­va­ción y la coope­ra­ción con sus gru­pos de in­te­rés. Es­to es es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­rio en el com­ple­jo mun­do bio­far­ma­céu­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.