El his­to­rial clí­ni­co ya se pue­de com­par­tir en la pri­va­da

La sa­ni­dad pri­va­da ya pue­de se­guir al usua­rio y no al re­vés, co­mo su­ce­de has­ta aho­ra, gra­cias a la pla­ta­for­ma del Idis, que per­mi­te ac­ce­der y com­par­tir la in­for­ma­ción clí­ni­ca des­de el mó­vil

El Economista - Sanidad - - SUMARIO - JUAN MAR­QUÉS

Qui­rón­sa­lud y HM Hos­pi­ta­les, pri­me­ras com­pa­ñías en per­mi­tir el ac­ce­so de los pa­cien­tes a tra­vés del mó­vil

Dos gru­pos hos­pi­ta­la­rios, Qui­rón­sa­lud y HM Hos­pi­ta­les, se­rán los pri­me­ros en dar por pri­me­ra vez to­do el pro­ta­go­nis­mo a los pa­cien­tes al brin­dar­les la po­si­bi­li­dad de ges­tio­nar y com­par­tir con el pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio que deseen su in­for­ma­ción sa­ni­ta­ria, ya se tra­te de un aná­li­sis de san­gre, ra­dio­gra­fía o cual­quier prue­ba o in­for­me clí­ni­co que pre­ci­sen. Se tra­ta de de­vol­ver a los ciu­da­da­nos el con­trol real de su in­for­ma­ción y, con ello, el po­der pa­ra de­ci­dir dón­de y có­mo quie­ren ser aten­di­dos. Un pe­que­ño pa­so a sim­ple vis­ta que pue­de con­ver­tir­se en una pa­lan­ca efec­ti­va pa­ra trans­for­mar el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud, a jui­cio de los expertos.

Gra­cias a la pla­ta­for­ma Mi e-Sa­lud crea­da por el Ins­ti­tu­to pa­ra el Desa­rro­llo e In­te­gra­ción de la Sa­ni­dad (Idis), los usua­rios de es­tos dos centros sa­ni­ta­rios pue­den ac­ce­der des­de su mó­vil a sus his­to­ria­les clí­ni­cos y com­par­tir así su in­for­ma­ción clí­ni­ca “de una for­ma se­lec­ti­va y se­gu­ra, ya que

El usua­rio recibe el his­to­rial en su mó­vil, lo pue­de des­car­gar y com­par­tir con otro pro­fe­sio­nal

tie­nen que dar au­to­ri­za­ción pa­ra que el pro­fe­sio­nal pue­da ver sus da­tos clí­ni­cos”, ex­pli­ca el di­rec­tor ge­ne­ral de Idis, Ma­nuel Vil­ches.

El ob­je­ti­vo es desa­rro­llar es­ta pla­ta­for­ma de da­tos clí­ni­cos in­ter­ope­ra­bles a lo lar­go de 2017 y abrir­la no so­lo a los centros pri­va­dos, sino tam­bién a los centros y or­ga­ni­za­cio­nes de ti­tu­la­ri­dad pú­bli­ca que lo deseen. La Co­mu­ni­dad de Ma­drid ya ha mos­tra­do in­te­rés en un pro­yec­to en el que par­ti­ci­pa en dos gru­pos de tra­ba­jo des­de ha­ce más de un año, jun­to con el res­to de sec­to­res de la sa­ni­dad pri­va­da in­te­gra­dos en la Fun­da­ción Idis. La in­cor­po­ra­ción de en­ti­da­des al modelo desa­rro­lla­do por el Idis re­quie­re dis­po­ner de los in­for­mes de los pa­cien­tes en for­ma­to elec­tró­ni­co, de un sis­te­ma de iden­ti­fi­ca­ción uní­vo­co de pa­cien­te que per­mi­ta re­cu­pe­rar la in­for­ma­ción de for­ma te­le­má­ti­ca, ade­más de un sis­te­ma con ac­ce­so a In­ter­net.

