EL RIES­GO SA­NI­TA­RIO DE LA ‘DUL­CE NAVIDAD’

Los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pa­na­de­ro y re­pos­te­ro, ade­más de en­dul­zar­nos es­tas fe­chas na­vi­de­ñas, tam­bién su­fren un gra­do de fa­ti­ga mus­cu­lar im­por­tan­te y múl­ti­ples ries­gos aso­cia­dos al desem­pe­ño de sus fun­cio­nes la­bo­ra­les

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. Sonia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Ma­drid) ISTOCK

En es­tas fe­chas ha des­ta­ca­do el gas­to y con­su­mo de pro­duc­tos de pa­na­de­ría y re­pos­te­ría. Tu­rro­nes, pol­vo­ro­nes y otras de­li­cias han for­ma­do par­te, en ma­yor o me­nor can­ti­dad, de cual­quier me­nú na­vi­de­ño. La co­mer­cia­li­za­ción de es­tos dul­ces co­mien­za mu­cho an­tes de que los días fes­ti­vos ha­yan lle­ga­do y, por en­de, su fa­bri­ca­ción se ade­lan­ta al ini­cio del in­vierno. Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor pa­na­de­ro y de re­pos­te­ría han de­di­ca­do mu­chas ho­ras de tra­ba­jo pa­ra que no­so­tros de­lei­te­mos nues­tros pa­la­da­res con pro­duc­tos au­tén­ti­cos y ex­qui­si­tos.

Pe­se a que la co­mer­cia­li­za­ción de dul­ces na­vi­de­ños, pa­ra el ca­so con­cre­to del mer­ca­do es­pa­ñol, se desa­rro­lla fun­da­men­tal­men­te en gran­des su­per­mer­ca­dos, ca­si el 20 por cien­to de los con­su­mi­do­res op­tan por es­ta­ble­ci­mien­tos ar­te­sa­nos y es­pe­cia­li­za­dos. La Sa­lud La­bo­ral de es­tos tra­ba­ja­do­res, en mu­chas oca­sio­nes, queda in­fra­va­lo­ra­da, pe­ro me­re­ce la pena de­di­car­le to­da nues­tra aten­ción. Son tra­ba­ja­do­res con un gra­do de fa­ti­ga pos­tu­ral im­por­tan­te de­bi­do a jor­na­das la­bo­ra­les lar­gas, so­bre­car­ga de tra­ba­jo y pos­tu­ras for­za­das. Las con­trac­tu­ras mus­cu­la­res, dolores lum­ba­res y cer­vi­ca­les son diag­nós­ti­cos ha­bi­tua­les. Las pau­sas son sa­lu­da­bles, pa­ra cam­biar la po­si­ción del cuer­po y rea­li­zar mo­vi­mien­tos sua­ves de es­ti­ra­mien­to, con me­dios ade­cua­dos co­mo ta­bu­re­tes o si­llas que per­mi­tan al­ter­nar pos­tu­ras de sen­ta­do o en bi­pe­des­ta­ción. Una bue­na re­co­men­da­ción son las me­dias de com­pre­sión elás­ti­ca que fa­vo­rez­can el re­torno ve­no­so. Las pren­das de­ben ser hol­ga­das y cómodas. El cal­za­do tie­ne que ser fle­xi­ble y de sue­la an­ti­des­li­zan­te; es con­ve­nien­te que va­ya su­je­to al to­bi­llo pa­ra evi­tar los ba­lan­ceos del pie que con­du­cen a fre­cuen­tes caí­das.

Hay que es­ta­ble­cer un pro­to­co­lo de man­te­ni­mien­to del lu­gar de tra­ba­jo pa­ra la lim­pie­za ins­tan­tá­nea de cual­quier de­rra­me. Con el ob­je­ti­vo de evi­tar trau­ma­tis­mos por efec­to de caí­da de ob­je­tos pe­sa­dos so­bre el tra­ba­ja­dor, se han de res­pe­tar las al­tu­ras de se­gu­ri­dad y man­te­ner ar­ma­rios y es­tan­te­rías co­lla­das a la pa­red o el sue­lo pa­ra evi­tar po­si­bles de­rrum­bes du­ran­te su ma­ni­pu­la­ción. El uso de he­rra­mien­tas cor­tan­tes, cu­chi­llos o má­qui­nas, pre­dis­po­ne a trau­ma­tis­mos en ma­nos y an­te­bra­zos. Ama­sa­do­ras, ba­ti­do­ras y la­mi­na­do­ras son las má­qui­nas más pe­li­gro­sas por el al­to ries­go de atra­pa­mien­tos con ampu­tacio­nes y frac­tu­ras de los miem­bros su­pe­rio­res. Los pro­gra­mas de for­ma­ción en el ma­ne­jo de to­do es­te

ins­tru­men­tal de­ben ser in­clui­dos en los pro­to­co­los de Sa­lud La­bo­ral y Pre­ven­ción de Ries­gos. El uso de guan­tes de pro­tec­ción es obli­ga­to­rio en la ma­ni­pu­la­ción de es­tas he­rra­mien­tas y tam­bién en el uso de equi­pos de tra­ba­jo a al­tas tem­pe­ra­tu­ras co­mo hor­nos, ban­de­jas o frei­do­ras por el ries­go de que­ma­du­ras. To­das las má­qui­nas, ade­más, re­quie­ren de un sis­te­ma de pa­ra­da de emer­gen­cia y res­guar­dos que li­mi­ten el ac­ce­so a las zo­nas de pe­li­gro.

