Ligar el gas­to en fár­ma­cos al PIB le da al sec­tor la es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria

El Economista - Sanidad - - EDITORIAL -

El sec­tor far­ma­céu­ti­co con­fía en el re­cién re­no­va­do acuer­do con el Go­bierno pa­ra que el nue­vo año le dé la es­ta­bi­li­dad per­di­da en los úl­ti­mos ejer­ci­cios. El Pro­to­co­lo de Co­la­bo­ra­ción fir­ma­do con los Mi­nis­te­rios de Sa­ni­dad y de Ha­cien­da es una he­rra­mien­ta con la que la in­dus­tria de los la­bo­ra­to­rios en nues­tro país pre­ten­de ge­ne­rar cer­ti­dum­bre re­gu­la­to­ria y al­can­zar el di­fí­cil equi­li­brio de “acom­pa­sar el cre­ci­mien­to del gas­to en me­di­ca­men­tos al PIB”, co­mo sos­tie­ne Je­sús Ace­bi­llo, pre­si­den­te de Far­main­dus­tria y de No­var­tis en Es­pa­ña. “El me­di­ca­men­to no afec­ta­rá al ra­tio so­bre el PIB, nun­ca va a ser un pro­ble­ma”, afir­ma Ace­bi­llo.

De he­cho, en el año 2016, se­gún las pre­vi­sio­nes de Far­main­dus­tria, es­ta factura cre­ce­rá ape­nas un 0,9 por cien­to res­pec­to al gas­to efec­tua­do en 2015. Mien­tras, las com­pa­ñías far­ma­céu­ti­cas es­tán ele­van­do de nue­vo sus ta­sas de in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción, pro­duc­ción y em­pleo, des­pués de atra­ve­sar su peor mo­men­to du­ran­te la cri­sis con los du­ros re­cor­tes en el gas­to pú­bli­co. Bien es cier­to que ni la Sa­ni­dad es­pa­ño­la ni la del res­to de paí­ses han re­suel­to el pro­ble­ma de ac­ce­so al mer­ca­do y fi­nan­cia­ción de la in­no­va­ción, ni tan si­quie­ra se ha de­fi­ni­do to­da­vía có­mo me­dir el va­lor real de los nue­vos tra­ta­mien­tos que se es­tán lan­zan­do al mer­ca­do y que se­gui­rán pre­sio­nan­do los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos.

De la res­pues­ta que ofrez­ca el Go­bierno y el SNS a tra­vés del fu­tu­ro real de­cre­to de pre­cios y fi­nan­cia­ción de­pen­de­rá en bue­na me­di­da que las far­ma­céu­ti­cas si­gan apos­tan­do por Es­pa­ña e in­vir­tien­do en el fu­tu­ro en un con­tex­to in­ter­na­cio­nal que es­tá cam­bian­do a gran ve­lo­ci­dad.

Hay que re­cor­dar que el gas­to far­ma­céu­ti­co es­pa­ñol, me­di­do por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad só­lo a tra­vés de las recetas en farmacias, que es so­bre el que más se pue­de ejer­cer me­di­das de con­trol, se re­du­jo un 10 por cien­to en­tre 2011 y 2014, has­ta unos 1.600 mi­llo­nes de eu­ros, en un con­tex­to de am­plios re­cor­tes pa­ra que el Eje­cu­ti­vo del Par­ti­do Po­pu­lar cum­plie­ra con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit pú­bli­co pac­ta­dos con Bru­se­las.

Co­mo es­te acuer­do en­tre los Mi­nis­te­rios de Sa­ni­dad y Ha­cien­da es con Far­main­dus­tria -es de­cir, con los me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res y no con los ge­né­ri­cos-, es de agra­de­cer que el Go­bierno lla­me tam­bién a es­ta pa­tro­nal pa­ra rea­li­zar un acuer­do si­mi­lar. In­clu­so, co­mo apun­tó el pro­pio Mon­to­ro, es­te ti­po de pac­tos se pue­de sus­cri­bir tam­bién con otros agen­tes, co­mo las tec­no­lo­gías mé­di­cas.

El acuer­do so­bre el con­trol del gas­to far­ma­céu­ti­co se ha lle­va­do a ca­bo con los me­di­ca­men­tos in­no­va­do­res. Se­ría bueno que tam­bién se lla­ma­se al mis­mo a la pa­tro­nal de los fár­ma­cos ge­né­ri­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.