El fun­cio­na­mien­to de la pla­ta­for­ma es sen­ci­llo. El usua­rio recibe en su dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co los in­for­mes clí­ni­cos de las or­ga­ni­za­cio­nes sa­ni­ta­rias en las que ha si­do aten­di­do y tie­ne la po­si­bi­li­dad de des­car­gar los que desee vi­sua­li­zar o com­par­tir con el pro­fe­sio­nal que quie­ra. “Es im­por­tan­te des­ta­car que los da­tos del in­di­vi­duo no sa­len ni son al­ma­ce­na­dos en otro si­tio que no sea su pro­pio lu­gar de ori­gen, por lo que no se plan­tean pro­ble­mas de se­gu­ri­dad ni de pro­tec­ción de da­tos: es el pro­pio pa­cien­te el que au­to­ri­za la vi­sua­li­za­ción de sus da­tos por par­te del pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio”, pre­ci­sa Vil­ches.

Co­mo se­ña­ló Án­gel Blan­co, di­rec­tor de Or­ga­ni­za­ción y Pro­ce­sos de Qui­rón­sa­lud, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la pla­ta­for­ma del Idis, “los cam­bios tec­no­ló­gi­cos has­ta aho­ra ve­nían del sis­te­ma, pe­ro aho­ra te­ne­mos que apren­der a usar las tec­no­lo­gías del pa­cien­te”. Di­cho y he­cho. Es lo que es­tá ha­cien­do Es­ta­dos Uni­dos con su ini­cia­ti­va

Blue But­ton, la más desa­rro­lla­da has­ta la fe­cha, ya que per­mi­te el ac­ce­so de 150 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos a su in­for­ma­ción de sa­lud, tan­to la que se ge­ne­ra en el sis­te­ma pú­bli­co, co­mo pri­va­do. Los pa­cien­tes pue­den así vi­sua­li­zar, des­car­gar, com­par­tir y uti­li­zar sus da­tos per­so­na­les de sa­lud den­tro de un sis­te­ma com­par­ti­do.

A la vis­ta de las ex­pe­rien­cias en cur­so, Sa­ni­dad de­be de­ci­dir si cree en un modelo don­de el pa­cien­te se eri­ge en el cen­tro del sis­te­ma y, en es­te ca­so, si es­tá dispuesto a asu­mir un rol le­gis­la­dor y pro­mo­tor de la in­ter­ope­ra­bi­li­dad que, de mo­men­to, ha ex­clui­do al sec­tor pri­va­do al desa­rro­llar la re­ce­ta elec­tró­ni­ca, la his­to­ria clí­ni­ca di­gi­tal y la tar­je­ta sa­ni­ta­ria in­ter­ope­ra­ble den­tro del Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud.

Las ven­ta­jas de dis­po­ner de un sis­te­ma de in­for­ma­ción in­te­gra­do no so­lo se tra­du­cen en una ma­yor movilidad y se­gu­ri­dad pa­ra el pa­cien­te, sino que tam­bién pue­de re­du­cir el con­su­mo de re­cur­sos sa­ni­ta­rios. Se tra­ta de ga­nar en trans­pa­ren­cia pa­ra evi­tar así du­pli­ci­da­des y re­dun­dan­cias de con­sul­tas y prue­bas diag­nós­ti­cas, fa­ci­li­tan­do la pre­ci­sión en el se­gui­mien­to de los pa­cien­tes al tiem­po que se re­du­cen los erro­res mé­di­cos, con lo que se con­si­guen me­jo­ras en re­sul­ta­dos y una ma­yor efi­cien­cia. Por­que, co­mo se­ña­ló Ju­lio Ma­yol, di­rec­tor mé­di­co del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los, “no ser

in­ter­ope­ra­bles es un pro­ble­ma de se­gu­ri­dad pa­ra los pa­cien­tes”. Y es que el modelo, a jui­cio de es­te ex­per­to, “es­tá di­se­ña­do pa­ra no com­par­tir y no me­dir los re­sul­ta­dos, na­die sa­be a diez años có­mo es­tá el pa­cien­te ope­ra­do”.

