Los Pre­su­pues­tos re­cu­pe­ran gas­to sa­ni­ta­rio sin ga­nar efi­cien­cia

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

Las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas no lo tie­nen na­da fá­cil pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos de es­ta­bi­li­dad fis­cal el pró­xi­mo año. Sin to­car el gas­to en Sa­ni­dad, que ab­sor­be más del 30 por cien­to del pre­su­pues­to au­to­nó­mi­co, se­rá di­fí­cil cua­drar las cuen­tas y ajus­tar­las a la sen­da fis­cal que de­be mar­car to­da­vía el Go­bierno.

El lar­go pro­ce­so de in­te­ri­ni­dad po­lí­ti­ca vi­vi­do en Es­pa­ña ha abo­ca­do a pro­rro­gar las cuen­tas es­ta­ta­les y re­gio­na­les. Tan so­lo cin­co co­mu­ni­da­des se han aven­tu­ra­do a pre­sen­tar sus pro­yec­tos de pre­su­pues­tos de 2017, sin co­no­cer to­da­vía el te­cho de gas­to ni el mar­co fis­cal pa­ra ela­bo­rar­los. Y a la vis­ta de los cin­co pre­su­pues­tos pre­sen­ta­dos has­ta la fe­cha, tam­po­co pa­re­ce que exis­ta una in­ten­ción de ajus­tar el gas­to. An­da­lu­cía, Ba­lea­res y Na­va­rra han apro­ba­do así pro­yec­tos ex­pan­si­vos de gas­to en sa­lud por en­ci­ma del 5 por cien­to, mien­tras que la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y Ca­na­rias han mo­de­ra­do sus pers­pec­ti­vas por de­ba­jo del 4 por cien­to.

El au­men­to del gas­to pre­su­pues­ta­do se po­dría jus­ti­fi­car por la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar el te­rreno per­di­do du­ran­te la cri­sis de una for­ma más rá­pi­da que en los dos úl­ti­mos ejer­ci­cios y de ajus­tar­se al gas­to sa­ni­ta­rio real. Lis­tas de es­pe­ra, más in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras, re­cu­pe­ra­ción del ni­vel sa­la­rial o lu­cha contra la tem­po­ra­li­dad me­dian­te la apro­ba­ción de nue­vas ofer­tas pú­bli­cas de em­pleo cen­tran los ob­je­ti­vos del gas­to.

Lo que ya no re­sul­ta tan jus­ti­fi­ca­ble son los in­ten­tos de des­pri­va­ti­zar em­pren­di­dos por al­gu­nos Go­bier­nos, co­mo Ca­ta­lu­ña y Va­len­cia, que pue­den aca­bar sien­do una car­ga muy gra­vo­sa pa­ra las ar­cas re­gio­na­les. Mu­chas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas han aca­ba­do con­ta­gián­do­se de es­ta ten­den­cia contra la co­la­bo­ra­ción pri­va­da, co­mo in­di­can los da­tos de la con­cer­ta­ción pú­bli­ca de ser­vi­cios. La mi­tad de los cen­tros sa­ni­ta­rios pri­va­dos afir­ma ha­ber re­du­ci­do el vo­lu­men de con­cer­ta­ción. Só­lo el 22 por cien­to ase­gu­ra lo con­tra­rio, se­gún una re­cien­te en­cues­ta de As­pe. Y con­se­je­ros co­mo el de Ma­drid se fe­li­ci­tan por­que la sa­ni­dad pú­bli­ca es­tá asu­mien­do to­da la car­ga qui­rúr­gi­ca sin ape­nas de­ri­var ope­ra­cio­nes a la sa­ni­dad pri­va­da. La cues­tión es ¿a qué cos­te?

Mu­cho nos te­me­mos que es­tos in­cre­men­tos del gas­to sa­ni­ta­rio que pres­cin­den de me­ca­nis­mos que han de­mos­tra­do su efi­cien­cia, co­mo los con­cier­tos pri­va­dos, vol­ve­rán a me­ter pre­sión en las cuen­tas con re­tra­sos en los pa­gos que aca­ba­rán pa­gan­do los pro­vee­do­res del SNS.

Los in­cre­men­tos del gas­to sa­ni­ta­rio, que pres­cin­den de me­ca­nis­mos que han de­mos­tra­do su efi­cien­cia co­mo los con­cier­tos pri­va­dos, vol­ve­rán a me­ter pre­sión en los pa­gos a pro­vee­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.