Ara­go­ne­ses y ba­lea­res, los úni­cos en po­der de­du­cir­se el se­gu­ro de sa­lud

El Go­bierno re­gio­nal anun­cia su in­ten­ción de eli­mi­nar la de­duc­ción de los gas­tos sa­ni­ta­rios en el IRPF pa­ra in­gre­sar tres mi­llo­nes de eu­ros más al año

El Economista - Sanidad - - SANIDAD 1 - JUAN MAR­QUÉS

Po­co ha du­ra­do la des­gra­va­ción de los gas­tos sa­ni­ta­rios in­tro­du­ci­da en el Im­pues­to de la Ren­ta de 2014 por el an­te­rior Go­bierno de Can­ta­bria. El nuevo Eje­cu­ti­vo re­gio­nal con­si­de­ra que “no tie­ne sen­ti­do es­tar sub­ven­cio­nan­do la sa­ni­dad pri­va­da cuan­do fal­tan re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar una sa­ni­dad pú­bli­ca uni­ver­sal y de ca­li­dad” y, por ello, ha anun­cia­do que eli­mi­na­rá las de­duc­cio­nes por gas­tos en sa­ni­dad pri­va­da dentro del Im­pues­to so­bre la Ren­ta de las Per­so­nas Fí­si­cas (IRPF).

A jui­cio de la Con­se­je­ría de Eco­no­mía que di­ri­ge Juan Jo­sé So­ta, las de­duc­cio­nes “be­ne­fi­cian a las ren­tas más al­tas y es­tán exen­tas de IVA”. Ha­brá que es­pe­rar a la apro­ba­ción de los pró­xi­mos pre­su­pues­tos re­gio­na­les pa­ra sa­ber si el Go­bierno cán­ta­bro cum­ple al fi­nal su ame­na­za. Lo que es­tá cla­ro es que las re­gio­nes es­tán bus­can­do am­pliar sus in­gre­sos an­tes de vol­ver a re­cor­tar su par­ti­da en Sa­ni­dad.

El cos­te anual de la des­gra­va­ción de los gas­tos sa­ni­ta­rios pa­ra las ar­cas re­gio­na­les as­cen­de­ría a tres mi­llo­nes de eu­ros, se­gún da­tos de la Di­rec­ción de la Agen­cia Cán­ta­bra de Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria. Só­lo 20.000 con­tri­bu­yen­tes se ha­brían be­ne­fi­cia­do de la de­duc­ción que en­glo­ba gas­tos

El cos­te anual de la des­gra­va­ción de los gas­tos sa­ni­ta­rios as­cen­de­ría a tres mi­llo­nes de eu­ros

tan co­rrien­tes co­mo la fac­tu­ra del den­tis­ta.

En el caso de las can­ti­da­des abo­na­das en con­cep­to de cuo­tas de se­gu­ros mé­di­cos o mu­tua­li­da­des de ca­rác­ter no obli­ga­to­rio, la de­duc­ción en el tra­mo au­to­nó­mi­co se li­mi­ta al 5 por cien­to del gas­to, con un to­pe anual de 200 eu­ros en tri­bu­ta­ción nor­mal y de 300 eu­ros en con­jun­ta. Pa­ra los gas­tos por ra­zo­nes de en­fer­me­dad o sa­lud den­tal, el por­cen­ta­je de­du­ci­ble es del 10 por cien­to de los gas­tos su­fra­ga­dos du­ran­te el año, con un lí­mi­te anual de 500 y 700 eu­ros, res­pec­ti­va­men­te.

El Ins­ti­tu­to pa­ra el De­sa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (Idis) ha cues­tio­na­do el anun­cio rea­li­za­do por el Eje­cu­ti­vo de Can­ta­bria y la “inopor­tu­ni­dad” de la ini­cia­ti­va, ya que, a jui­cio del lobby de la sa­ni­dad pri­va­da, “es­tá de­mos­tra­do que la des­gra­va­ción fis­cal sa­ni­ta­ria con­tri­bu­ye a la re­ba­ja de la pre­sión asis­ten­cial en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co y, por lo tan­to, a ali­viar las lis­tas de es­pe­ra, as­pec­to no te­ni­do en cuen­ta a la ho­ra de eva­luar su im­pac­to eco­nó­mi­co y so­cial”, re­cuer­da en un co­mu­ni­ca­do.

Es la otra ca­ra de la mo­ne­da de las des­gra­va­cio­nes de los gas­tos sa­ni­ta­rios. Un es­tu­dio en­car­ga­do por el Igua­la­to­rio Can­ta­bria ci­fra así en 1,69 mi­llo­nes de eu­ros el aho­rro de la sa­ni­dad cán­ta­bra por el be­ne­fi­cio fis­cal apli­ca­do del 5 por cien­to en las pri­mas de se­gu­ros in­di­vi­dua­les en 2014. Can­ta­bria con­ta­ba con 25.310 ase­gu­ra­dos en 2014 con do­ble co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria. Se­gún el informe di­ri­gi­do por Da­vid Can­ta­re­ro, pro­fe­sor del de­par­ta­men­to de Eco­no­mía Apli­ca­da y di­rec­tor del Gru­po de I+D en Eco­no­mía de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Can­ta­bria, el sal­do eco­nó­mi­co es po­si­ti­vo pa­ra las ar­cas au­to­nó­mi­cas, pues pe­se a cier­ta pér­di­da ini­cial de in­gre­sos por IRPF del Go­bierno de Can­ta­bria, el aho­rro que se ob­tie­ne es ma­yor por la sus­ti­tu­ción de con­su­mo de re­cur­sos.

A pe­sar de las su­pues­tas ven­ta­jas del se­gu­ro mé­di­co pa­ra la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca del sis­te­ma de sa­lud, só­lo tres co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas (Ara­gón, Ba­lea­res y Can­ta­bria) man­tie­nen al­gún ti­po de de­duc­ción sa­ni­ta­ria en el tra­mo au­to­nó­mi­co de IRPF. La de­duc­ción de los gas­tos sa­ni­ta­rios es pues la ex­cep­ción. En la ac­tua­li­dad, los con­tri­bu­yen­tes ara­go­ne­ses pue­den des­gra­var­se el 10 de los gas­tos anua­les en pri­mas de se­gu­ros in­di­vi­dua­les de sa­lud, siem­pre que su ba­se im­po­ni­ble no su­pere los 30.000 eu­ros en de­cla­ra­ción in­di­vi­dual o los 50.000 en con­jun­ta. En el caso de las Is­las Ba­lea­res, se apli­ca una de­duc­ción del 15 por cien­to de los gas­tos sa­tis­fe­chos en pri­mas de se­gu­ros in­di­vi­dua­les de sa­lud con unas con­di­cio­nes: re­si­dir en las Is­las o bien ser miem­bro de una fa­mi­liar nu­me­ro­sa, ma­yor de 65 años o su­frir una dis­ca­pa­ci­dad en gra­do igual o su­pe­rior al 65 por cien­to.

NA­CHO MAR­TÍN

El pre­si­den­te de Can­ta­bria, Mi­guel Ángel Re­vi­lla.

NA­CHO MAR­TÍN

Ma­nuel Vil­ches, di­rec­tor ge­ne­ral del Idis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.