Cos­tes de la in­efi­cien­cia

Ade­más de los erro­res mé­di­cos que cons­ti­tu­yen la ter­ce­ra cau­sa de muer­te en Es­ta­dos Uni­dos, la in­ter­ope­ra­bi­li­dad per­mi­ti­rá eva­luar cuán­to di­ne­ro se mal­gas­ta en los sis­te­mas de sa­lud. Co­mo tan­tos otros in­di­ca­do­res de ac­ti­vi­dad asis­ten­cial, no hay da­tos que per­mi­tan eva­luar y co­rre­gir es­ta in­efi­cien­cia del Sis­te­ma. Se pue­de re­cu­rrir a una en­cues­ta del Idis pa­ra apro­xi­mar el al­can­ce de las bol­sas de in­efi­cien­cia y du­pli­ci­da­des. La Sa­ni­dad es­ta­ría du­pli­can­do has­ta el 60 por cien­to de las prue­bas diag­nós­ti­cas y los sis­te­mas sa­ni­ta­rios pú­bli­cos no ten­drían en cuen­ta las prue­bas rea­li­za­das por la pri­va­da en una cuar­ta par­te de los ca­sos. Las que se re­pi­ten con ma­yor fre­cuen­cia se­rían las ana­lí­ti­cas (64 por cien­to), ra­dio­gra­fías (32 por cien­to) y eco­gra­fías (26 por cien­to); y, en me­nor me­di­da, las re­so­nan­cias mag­né­ti­cas (5 por cien­to) y los TAC (4 por cien­to), se­gún los da­tos re­co­gi­dos en el Se­gun­do Barómetro de la Sa­ni­dad Pri­va­da del Idis. Los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta mues­tran ade­más que una de ca­da tres per­so­nas en­tre­vis­ta­das afir­ma ha­ber acu­di­do a la sa­ni­dad pú­bli­ca y a la pri­va­da pa­ra tra­tar la mis­ma pa­to­lo­gía du­ran­te el úl­ti­mo año.

Otro estudio, en es­te ca­so fi­nan­cia­do por la Fun­da­ción Ko­vacs, y sin participac­ión de en­ti­da­des con áni­mo de lu­cro, in­ci­de en el des­pil­fa­rro en prue­bas diag­nós­ti­cas sin va­lor: el 30 por cien­to de las re­so­nan­cias lum­ba­res rea­li­za­das son inú­ti­les, con un cos­te anual de 25 mi­llo­nes de eu­ros, ase­gu­ran en es­te tra­ba­jo co­di­ri­gi­do por Víc­tor Abrai­ra, je­fe de la Sec­ción de Bioes­ta­dís­ti­ca del Hos­pi­tal Ra­món y Ca­jal de Ma­drid y en el que par­ti­ci­pa­ron 12 ser­vi­cios de ra­dio­lo­gía, 8 pú­bli­cos y 4 pri­va­dos. Y no só­lo se des­pil­fa­rra en prue­bas diag­nós­ti­cas, tam­bién en con­sul­tas in­ne­ce­sa­rias. Has­ta 77 mi­llo­nes de vi­si­tas al mé­di­co re­sul­tan in­ne­ce­sa­rias. Es de­cir, de per­so­nas que sa­tu­ran los ser­vi­cios sa­ni­ta­rios sin es­tar en­fer­mas.

En to­tal, eli­mi­nar es­tas in­efi­cien­cias po­drían aho­rrar al sis­te­ma has­ta 2.000 mi­llo­nes de eu­ros todos los años en­tre cos­tes aso­cia­dos a la re­pe­ti­ción de prue­bas diag­nós­ti­cas in­ne­ce­sa­rias, a de­mo­ras en la to­ma de de­ci­sio­nes por fal­ta de in­for­ma­ción clí­ni­ca y al in­cre­men­to en el nú­me­ro de ac­tos asis­ten­cia­les que por ello se pue­den ge­ne­rar, así co­mo los cos­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos vin­cu­la­dos a la ge­ne­ra­ción de do­cu­men­ta­ción clí­ni­ca en dis­tin­tos for­ma­tos.

EE

EE

Ma­nuel Vil­ches, di­rec­tor ge­ne­ral del Idis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.