Las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas me­jo­ran el con­trol de la dia­be­tes

El Economista - Sanidad - - OPINIÓN -

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad con una pre­va­len­cia cre­cien­te. Los ti­pos más fre­cuen­tes son la Dia­be­tes Ti­po 2 y Ti­po 1; en és­ta úl­ti­ma el tra­ta­mien­to con múl­ti­ples do­sis de in­su­li­na se uti­li­za des­de el diag­nós­ti­co, mien­tras que en el caso de la dia­be­tes ti­po 2, al tra­tar­se de una en­fer­me­dad pro­gre­si­va, la op­ti­mi­za­ción y el pa­so a tra­ta­mien­to con in­su­li­na de­pen­de de la evo­lu­ción de ca­da pa­cien­te.

Las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas en dia­be­tes han mar­ca­do gran­des hi­tos en la me­jo­ra del con­trol de la en­fer­me­dad y en la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes. El gran hi­to fue el des­cu­bri­mien­to de la in­su­li­na a prin­ci­pio del si­glo XX. Otro sal­to im­por­tan­te ha si­do el autocontro­l san­guí­neo que, jun­to al de­sa­rro­llo de los análo­gos de in­su­li­na, han per­mi­ti­do fle­xi­bi­li­zar los tra­ta­mien­tos en per­so­nas tra­ta­das con múl­ti­ples do­sis de in­su­li­na y po­der adap­tar­los a la vi­da y ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te.

En el si­glo XXI, la tec­no­lo­gía apli­ca­da a la me­jo­ra del con­trol de la dia­be­tes es­tá re­la­cio­na­da a la ne­ce­si­dad de te­ner una ma­yor in­for­ma­ción de ca­li­dad. Da­do que los va­lo­res de glu­ce­mia en san­gre son di­ná­mi­cos, ne­ce­si­ta­mos te­ner en ca­da mo­men­to una vi­sión com­ple­ta del pa­trón me­ta­bó­li­co, pa­ra que nues­tras de­ci­sio­nes -tan­to la de los pa­cien­tes co­mo la nues­tra­sean per­so­na­li­za­das, pre­ci­sas y pre­co­ces. No so­la­men­te en el día a día, sino que se pue­dan to­mar en tiem­po real, fa­ci­li­tan­do así que se con­si­gan unos con­tro­les in­di­vi­dua­li­za­dos óp­ti­mos de la dia­be­tes y se man­ten­gan a lar­go pla­zo. De es­ta ma­ne­ra, lo­grar pre­ve­nir o dis­mi­nuir las com­pli­ca­cio­nes cró­ni­cas de la dia­be­tes, que son las que en to­do el mun­do con­su­men la ma­yor par­te del gas­to sa­ni­ta­rio oca­sio­na­do por la dia­be­tes.

La op­ti­mi­za­ción de con­trol glu­cé­mi­co ca­si siem­pre con­lle­va­ba un al­to pre­cio a pa­gar por par­te del pa­cien­te, que es un gran au­men­to en la fre­cuen­cia de las hi­po­glu­ce­mias. És­tas son una com­pli­ca­ción agu­da, pe­ro des­gra­cia­da­men­te la más fre­cuen­te y la más te­mi­da por to­dos nues­tros pa­cien­tes que es­tán a tra­ta­mien­to con in­su­li­na, y cuan­do se pre­sen­tan de una ma­ne­ra muy fre­cuen­te pro­vo­can pér­di­da de los sín­to­mas de alar­ma de las hi­po­glu­ce­mias, afec­tan­do has­ta a un 25 por cien­to de los pa­cien­tes de ti­po 1 con mu­chos años de evo­lu­ción.

Ade­más, afec­ta de una ma­ne­ra muy im­por­tan­te a la ca­li­dad de vi­da de nues­tros pa­cien­tes, y es­ta pér­di­da de los sín­to­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.