EL PO­DER TE­RA­PÉU­TI­CO DE LA LEC­TU­RA

Al­gu­nas em­pre­sas han co­men­za­do a in­cluir la bi­blio­te­ra­pia en sus pro­gra­mas de Me­di­ci­na La­bo­ral. Son es­ca­sas, es cier­to, pe­ro es­tán con­si­guien­do muy buenos re­sul­ta­dos, y es que se ha de­mos­tra­do que la lec­tu­ra apor­ta múl­ti­ples be­ne­fi­cios en la sa­lud

El Economista - Sanidad - - SALUD LABORAL - Dra. So­nia Vidal Es­pe­cia­lis­ta en Trau­ma­to­lo­gía y Ci­ru­gía Or­to­pé­di­ca. Je­fa Uni­dad de In­ves­ti­ga­ción Hos­pi­tal Ase­pe­yo (Madrid)

Pa­re­ce inusual que un re­ce­so en la jor­na­da la­bo­ral se in­vier­ta en la lec­tu­ra de las pá­gi­nas de un li­bro. El des­can­so fí­si­co de nues­tro or­ga­nis­mo es im­por­tan­te y ne­ce­sa­rio pa­ra un buen ren­di­mien­to en las ta­reas que se desem­pe­ñan en ca­da pues­to de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, se de­di­ca muy po­co tiem­po al cui­da­do y re­po­so de nues­tro ce­re­bro. Los li­bros son buenos alia­dos y me­re­ce la pena re­fle­xio­nar so­bre ello.

El avan­ce ca­da vez ma­yor, en la in­ves­ti­ga­ción neu­ro­cien­tí­fi­ca, nos apor­ta evi­den­cias pa­ra en­fa­ti­zar en los efec­tos be­ne­fi­cio­sos de la lec­tu­ra so­bre nuestra Sa­lud. Des­de ha­ce tiem­po se sa­be que el há­bi­to de leer man­te­ni­do en el tiem­po, me­jo­ra la per­cep­ción y ren­di­mien­to en las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. Per­mi­te afi­nar la me­mo­ria, agi­li­zar la men­te y re­tar­dar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y de­ge­ne­ra­ción neuronal. Tan­to lo real co­mo lo ima­gi­na­rio en­ri­que­cen am­plia­men­te nuestra exis­ten­cia y em­pa­tía ha­cia los de­más.

La terapia con li­bros co­mien­za en 1916 con un ar­tícu­lo de la revista The Atlan­tic Monthly don­de el doc­tor Bangs­ter re­ce­ta­ba li­bros a sa­bien­das de que, se­gún sus pa­la­bras, “un li­bro pue­de ser de la na­tu­ra­le­za de un ja­ra­be cal­man­te o de un ca­ta­plas­ma de mos­ta­za irri­tan­te”.

En Es­ta­dos Uni­dos, tras la I Gue­rra Mun­dial, sur­gie­ron ini­cia­ti­vas pa­ra re­co­men­dar li­bros a los sol­da­dos que re­gre­sa­ban del fren­te ator­men­ta­dos por el ho­rror vi­vi­do y don­de la lec­tu­ra pa­re­cía me­jo­rar su con­va­le­cen­cia y des­de el año 1966, la Ame­ri­can Li­brary As­so­cia­tion vie­ne pro­mo­vien­do los pro­gra­mas de lec­tu­ra di­se­ña­dos pa­ra re­ver­tir es­ta­dos mo­de­ra­dos de es­trés y an­sie­dad.

Be­ne­fi­cios de la lec­tu­ra en la sa­lud

Un es­tu­dio que da­ta de 2009, lle­va­do a ca­bo por el Mind­lab Internatio­nal, de la Uni­ver­si­dad de Sus­sex, de­mos­tró so­bre una mues­tra po­bla­cio­nal am­plia que el efec­to re­la­jan­te de la lec­tu­ra era mu­cho ma­yor a es­cu­char mú­si­ca, to­mar una ta­za de té e in­clu­so ca­mi­nar al ai­re li­bre. Ade­más, con un li­bro en­tre las ma­nos es me­nor, sin du­da, la sen­sa­ción de so­le­dad. En In­gla­te­rra, el fi­ló­so­fo Alain de Bot­ton creó en The School of Li­fe, ba­jo la apa­rien­cia de una li­bre­ría, un pro­gra­ma de cur­sos, ta­lle­res y char­las pa­ra en­se­ñar­nos a vi­vir bien. La sec­ción de bi­blio­te­ra­pia de es­te cen­tro bri­tá­ni­co de­pen­de de dos ex­per­tas

en Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa, Su­san El­der­kin y Ella Bert­houd. Son au­to­ras del li­bro The No­vel Cu­re, don­de des­cri­ben un mé­to­do sen­ci­llo pa­ra en­tre­nar nues­tro ce­re­bro a tra­vés de his­to­rias y per­so­na­jes. Un cues­tio­na­rio re­co­ge es­ti­lo de vi­da, prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes e ilu­sio­nes ac­tua­les y fu­tu­ras así co­mo há­bi­tos y pre­fe­ren­cias de lec­tu­ra. En los úl­ti­mos años se ha in­clui­do una va­lo­ra­ción fí­si­ca del es­ta­do de sa­lud, por par­te de un pro­fe­sio­nal mé­di­co. Con to­da la in­for­ma­ción, se ela­bo­ra una lis­ta de seis u ocho li­bros que se re­co­mien­dan al lec­tor. Las au­to­ras se con­fie­san sen­tir­se co­mo un li­bre­ro emo­cio­nal. Los be­ne­fi­cios se en­cuen­tran tan­to en li­bros de fic­ción co­mo de no fic­ción. Se ha de­mos­tra­do que en per­so­nas afec­ta­das de es­cle­ro­sis múl­ti­ple, cuan­to ma­yor es el há­bi­to de lec­tu­ra en la ju­ven­tud, tan­to de fic­ción co­mo pe­rió­di­cos, en­sa­yos o re­vis­tas, ma­yor es el ta­ma­ño del hi­po­cam­po ce­re­bral, lo que se re­la­cio­na con una me­jor me­mo­ria y es­ta­do cog­ni­ti­vo, pe­se al pro­gre­so de la en­fer­me­dad.

In­cluir la bi­blio­te­ra­pia en la Me­di­ci­na La­bo­ral

Me gus­ta­ría ha­cer una men­ción especial a las per­so­nas con al­gún ti­po dis­ca­pa­ci­dad. ¿Quién se en­car­ga de fa­ci­li­tar­les tiem­po y re­cur­sos pa­ra dis­fru­tar de los be­ne­fi­cios de la lec­tu­ra? Só­lo cui­da­do­res y familiares in­ten­tan su­plir es­ta de­sigual­dad, cuan­do tam­bién ellos ne­ce­si­tan ayu­da y aten­ción. Se han de fa­ci­li­tar ac­ce­sos a es­pa­cios pú­bli­cos y par­ti­das pre­su­pues­ta­rias am­plias que per­mi­tan una ple­na in­cor­po­ra­ción so­cial y cul­tu­ral am­plia­men­te de­man­da­da.

Al­gu­nas em­pre­sas han co­men­za­do a in­cluir la bi­blio­te­ra­pia en sus pro­gra­mas de Me­di­ci­na La­bo­ral. Son es­ca­sas, es cier­to, pe­ro es­tán con­si­guien­do muy buenos re­sul­ta­dos. En Reino Uni­do, el Na­tio­nal Ins­ti­tu­te and Ca­re Ex­ce­llen­ce, (NICE) co­la­bo­ran con los em­pre­sa­rios en el desa­rro­llo de guías y pro­to­co­los que con­tri­bu­yan a dis­mi­nuir los tras­tor­nos de es­trés y an­sie­dad de sus tra­ba­ja­do­res. Se ha­bi­li­tan es­pa­cios pa­ra li­bre­rías y bi­blio­te­cas ac­ce­si­bles a to­dos los tra­ba­ja­do­res en un en­torno có­mo­do que pue­dan usar­se du­ran­te los des­can­sos o cuan­do el tra­ba­ja­dor ha­ya ter­mi­na­do su jor­na­da o in­clu­so an­tes de co­men­zar­la. Si el li­bro desea­do no es­tá dis­po­ni­ble, el bi­blio­te­ca­rio se en­car­ga de con­se­guir­lo. Se po­nen en mar­cha cur­sos y ta­lle­res de lec­tu­ra que pro­mue­ven la re­la­cio­nes em­pá­ti­cas. Se fa­ci­li­ta el ac­ce­so a ebooks y apli­ca­cio­nes pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, pe­ro se pier­de el pla­cer úni­co del tac­to en las pá­gi­nas de un buen li­bro. Tam­bién se or­ga­ni­zan sa­li­das li­te­ra­rias, obras de tea­tro o vi­si­tas a mu­seos. To­das es­tas ac­ti­vi­da­des han de­mos­tra­do en los tra­ba­ja­do­res que par­ti­ci­pan ma­yor ren­di­mien­to y efi­ca­cia en las ta­reas desem­pe­ña­das.

Mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra in­ver­tir en po­ten­ciar es­tas ini­cia­ti­vas. Nunca es tar­de pa­ra abrir la men­te a una nueva pers­pec­ti­va enor­me­men­te sa­lu­da­ble; una re­ce­ta sin nin­gún efec­to ad­ver­so En un mo­men­to so­cial don­de la cul­tu­ra, en su tér­mino más am­plio, se me­nos­pre­cia y ma­ni­pu­la­ba bien ha­ría­mos en emu­lar a quie­nes fren­te a un li­bro abier­to en­cuen­tran las pa­la­bras de un gran ami­go que les ha­bla, es­cu­cha y nunca les fa­lla, ni ol­vi­da. Di­fí­cil en­con­trar a al­guien más así.

ISTOCK

ISTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.