La bio­tec­no­lo­gía que no ca­lla

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

Exis­te un fe­nó­meno bi­po­lar acer­ca de la bio­tec­no­lo­gía, que fas­ci­na a to­do el que tra­ba­ja con ella. Y es que la bio­tec­no­lo­gía no le es in­di­fe­ren­te a na­die: hay quien se de­lei­ta con una co­pa de vino, quien de­cla­ra ciu­da­des li­bres de trans­gé­ni­cos, quien alar­ga su vi­da con un nue­vo me­di­ca­men­to con­tra el cán­cer, quien evi­ta pér­di­das y pla­gas uti­li­zan­do maíz BT, y quien des­tro­za cen­tros de in­ves­ti­ga­ción ale­gan­do de­re­chos de ani­ma­les. Otros ám­bi­tos, co­mo las bac­te­rias des­con­ta­mi­nan­tes, los qui­ta­man­chas, o los yo­gu­res y otros pro­bió­ti­cos tie­nen fans y de­trac­to­res a par­tes igua­les o qui­zás la re­la­ción amor-odio se ri­ge a la mo­da del mo­men­to.

Es cu­rio­so que sea im­po­si­ble es­tan­da­ri­zar la per­cep­ción an­te la bio­tec­no­lo­gía por sus fa­mo­sos co­lo­res. Cuan­do ha­bla­mos de sa­lud -o bio­tec­no­lo­gía ro­ja-, hay de­trac­to­res con­tra la ex­pe­ri­men­ta­ción ani­mal, in­clu­so con­tra las cé­lu­las ma­dre o tron­ca­les, pe­ro to­do el mun­do es­tu­vo a fa­vor de ad­mi­nis­trar las úl­ti­mas in­no­va­cio­nes con­tra la He­pa­ti­tis C en los pa­cien­tes. En el cam­po agra­rio y de la ali­men­ta­ción -o bio­tec­no­lo­gía ver­de-, be­bi­das de so­ja -a ve­ces trans­gé­ni­ca- y pro­bió­ti­cas va­cían los li­nea­les de los su­per­mer­ca­dos. Es­to pa­sa mien­tras que mu­chos fa­bri­can­tes se apre­su­ran a in­di­car que sus pro­duc­tos es­tán li­bres de trans­gé­ni­cos, aun­que ven­dan sal co­mún. Es­ta historia pa­re­ce re­pe­tir­se en la re­me­dia­ción de eco­sis­te­mas y tra­ta­mien­to de re­si­duos, en la fa­bri­ca­ción de bie­nes co­mo ca­mi­se­tas o bi­lle­tes y ca­si en cual­quier otro ám­bi­to de la bio­tec­no­lo­gía.

En el úl­ti­mo con­gre­so de la Aso­cia­ción de Co­mu­ni­ca­do­res de Bio­tec­no­lo­gía (AcB) nos di­mos cuen­ta de que qui­zás erra­mos con la ten­ta­ti­va de acer­car es­ta cien­cia a las per­so­nas, pa­ra es­ta­ble­cer una re­la­ción más sa­na, crí­ti­ca y aser­ti­va con la bio­tec­no­lo­gía. To­dos asen­ti­mos a que pro­ba­ble­men­te fue­se más efec­ti­vo ex­pli­car que es­ta­mos ro­dea­dos de ella des­de la prehis­to­ria. Ade­más de au­to­crí­ti­ca, en nues­tro con­gre­so los co­mu­ni­ca­do­res en bio­tec­no­lo­gía alum­bra­mos nuevos ca­mi­nos pa­ra una co­mu­ni­ca­ción ve­raz, li­bres de sen­sa­cio­na­lis­mos que evi­tan la re­fle­xión; y que ex­pli­quen el lar­go re­co­rri­do cien­tí­fi­co que da lu­gar a las in­no­va­cio­nes en bio­tec­no­lo­gía.

A pe­sar de las crí­ti­cas, pa­re­ce que la bio­tec­no­lo­gía nos ha ro­dea­do con abun­dan­te éxi­to en nues­tro país. El in­for­me de la pa­tro­nal de las bio­tec­no­ló­gi­cas en España afir­ma­ba que es­ta ac­ti­vi­dad fac­tu­ra­ba más del 10 por cien­to del PIB en España. Y es­to, pe­se a los des­ga­rra­do­res re­cor­tes tan­to en sub­ven­cio­nes a la in­ves­ti­ga­ción co­mo en ayu­das y prés­ta­mos a la cons­ti­tu­ción de em­pre­sas in­no­va­do­ras de los úl­ti­mos años. La bio­tec­no­lo­gía es un sec­tor in­dus­trial de los que per­te­ne­cen a la eco­no­mía ba­sa­da en el co­no­ci­mien­to. Mu­cho de su va­lor re­si­de en la pro­pie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.