Cual­quier ta­rea de man­te­ni­mien­to, lim­pie­za o re­pa­ra­ción de­be lle­var­se a ca­bo con la ma­qui­na­ria pa­ra­da y des­co­nec­ta­da de la red eléc­tri­ca. Las ins­ta­la­cio­nes de gas de­ben ser re­vi­sa­das pe­rió­di­ca­men­te por las en­ti­da­des au­to­ri­za­das pa­ra evi­tar el ries­go de ex­plo­sio­nes. Es­pe­cial men­ción me­re­cen las me­di­das de pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res que man­tie­nen con­tac­to con cá­ma­ras con­ge­la­do­ras. En am­bien­tes in­fe­rio­res a 4 ºC se­rá ne­ce­sa­ria ro­pa de pro­tec­ción cor­po­ral es­pe­cial con ca­pas ex­te­rio­res de ti­po im­permea­ble y trans­pi­ra­ble y el uso de bo­tas. Se re­co­mien­da que no per­ma­nez­ca una so­la per­so­na en la zo­na de tra­ba­jo y que el mo­bi­lia­rio y he­rra­mien­tas es­tén pro­te­gi­dos con ais­lan­tes tér­mi­cos.

La sen­si­bi­li­za­ción por vía res­pi­ra­to­ria y/o dér­mi­ca se pue­de pro­du­cir en los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a la in­ha­la­ción de gran can­ti­dad de ha­ri­na a lar­go pla­zo y ter­mi­nar desa­rro­llan­do un cua­dro de as­ma alér­gi­co, co­no­ci­do co­mo as­ma del pa­na­de­ro.

Los prin­ci­pa­les alér­ge­nos son los pro­ce­den­tes del grano de ce­real co­mo las al­bú­mi­nas y glo­bu­li­nas, pre­sen­tes en la ha­ri­na de tri­go y cen­teno, aun­que tam­bién se han ob­ser­va­do tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por ha­ri­nas que no pro­vie­nen del ce­real, co­mo la de so­ja. El cua­dro clí­ni­co sue­le co­men­zar con sin­to­ma­to­lo­gía pro­pia de la ri­ni­tis alér­gi­ca y la con­jun­ti­vi­tis, pa­ra evo­lu­cio­nar a un cua­dro de as­ma o hi­per­reac­ti­vi­dad bron­quial. Los tra­ba­ja­do­res que reac­cio­nan a las ha­ri­nas y sus adi­ti­vos con sín­to­mas de der­ma­ti­tis, ha­bi­tual­men­te no pre­sen­tan pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y pue­de dar­se por un me­ca­nis­mo irri­ta­ti­vo o in­mu­no­ló­gi­co. En el tra­ta­mien­to de es­te ti­po de as­ma, la in­mu­no­te­ra­pia se mues­tra efi­caz en los pa­cien­tes sen­si­bi­li­za­dos a ha­ri­na de tri­go. Los an­ti­cuer­pos mo­no­clo­na­les se re­co­mien­dan en pa­cien­tes con as­ma se­ve­ro, no con­tro­la­do con fár­ma­cos o in­mu­no­te­ra­pia. En Pa­na­de­ría y Re­pos­te­ría, los pro­ce­sos de do­si­fi­ca­ción y ama­sa­do son aque­llos en los que se ge­ne­ra ma­yor con­cen­tra­ción de pol­vo de ha­ri­na y se de­ben adop­tar me­di­das pa­ra evi­tar su dis­per­sión, co­mo el en­ce­rra­mien­to de to­do el pro­ce­so, si fue­se po­si­ble. Pa­ra evi­tar la dis­per­sión de ha­ri­na en el ai­re, se re­co­mien­da lim­piar la ha­ri­na por as­pi­ra­ción y no ba­rrien­do o con ai­re a pre­sión. Es ne­ce­sa­ria la ins­ta­la­ción de equi­pos de ex­trac­ción y ven­ti­la­ción. El tra­ba­ja­dor, ade­más, de­be ha­cer uso de mas­ca­ri­llas y guan­tes. El uso de pro­tec­to­res au­di­ti­vos pa­si­vos, co­mo ta­po­nes y ore­je­ras ha de ser te­ni­do en cuen­ta, ya que en mu­chos obra­do­res se so­bre­pa­san los 80 dB en los ni­ve­les de rui­do, en fun­ción del ti­po de ma­qui­na­ria uti­li­za­da. Los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a es­tos ni­ve­les de ma­ne­ra pro­lon­ga­da tie­nen ma­yor ries­go de hi­poa­cu­sia re­co­no­ci­da co­mo una en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal. Hoy, el me­jor re­ga­lo de Re­yes, pa­ra todos: una dul­ce sa­lud.

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.